Guerra en Ucrania acerca el fin del mundo según reloj del juicio final

La guerra en Ucrania acerca nos acerca al fin del mundo, según el reloj del juicio final

Los científicos se ven obligados a cambiar la aguja grande del reloj del juicio final. Y no en la dirección correcta. El movimiento se debe en gran medida a la guerra en Ucrania.

Así lo ha anunciado el Boletín de los Científicos Atómicos. Faltan 90 segundos para medianoche. Y esto marca un triste hito; nunca antes el reloj del juicio final (ver recuadro) había estado tan cerca de la medianoche como ahora.

Más sobre el reloj

El reloj del Juicio Final se creó en 1947 para mostrar de un vistazo hasta qué punto la humanidad está a punto de destruir el planeta (y quizá incluso a sí misma). En el proceso, el reloj se pone invariablemente en hora unos minutos antes de medianoche, simbolizando así la medianoche el apocalipsis. Mientras que en 1947 la mayor amenaza en este sentido eran las armas nucleares, los científicos han tenido que considerar varias amenazas nuevas a lo largo de los años antes de decidir la posición de las manecillas del reloj del Juicio Final. Por ejemplo, desde 2007 también se incluye la amenaza de los efectos catastróficos del cambio climático. En el seno de un comité especial (el Consejo de Ciencia y Seguridad del Boletín) en el que participan destacados científicos, se discute con cierta regularidad dónde acaban las manecillas del reloj del Juicio Final en medio de toda la agitación mundial.

Que las manecillas del reloj (que el año pasado seguían a 100 segundos de la medianoche) se hayan alejado un poco tiene que ver, sobre todo, con la guerra de Ucrania. Con cierta regularidad, Rusia amenaza con desplegar armas nucleares en este sentido, lo que demuestra que la escalada (deliberada o accidental) es un peligro real, argumentan los científicos.

Además, los investigadores señalan que Rusia sigue insistiendo en que Ucrania pretende desplegar armas químicas y biológicas. Esto hace temer que la propia Rusia esté pensando en desplegar este tipo de armas, que, según los expertos, aún está desarrollando.

Tiempos pasados

La última vez que se movió el reloj del juicio final fue en 2020. Entonces se pasó de 2 minutos antes de medianoche (en 2019) a 100 segundos antes de medianoche. Eso ya era algo sin precedentes: nunca antes el reloj había estado tan cerca de la medianoche. Y en 2021 y 2022, el reloj se mantuvo en esa hora. Y ahora el reloj se ha adelantado un poco más, hasta 90 segundos antes de medianoche. Un nuevo récord en la historia del reloj del Juicio Final, que se fijó en 7 minutos antes de la medianoche en 1947 para acercarse peligrosamente a la medianoche por primera vez en 1953 (la Guerra Fría estaba en pleno apogeo) el reloj se fijó en 2 minutos para las 12 en ese año. En los primeros años posteriores, el reloj ya no se acerca tanto a la medianoche, y en 1991 llegó a registrar una hora de 17 minutos para las 12. En el periodo posterior, desciende con bastante rapidez: de 14 minutos a 12 en 1995 a 7 minutos a 12 en 2002. Otra década más tarde, el reloj marca las 12 menos 5 y, en 2018, alcanza el nivel de 1953, con una hora de las 12 menos 2, tras lo cual las manecillas se acercan aún más a la medianoche.

Catástrofe nuclear

En la actualidad también preocupa seriamente que, durante esta sangrienta guerra, Rusia no tenga reparos en bombardear también las centrales nucleares de Chernóbil y Zaporizhzhia. Esto incumple los protocolos internacionales y existe la posibilidad de que las cosas salgan mal y se liberen materiales radiactivos.

También existe preocupación en torno al Nuevo START, el último tratado de armas nucleares existente entre Rusia y Estados Unidos que expira en 2026. Con el enfriamiento de las relaciones entre las dos superpotencias, las negociaciones sobre la renovación parecen lejanas. Y con eso, este tratado podría expirar sin más. Esto también pondría fin a las inspecciones mutuas, aumentando la desconfianza mutua y acechando una nueva carrera armamentística nuclear.

Malas noticias también para el clima

La guerra en Ucrania y las gélidas relaciones entre Rusia y el resto del mundo también son malas noticias para el clima. Los países que antes dependían del gas y el petróleo rusos buscan desesperadamente nuevos proveedores, lo que significa que en lugar de menos, ahora hay más inversión en, por ejemplo, la extracción de gas.

“La invasión rusa de Ucrania ha aumentado la probabilidad del uso de armas nucleares, biológicas y químicas, ha paralizado la respuesta mundial al cambio climático y ha limitado los esfuerzos internacionales para abordar otros problemas globales”, concluyen los investigadores. Trabajar por la paz en Ucrania es, por tanto, de vital importancia. “Encontrar una forma de negociar seriamente la paz puede reducir en gran medida la probabilidad de una escalada. En este momento de amenaza global sin precedentes, se requiere una acción coordinada y cada segundo cuenta”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto