El truco científico para potenciar el sabor del café espresso: ¡Añade agua antes de moler!

Añadir un poco de agua antes de moler el café no solo mejora el sabor del espresso, sino que la estática generada guarda similitudes con fenómenos eléctricos en erupciones volcánicas. ¡El café y los volcanes comparten conexiones sorprendentes!

Un equipo de expertos cafeteros y vulcanólogos ha descubierto que moler los granos de café en combinación con un poco de agua puede hacer que tu espresso sepa mejor y más intenso. Y no solo eso: también hace que el sabor de un espresso a otro sea mucho más uniforme. Y, por último, se adhieren menos granos de café molidos a la propia máquina.

La razón principal es que, al añadir un poco de agua, la carga estática generada durante el proceso de molienda puede disminuir bastante. El científico Christopher Hendon de la Universidad de Oregón colaboró en el estudio. Según revela, “el agua no solo reduce la carga estática durante la molienda, sino que también puede tener un gran impacto en la intensidad de la bebida. Esto permite conseguir concentraciones más fuertes”. La investigación se ha publicado en la revista Matter.

Una carga estática

Los baristas saben desde hace tiempo que se puede producir una carga estática en el momento de moler los granos de café. Por ello, el estudio analizó distintos factores que podían provocar esta generación de electricidad. Se demostró que, principalmente, el contenido de agua, el color de los granos de café y el tamaño de las partículas son los que más influyen en la cantidad de electricidad que se produce. 

Por ejemplo, los granos de café oscuros tienden a ser más secos y los granos de café (muy) finamente molidos experimentan más fricción entre sí, ya que hay más copos de café que se mueven unos contra otros. Sin embargo, todos estos inconvenientes pueden solucionarse simplemente añadiendo un poco de agua antes de moler. 

“La mayor ventaja de añadir agua es que se forman menos grumos, lo que en última instancia permite añadir más café”, explica Hendon. “La formación de grumos es lo que más vemos durante la elaboración de un espresso, pero también se pueden mejorar otras bebidas añadiendo un poco de agua. Por ejemplo, pensemos en los procesos de elaboración en los que se vierte agua sobre el café”.

Advertencia: No viertas agua directamente en la moledora para espresso, ya que esto puede dañar el equipo y provocar problemas eléctricos. En su lugar, puedes agregar agua directamente a los granos de café antes de molerlos. Un método simple sería rociar los granos con un poco de agua y mezclarlos antes de colocarlos en la moledora. Esto ayuda a reducir la carga estática durante la molienda y mejora el sabor del espresso. Asegúrate de no excederte con la cantidad de agua para evitar que los granos se vuelvan demasiado húmedos.

Erupción volcánica

Los resultados del estudio son significativos porque la industria del café es muy grande. Por ejemplo, los investigadores explican que, en Estados Unidos, la industria del café mueve anualmente unos 343 200 millones de dólares. Así que esto hace posible que incluso mejoras relativamente pequeñas puedan acabar teniendo un efecto gigantesco. Además, los resultados son también muy interesantes para los científicos que no beben café. Por ejemplo, hace tiempo que se investiga la electrificación de pequeñas partículas, como cuando un volcán entra en erupción. “Cuando un volcán entra en erupción, el magma se rompe en montones de pequeñas partículas que se rozan entre sí”, explica el coinvestigador Joshua Méndez Harper. “Esto genera una carga estática que puede llegar a ser tan intensa que acaba creando tormentas eléctricas”.

La colaboración entre expertos en café y vulcanólogos, aunque inusual, no es ninguna locura. Méndez Harper: “Suena un poco como el principio de un chiste: un vulcanólogo y un experto en café entran en un bar y salen con un trabajo de investigación. A pesar de ello, creo que hay muchas más oportunidades para este tipo de colaboración. Además, aún nos queda mucho por aprender sobre el café: cómo se mueven las partículas entre sí y cómo interactúan exactamente con el agua. Así que, al mismo tiempo, estos estudios pueden aportar soluciones a problemas geofísicos”.

Para investigaciones posteriores, los científicos planean centrarse más en la creación de la taza de café perfecta. Hendon concluye: “Ahora que sabemos más sobre el proceso de molienda, queremos centrarnos en comprender las diferencias de sabor del café en el futuro”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto