No sería necesario dormir 8 horas para tener un cerebro sano

Un análisis exhaustivo sobre la duración del sueño y su impacto en el cerebro desafía la idea extendida de que dormir poco conduce al encogimiento cerebral.

Un análisis global de varios estudios sobre el cerebro muestra que, después de todo, dormir menos horas probablemente no conduce a un encogimiento del cerebro. Estos hallazgos plantean preguntas sobre la verdadera relación entre la duración del sueño y la salud cerebral.

Todo el mundo sabe que acostarse demasiado tarde puede reducir la agudeza mental al día siguiente. Pero afirmaciones recientes van aún más lejos y sugieren que dormir demasiado poco con regularidad aumenta el riesgo de padecer Alzheimer e incluso encoge el cerebro. Según uno de los análisis más completos de escáneres cerebrales realizados hasta la fecha, es probable que esto no sea cierto. ¿Hasta qué punto debemos preocuparnos por dormir lo suficiente?

Ocho horas de sueño

La mayoría de las organizaciones sanitarias recomiendan que los adultos duerman entre siete y nueve horas por noche. Y gracias a la reciente disponibilidad de dispositivos portátiles de seguimiento del sueño en la muñeca, nunca ha sido tan fácil saber si se cumple esta norma. No es de extrañar que algunas personas se obsesionen con dormir lo suficiente.

Estudios ampliamente documentados sobre animales, demuestran que el sistema de limpieza del cerebro se activa por la noche. Esto libera al organismo de toxinas que desencadenan la enfermedad de Alzheimer, como una proteína llamada beta-amiloide.  

Los grandes estudios de población suelen hallar una relación entre las personas con una duración del sueño anormalmente corta o larga y peores resultados en materia de salud. Así, los trastornos del sueño se relacionaron con la pérdida de memoria y el encogimiento cerebral, uno de los rasgos distintivos de la enfermedad de Alzheimer.

Curva en forma de U

A menudo, la relación entre la duración del sueño y el riesgo de sufrir problemas de salud, como la demencia, sigue una curva en forma de “U”. Precisamente cuando la duración del sueño es baja o alta, aumenta la probabilidad de mala salud. Por el contrario, se produce una curva en forma de U invertida para las mediciones en las que un valor más alto indica mejor salud, como un mayor volumen cerebral.

Pero estos estudios de población solo pueden encontrar correlaciones entre la duración del sueño y la salud. No pueden decirnos si dormir mal es la causa del problema de salud.

Solo un estudio aleatorizado podría mostrar esa correlación, pero un estudio de este tipo es casi imposible de realizar. Pero pocas personas querrán cambiar sus hábitos de sueño durante largos periodos de tiempo por el bien de la ciencia, afirma el científico del cerebro Anders Fjell, de la Universidad de Oslo (Noruega).

Volumen cerebral y sueño

Fjell y su equipo se adentraron en una serie de estudios que utilizaban el volumen cerebral como indicador de la salud del cerebro. En primer lugar, analizaron el volumen cerebral en relación con la duración del sueño en un momento dado. Para ello, utilizaron los datos existentes de unas 47 000 personas. Encontraron una curva en U invertida, aunque el mayor volumen cerebral se asociaba a una duración del sueño sorprendentemente baja, de 6,5 horas por noche.

A continuación, el equipo analizó los datos de unas 4000 personas a las que se había hecho un seguimiento de hasta 11 años. En este caso, no hubo relación entre la duración del sueño al inicio del estudio y el encogimiento cerebral durante este periodo. “Sería muy sorprendente ver este resultado si dormir poco tuviera un efecto negativo en el cerebro”, afirma Fjell.

Predisposición genética

Los resultados del primer análisis también podrían explicarse por el hecho de que el encogimiento cerebral causara la interrupción del sueño, y no al revés. Por otra parte, la diferencia de volumen cerebral también podría reflejar simplemente diferencias estables entre las personas, en lugar de ser el resultado de la contracción cerebral. Por ejemplo, podría ser que las personas con cerebros naturalmente más pequeños o más grandes duerman menos por razones desconocidas, dice Fjell.

Los investigadores también realizaron un tercer tipo de análisis. Para ello utilizaron los datos genéticos de unas 30 000 personas, recogidos en uno de los estudios. Esto demostró que quienes están genéticamente predispuestos a una duración del sueño tanto corta como larga no tienen volúmenes cerebrales más pequeños que los durmientes moderados. “En conjunto, estos resultados refutan la idea de que dormir poco encoge el cerebro”, afirma Fjell.

Las necesidades de sueño difieren

Aunque Fjell no aconseja a nadie que cambie deliberadamente sus hábitos de sueño a raíz de estos resultados, cree que hay mucha variación natural en las necesidades innatas de sueño de las personas. También cree que el cerebro se encarga de que se duerma lo necesario, a menos que las circunstancias no lo permitan. “Especulamos que existe un impulso homeostático hacia el sueño necesario”, afirma.

“Si estás cansado todo el día, probablemente no duermes lo suficiente, y eso puede tener consecuencias negativas”, afirma Fjell. “Pero mientras te sientas bien durante el día, yo no me preocuparía de si duermes seis, siete u ocho horas”.

Sueño profundo

Las conclusiones del equipo no convencen a todo el mundo. El neurocientífico Matthew Walker, de la Universidad de California en Berkeley, escribió el libro Why We Sleep, en el que aconseja dormir ocho horas cada noche. Walker afirma que la medida de la salud cerebral es la densidad neuronal, no el volumen cerebral total. “Esas dos mediciones no están perfectamente correlacionadas entre sí, lo que nos indica que miden cosas distintas”, afirma.

Walker también afirma que la medida crucial de la calidad del sueño es el tiempo que las personas pasan en sueño profundo (cuando las ondas cerebrales se ralentizan) y no la cantidad total de sueño. La neuróloga Maiken Nedergaard, de la Universidad de Rochester (Nueva York), apoya esta idea. Nedergaard descubrió el sistema de eliminación de residuos del cerebro, llamado sistema glinfático.

“Es durante el sueño de ondas lentas cuando se intensifica la eliminación de amiloide del cerebro. Pero la mayor parte tiene lugar durante las cuatro primeras horas de la noche”, señala Fjell. “No está claro si dormir más horas facilitaría aún más esta eliminación. De la teoría del sistema de limpieza del sueño no se deduce que un sueño prolongado sea beneficioso”.

Sueño de ondas lentas

Fjell y su equipo no analizaron la duración del sueño de ondas lentas en su estudio. Recopilar esos datos a esta escala sería difícil, porque exigiría que los sujetos pasaran la noche en un laboratorio del sueño con electrodos en la cabeza.  

Sin embargo, según Nedergaard, se trata de un trabajo importante, ya que se ha descubierto que un mayor volumen cerebral se asocia a solo 6,5 horas de sueño por noche. “La sorpresa es que la duración óptima del sueño es inferior a la recomendada actualmente”, afirma.

Un estudio tranquilizador

Este resultado sugiere, por tanto, que no hay que preocuparse por dormir menos de ocho horas cada noche. “No hay que dar vueltas en la cama para alcanzar ese objetivo”, afirma el científico del sueño, Michael Chee, de la Universidad Nacional de Singapur. Chee afirma que las conclusiones son creíbles por la gran cantidad de datos analizados. “Este estudio es tranquilizador”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto