¿Cómo los Mayas contaminaron los lugares donde vivían con mercurio?

Los mayas vivían en ciudades contaminadas por mercurio

La tierra en la que los mayas vivieron y dejaron sus poderosas estructuras parece haber estado muy contaminada. Y nosotros no tenemos la culpa; los mayas lo hicieron ellos mismos.

Así lo escriben los investigadores en la revista Frontiers in Environmental Science. Para su estudio, se fijaron en estudios anteriores en los que, además de los descubrimientos arqueológicos, también se prestó atención a la concentración de mercurio encontrada en el suelo en el que se habían realizado estos descubrimientos o en el que se encontraban. Y un análisis de todos esos estudios pinta un cuadro bastante unificado. 

“En casi todos los antiguos yacimientos mayas en los que los científicos han buscado mercurio, también lo han encontrado”, explica el investigador Timothy Beach. “Se han encontrado sitios habitados por los antiguos mayas con elevadas concentraciones de mercurio en un área enorme; desde el extremo norte de Yucatán hasta El Salvador”.

Hallazgos arqueológicos

Y aunque hoy en día encontramos la contaminación por mercurio, sobre todo en las zonas urbanas e industriales, las elevadas concentraciones encontradas por los arqueólogos en el suelo en el que vivían los antiguos mayas no pueden achacarse a nuestra sociedad industrial. Fueron los propios mayas quienes enriquecieron el suelo con el tóxico mercurio. “El descubrimiento de mercurio enterrado en las profundidades del suelo bajo las antiguas ciudades mayas es difícil de explicar”, argumenta Beach. “Hasta que se consideran los hallazgos arqueológicos de la zona; nos dicen que los mayas usaron el mercurio siglos seguidos”.

Por ejemplo, los arqueólogos han recuperado vasijas llenas de mercurio líquido en varios yacimientos, incluida la famosa ciudad maya de Teotihuacan. Y en otros lugares del antiguo imperio maya se han recuperado objetos pintados con pintura que contenía mercurio, que consistía principalmente en el mineral cinabrio. Basándose en estos hallazgos, Beach y sus colegas concluyen ahora que los antiguos mayas hacían un amplio uso de pinturas y polvos que contenían mercurio con fines decorativos. “Para los mayas, los objetos podían albergar ch'ulel o poder del alma, que estaba contenido en la sangre”, explica el investigador Nicholas Dunning. “El pigmento rojo ardiente del cinabrio era, por tanto, una sustancia preciosa y sagrada, pero lo que no sabían es que también era mortal. Y todavía se puede encontrar en el suelo y los sedimentos alrededor de los antiguos sitios mayas”.

Que los componentes de la pintura que contiene mercurio acabaran en el suelo tiene dos razones, explica Beach. “Fragmentos muy finos de cinabrio (el mineral rojo brillante rico en mercurio que los mayas utilizaban en la pintura) posiblemente ya cayeron al suelo y al agua mientras los mayas trabajaban en él”. Además, los pigmentos que acabaran en las superficies a decorar podrían acabar en el medioambiente más adelante. “Por ejemplo, en algunos casos el cinabrio se empleaba para decorar edificios muy importantes, como templos y palacios. Con el paso del tiempo, esos elementos decorativos se descomponen y son arrastrados al entorno cercano. En Tikal, por ejemplo, se descubrieron altas concentraciones de mercurio en los sedimentos de los depósitos situados directamente debajo del centro de la ciudad, lleno de edificios monumentales”.

Una contaminación generalizada

La investigación de Beach y sus colegas muestra, como se ha mencionado, que la contaminación por mercurio debió ser un fenómeno generalizado en el imperio maya. Al hacerlo, el grado de contaminación del suelo por parte de los mayas variaba mucho de un lugar a otro. Por ejemplo, la concentración de mercurio en Actuncan (una antigua ciudad maya de Belice) es de alrededor de 0,016 ppm, pero también se han medido concentraciones de mercurio de 17,16 ppm en Tikal (una de las mayores ciudades mayas del periodo clásico). Para que te hagas una idea, el mercurio se considera tóxico si su concentración en los sedimentos supera 1 ppm. Y así, en algunos sitios del Imperio Maya, el suelo estaba tan contaminado que los arqueólogos siguen corriendo (sin precauciones) un riesgo considerable para la salud.

Efectos sobre la salud

Teniendo en cuenta esas altas concentraciones de mercurio, es casi imposible imaginar que los mayas no sufrieran ningún efecto por las altas concentraciones de mercurio que provocaban. Sin embargo, no hay pruebas fehacientes de que realmente hayan desarrollado problemas de salud a causa de ello. Aunque, en ese sentido, Sol Oscuro; uno de los últimos gobernantes conocidos por nosotros en Tikal, ha sido visto con cierta suspicacia. Se han conservado dos imágenes de este gobernante y una de ellas muestra que el hombre tenía bastante sobrepeso. “Una explicación de su obesidad es el envenenamiento por mercurio”, dice Beach. “Pero sin duda también son posibles otras explicaciones”. Sin embargo, solo hay una forma de determinar si el mercurio fue el culpable: examinar los restos de Dark Sun. Pero aunque hay sospechas sobre su lugar de descanso final, aún no se han realizado excavaciones en este lugar. “Y por lo que sé, tampoco hay planes para eso”. Dicho esto, existen indicios provisionales de que los mayas incluían (sin saberlo) mercurio en sus cuerpos. “Se ha encontrado mercurio en los huesos o dientes de varios individuos excavados en Palenque. Pero por el momento, los restos de los antiguos mayas están poco probados para este elemento. Esperamos que haya más pruebas de este tipo en el futuro”.

Al hacerlo, se espera que las pruebas también permitan distinguir claramente entre la élite y el hombre “común”. Como los palacios y templos del centro de la ciudad, en particular, estaban decorados con pigmentos rojos, se esperaba que la élite (que residía allí) estuviera más expuesta al mercurio. “Vemos que las concentraciones de mercurio en los depósitos que estaban más alejados del centro y en los que no fluía agua de los templos y las pirámides eran muy bajas. Por lo tanto, probablemente fueron los líderes y sus hogares los que bebieron el agua contaminada, mientras que los hogares de clase baja no lo hicieron”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto