El fin de la humanidad sigue cerca, el reloj del Juicio final sigue marcando 90 segundos para la medianoche

El Reloj del Juicio Final fue creado en 1947 para reflejar la proximidad de la humanidad a la autodestrucción, inicialmente centrado en la amenaza de armas nucleares. A lo largo de los años, ha incorporado otras preocupaciones, como el cambio climático y la inteligencia artificial. En 1991, el reloj estaba a las 12 menos 17 minutos, reflejando la calma post Guerra Fría, pero desde entonces ha avanzado, llegando a 100 segundos antes de la medianoche en 2020 y manteniéndose en 90 segundos en 2023 y 2024.

Los científicos siguen viendo las cosas igual de sombrías que hace un año: el reloj del Juicio Final sigue atascado a 90 segundos de la medianoche de 2024. Y con ello (como en 2023) seguimos estando más cerca de la desaparición del planeta y de la humanidad que en las siete décadas anteriores.

Así lo acaba de anunciar el Boletín de los Científicos Atómicos. La organización ha analizado la situación mundial y no puede, sino concluir que apenas ha mejorado en el último año y que la amenaza de que destruyamos el planeta y/o a nosotros mismos sigue siendo al menos tan grande como en 2023; el año en que el reloj del juicio final (ver recuadro) se puso en una inaudita posición de 90 segundos para las 12. Y así, el reloj seguirá marcando las 12 menos 90 segundos también en 2024.

¿Qué es exactamente el reloj del Juicio Final?

El reloj del Juicio Final se creó en 1947 para mostrar de un vistazo hasta qué punto la humanidad está a punto de destruir el planeta (y quizás incluso a sí misma). En el proceso, el reloj se pone invariablemente en hora unos minutos antes de medianoche, simbolizando así la medianoche el apocalipsis. En la época en que nació el Reloj del Juicio Final (poco después de la Segunda Guerra Mundial) existía el temor de que el despliegue de armas nucleares anunciara el apocalipsis. Por eso, a la hora de determinar la hora en el reloj del Juicio Final, la atención se centró principalmente en el desarrollo de esas armas y en el grado en que los países amenazaban con desplegarlas. El resultado fue que el reloj del juicio final se fijó en 7 minutos para la medianoche del año de su creación (es decir, 1947), pero se trasladó a 2 minutos para las 12 en 1953 (entonces la Guerra Fría estaba en pleno apogeo). Mientras tanto, las armas nucleares están lejos de ser la única amenaza considerada antes de que se muevan las manecillas del reloj del juicio final. Desde 2017, por ejemplo, también se incluye la amenaza de los efectos catastróficos del cambio climático. En el seno de un comité especial (el Consejo de Ciencia y Seguridad del Boletín de los Científicos Atómicos) que incluye a destacados científicos, se debate con cierta regularidad dónde acaban las manecillas del reloj del juicio final en medio de todo el tumulto mundial.

El año pasado, los científicos pusieron el reloj del Juicio Final a 90 segundos de la medianoche. Aquello no tenía precedentes: nunca antes las manecillas habían estado tan cerca de la medianoche. Se debió principalmente a la guerra en Ucrania y a las amenazas periódicas de Rusia de desplegar armas nucleares como parte de ella.

Guerras, armas nucleares, clima e inteligencia artificial

Con el amanecer de 2024, los científicos reconsideraron la situación mundial, solo para determinar si debían o no adelantar o retrasar las manecillas del reloj del juicio final. Estas consideraciones se vieron de nuevo eclipsadas por la guerra de Ucrania, pero también por la guerra de Gaza que estalló en octubre del año pasado, según revela el comité de investigación en cuestión. Esta última guerra podría desembocar en un conflicto a mayor escala en la región, con todas sus consecuencias. Además, a los investigadores les preocupa profundamente que países como China y Rusia estén ocupados modernizando y ampliando sus arsenales nucleares. Una nueva carrera armamentística nuclear está al acecho, advierten.

Pero hay más preocupaciones. Por ejemplo, nuestro clima: 2023 fue el año más cálido jamás registrado, con inundaciones, incendios forestales y otros desastres relacionados con el clima que afectaron a millones de personas. Los investigadores también están preocupados por el meteórico ascenso de la inteligencia artificial (IA): un desarrollo que podría beneficiar a la humanidad, pero que por el mismo dinero también podría amenazarla y que actualmente apenas está controlado por los gobiernos. 

“No nos equivoquemos”, subraya Rachel Bronson en nombre del Boletín de los Científicos Atómicos. “Que el reloj marque 90 segundos para la medianoche no significa que el mundo esté estable. Todo lo contrario. Ya es hora de que los gobiernos y las sociedades de todo el mundo actúen”.

En tiempos anteriores

En 2023, el reloj marcaba 90 segundos antes de la medianoche. Y con ello, la humanidad se encontraba en peor estado que en 2022, cuando el reloj se atascó en 100 segundos para la medianoche. Que los científicos han sido a veces bastante más optimistas sobre el destino de la humanidad es cierto; en 1991, el reloj aún marcaba las 12 menos 17 minutos, reflejando la calma que había traído el final de la Guerra Fría. Pero esa calma duró poco. En los años siguientes, las agujas se acercaron cada vez más a la medianoche: de 14 minutos para las 12 en 1995 a 7 minutos para las 12 en 2002. Otra década más tarde, el reloj estaba a 5 para las 12, y en 2018 alcanzó el nivel de la época de la Guerra Fría de 1953, con un tiempo de 2 para las 12. Y en 2020, incluso llegó a un inaudito 100 segundos antes de la medianoche. Un pésimo récord que, por tanto, se batirá en 2023 y se mantendrá también en 2024.

Una amenaza real, pero siempre hay esperanza

Así pues, el reloj del juicio final lleva años pintando un panorama nada halagüeño. Pero, al mismo tiempo, seguimos aquí. Para los más escépticos, puede plantear la cuestión de si el miedo al apocalipsis está realmente justificado. Los científicos pueden ser breves: ese miedo puede fluctuar a lo largo de los años, pero sin duda es real. “Mientras las armas nucleares existan y puedan utilizarse, también existe la posibilidad de que destruyamos nuestra civilización (…) Y mientras el clima siga cambiando, existe la posibilidad de que suframos consecuencias que amenacen la supervivencia de nuestra especie”.

Pero el Reloj del Juicio Final no fue concebido con la idea de empujar a la humanidad a una depresión colectiva. Precisamente no. Los científicos quieren hacer que la gente piense, advierta y actúe. “La gente inventó tanto las armas nucleares como las máquinas que funcionan con combustibles fósiles y contribuyen al cambio climático. Sabemos cómo funcionan, así que es plausible que también podamos encontrar formas de reducir la amenaza que suponen”, se lee en la página del Boletín de los Científicos Atómicos.

Por ahora, sin embargo, los líderes mundiales no parecen haber comprendido realmente la gravedad de la situación, tiene que apuntar Jerry Brown, presidente del Boletín de Científicos Atómicos. “Al igual que en el Titanic, los dirigentes dirigen el mundo hacia la catástrofe: más bombas nucleares, emisiones masivas de carbono, agentes patógenos peligrosos e inteligente artificial. Solo las superpotencias como China, Estados Unidos y Rusia pueden aún salvarnos. A pesar de su gran enemistad, deben empezar a trabajar juntas: de lo contrario, estamos perdidos”.

Parece poco prometedor. Pero los científicos mantienen la esperanza, revela Bronson. “Lo que nos hace albergar esperanzas y nos inspira es que vemos que las generaciones más jóvenes están tomando la iniciativa”. Dentro de un año se verá si eso puede ser suficiente para hacer retroceder el reloj un poco en 2025.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto