Parasitismo sexual: el extraño ritual de apareamiento del pez rape de aguas profundas

El macho del pez rape de aguas profundas se adhiere literalmente a la hembra, fusionando su cabeza y su flujo sanguíneo con el de ella, y se convierte en poco más que un órgano sexual productor de esperma.

Encontrar pareja en las profundidades marinas no es fácil en el ecosistema más vasto del mundo. Por eso, los peces rape de aguas profundas han desarrollado una forma única de reproducción: una vez que encuentran pareja en esa oscuridad, se quedan con ella el resto de su vida.

Se trata de una forma de parasitismo sexual en la que los peces macho, relativamente pequeños, se adhieren literalmente a las hembras, mucho más grandes, para aparearse. A veces lo hacen mordiendo a las hembras y soltándolas cuando el apareamiento ha terminado, pero lo más frecuente es que los peces permanezcan permanentemente unidos el uno al otro como siameses: la cabeza del macho se disuelve en la de la hembra y sus flujos sanguíneos también se fusionan. Lo que queda del macho es poco más que un órgano sexual productor de esperma.

El pez rape de aguas profundas

También se les conoce como pez linterna, porque las hembras tienen una especie de varilla luminosa delante de la cabeza. Suena simpático, pero son bestias horripilantes con una larga hilera de dientes afilados y una cabeza diabólica. Con la luz, producida por bacterias, atraen a sus presas, que son succionadas cuando se acercan. Sus cuerpos flexibles permiten a las hembras comer animales del doble de su tamaño. Los peces rape de aguas profundas pertenecen a la familia de los demonios Lophiidae y viven a profundidades de entre 300 y 4000 metros. Los machos son unas 10 veces más pequeños que las hembras, pero poseen un excelente sentido del olfato que les permite detectar a sus parejas en las turbias profundidades marinas.

Zona de medianoche o zona batial

Los investigadores de Yale profundizaron en este parasitismo sexual de los peces rape y, utilizando la investigación genética, descubrieron que esta forma de apareamiento ha ayudado a algunas especies a hacer la transición de los arrecifes de coral de aguas poco profundas a la zona de medianoche, conocida como zona batial: la sección de 1000 a 4000 metros de profundidad donde no penetra la luz del sol y, por tanto, es de una oscuridad total.

“La gente tiende a pensar en una sola explicación de por qué un grupo de animales puede prosperar en un ecosistema concreto, pero en la mayoría de las especies intervienen múltiples desarrollos evolutivos”, afirma Chase Brownstein, investigador de Yale. “Descubrimos que un conjunto de rasgos, incluido el parasitismo sexual, permitió a los peces rape llegar a las profundidades marinas en un momento en que la Tierra se estaba calentando extremadamente y los océanos se enfrentaban a grandes trastornos ecológicos”.

Un calentamiento repentino

Para el estudio, los investigadores reconstruyeron la historia evolutiva de la especie de aguas profundas. Demostraron que la rápida transición del pez rape de aguas poco profundas a aguas profundas se produjo hace entre 50 y 35 millones de años, durante el Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno. Se trata de un periodo en el que la Tierra se calentó súbitamente con rapidez, provocando la extinción de muchas especies marinas.

El pez rape aprendió durante ese periodo a conseguir pareja y así reproducirse. Parece más sencillo de lo que es. Para permitir el parasitismo sexual, los animales tuvieron que volverse extremadamente diferentes entre sí, con hembras grandes y machos diminutos. Además, sus sistemas inmunitarios tuvieron que cambiar para que los cuerpos de las hembras no repelieran a los machos. Estos son procesos evolutivos importantes por los que pasaron los animales en un tiempo récord.

Interesante para procedimientos médicos

En última instancia, esto llevó al pez rape a sobrevivir con éxito en las profundidades marinas. Al fin y al cabo, allí la oscuridad es total, así que cuando se encuentra con una hembra congénere, prefiere aferrarse a ella, literalmente en este caso. “Creemos que el parasitismo sexual es una gran ventaja en las profundidades marinas, el hábitat más grande y homogéneo de la Tierra”, explica Brownstein. “Una vez que los animales encuentran pareja allí, esta forma de parasitismo les permite adherirse permanentemente, lo que parece ser una herramienta crucial para la evolución del pez rape de aguas profundas”.

Esto no es solo un hecho evolutivo divertido, sino que también podría ser beneficioso para nuestra propia salud, explica su colega en Yale, Thomas Near. “Una mejor comprensión de cómo el pez rape perdió su inmunidad adaptativa podría contribuir en el futuro a mejorar las intervenciones médicas, como los trasplantes de órganos y los injertos de piel, donde la supresión de la inmunidad es crucial”, se hace eco Near. “Así que es un tema interesante para futuras investigaciones médicas”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto