Descubren una ciudad perdida en el Amazonas, una sociedad antigua de 10 000 habitantes

A pesar de la selva, la antigua ciudad Upano en el Amazonas tenía caminos de hasta 20 km, desafiando la percepción de una sociedad desconectada en la región.

El hallazgo es algo más que una tinaja o una punta de flecha: los arqueólogos han descubierto una enorme ciudad perdida en el Amazonas, donde vivieron al menos 10 000 personas hace unos 2000 años.

Hace más de 20 años, el arqueólogo Stéphen Rostain encontró algunos montículos de tierra y caminos cubiertos de maleza en la región amazónica del este de Ecuador. “Pero no sabía exactamente cómo encajaba todo”, explica Rostain. La nueva tecnología láser ofrecía una solución. Efectivamente, los hallazgos en las colinas boscosas al pie de los Andes resultaron formar parte de una red de asentamientos, conectados por carreteras. “Resultó ser un valle perdido con ciudades. Es increíble”, responde Rostain con entusiasmo.

Los asentamientos debieron de existir durante al menos mil años. Fueron habitados por los Upano entre el 500 a. C. y el 500 d. C., más o menos al mismo tiempo que la existencia del Imperio Romano en Europa. La zona estaba cerca de un volcán, lo que hizo que el suelo fuera muy fértil, pero también pudo haber provocado la desaparición de las ciudades. Gracias a la tecnología LiDAR, se hallaron 6000 plataformas rectangulares de unos 20 por 10 metros de ancho y 3 metros de alto. Se situaban en grupos de tres a seis alrededor de una especie de plaza. Probablemente, eran casi todas viviendas, pero también había edificios ceremoniales entre ellas. Por ejemplo, se encontró un complejo de 140 por 40 metros.

Mucho más civilizados de lo que se pensaba

Las colinas estaban rodeadas de campos, incluidos canales de riego. Los caminos más grandes tenían 10 metros de ancho y entre 10 y 20 kilómetros de largo. Es difícil estimar con exactitud cuántas personas vivían allí, pero debía de haber al menos 10 000 y posiblemente hasta 30 000 en el apogeo de la civilización. Esta cifra es comparable a la población de Londres en época romana, que también era la ciudad más grande del Reino Unido en aquella época. Además, la red de asentamientos era mayor que la de muchas sociedades mayas conocidas de México y América Central.

Esto cambia por completo nuestra imagen de la vida primitiva en el Amazonas. Conocíamos ciudades en lo alto de los Andes, como Machu Picchu en Perú, pero siempre se pensó que en la Amazonia la gente vivía de forma nómada o en asentamientos muy pequeños. “Estas ciudades son más antiguas que cualquier otra que hayamos encontrado antes en la Amazonia. Tenemos una visión eurocéntrica de la civilización, pero esto demuestra que tenemos que cambiar nuestra idea de lo que es la cultura y la civilización”, dijo Rostain. “Cambia la forma en que vemos las culturas amazónicas. La mayoría de la gente piensa en pequeños grupos de personas, probablemente desnudas, que vivían en chozas y trabajaban la tierra. Pero esto demuestra que entonces la gente vivía en sociedades complejas y urbanas”, añade el coinvestigador Antoine Dorison.

Un arqueólogo que no participó en el estudio, Michael Heckenberger, de la Universidad de Florida, también está positivamente sorprendido. “Las ciudades estaban densamente pobladas y la sociedad era extremadamente compleja”. 

Gran diversidad

Construir una civilización así en plena selva amazónica no es, desde luego, tarea fácil. Fue necesario un elaborado sistema de trabajo organizado para construir los miles de montículos, viviendas y caminos. “Los incas y los mayas construían con piedra, pero la mayoría de los habitantes de la Amazonia no disponían de ella. Construían con barro. Es un montón de trabajo inmenso”, responde José Iriarte, de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido. “Estos descubrimientos recientes han demostrado lo mucho más complejo que es el pasado amazónico”.

No es la primera vez que se encuentran indicios de civilizaciones complejas en la selva tropical. También se ha descubierto la existencia de sociedades en la Amazonia de Bolivia y Brasil. “Siempre ha habido una increíble diversidad de pueblos y asentamientos en la Amazonia, no un único modo de vida”, afirma Rostain. “Solo ahora estamos empezando a saber más sobre ellos”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto