¿Esta sombrilla espacial podría ser la solución al calentamiento global?

Explorando soluciones avanzadas: el innovador concepto de una sombrilla ultraligera de grafeno para reducir el impacto del cambio climático en la Tierra

La Tierra se calienta a la velocidad del rayo. El mes pasado fue, con diferencia, el más caluroso desde que existen registros. El hielo del Ártico se derrite a un ritmo vertiginoso y los océanos están más calientes que hace milenios. Por tanto, las esperanzas están puestas en la ciencia. ¿Existe algún plan futurista de enfriamiento controlado de la Tierra que tenga posibilidades de éxito, una sombrilla cósmica, por ejemplo?

Anteriormente los científicos ya pensaban en disparar polvo lunar al espacio, este polvo se colocaría entre la Tierra y el sol. Para ello habría que lanzar polvo desde la Luna cada pocos días. De ese modo, llegaría menos luz solar a la Tierra, enfriando el planeta. 

Se trata de una idea futurista que desde hace tiempo se baraja de diversas formas: una barrera artificial entre el sol y la Tierra para combatir el cambio climático. Por ejemplo, el libro de 2009 SuperFreakonomics ya contenía un capítulo sobre la posibilidad de disparar dióxido de azufre (SO2) a la estratosfera para enfriar temporalmente la Tierra. Los críticos tumbaron este descabellado plan casi de inmediato, pero la idea persistió.

Una sombrilla de grafeno

Ahora, el destacado investigador István Szapudi, de la Universidad de Hawai, ha ideado un nuevo método: quiere lanzar al espacio una sombrilla ultraligera hecho de grafeno y fijarlo como lastre a un asteroide que pase por allí, cuidadosamente seleccionado, o a una bolsa de polvo lunar. El conjunto puede entonces colocarse perfectamente entre el Sol y la Tierra, manipulando las cuerdas, de modo que llegue a nuestro planeta un tanto por ciento menos de luz solar y la temperatura media descienda unos grados. Gracias al material ultraligero, el peso de la sombrilla ya no es un problema para lanzarlo al espacio en cohete. Pero aún quedan otros obstáculos por superar antes de que este proyecto pueda asomar realmente por el horizonte.

Un 1,7 % menos de luz solar

El científico pretende que su escudo solar futurista reduzca un 1,7 % la luz solar que llega a la Tierra. Esto debería bastar para evitar las catastróficas subidas de temperatura que nos esperan. “El diseño que he descrito en mi artículo parte de la idea de una sombrilla, que ya se ha planteado muchas veces para combatir los efectos del cambio climático, y la hace más factible a medio plazo. La tecnología es futurista, pero puede desarrollarse en un futuro previsible. El diseño anclado reduce en un 99 % el peso total de la estructura que se lanzará al espacio. El peso de la pantalla es inferior al 1 %. El lastre, al que está atada la pantalla, representa el 99 % del peso. Puede tratarse de un asteroide o de una carga de polvo lunar”, explica István Szapudi, de la Universidad de Hawai.

El investigador introdujo una serie de modificaciones en el diseño para hacerlo más eficaz y resistente a las fuerzas gravitatorias y a la radiación solar. “Desacoplamos el escudo y el peso. El escudo solar está más cerca de la Tierra para que pueda hacer su trabajo con mayor eficacia. El lastre está más cerca del sol, por lo que no tiene que ser enormemente pesado, pero mientras tanto puede resistir los efectos de la radiación solar”, explica Szapudi.

Por supuesto, fijar de forma controlada la sombrilla a una roca espacial de largo alcance es un gran reto. “Mi idea es desplegar la propia pantalla como una vela solar. Si lo hacemos bien, manipularemos la órbita de un asteroide cuidadosamente seleccionado para que acabe en la posición perfecta”. “Sin embargo, esta es solo una de las ideas y hay que perfeccionarla. Queremos fijar primero el escudo al lastre y luego utilizar las cuerdas para manipular la órbita del asteroide y el ángulo en el que se coloca”, dijo el astrónomo.

Polvo lunar o asteroide

Szapudi aún no está seguro de desplegar polvo lunar o un asteroide. “Transportar polvo lunar a la pantalla espacial cuesta combustible. Esto podría hacerse disparando un cohete desde la Luna, o utilizando una especie de centrifugadora y usándola para disparar bolsas de polvo o rocas al espacio. A continuación, será todo un trabajo reunir todo el material cerca de la pantalla espacial y montar el lastre. A primera vista, parece mucho más sencillo utilizar un asteroide, pero se necesitan más estudios para darle realmente sentido”.

Material superresistente

El astrónomo quedó gratamente sorprendido por las propiedades del material ultraligero grafeno, que consiste en una estructura bidimensional de átomos de carbono dispuestos hexagonalmente en forma de panal. Es más de doscientas veces más resistente que el acero, muy flexible, muy fino y transparente. Además, es un excelente conductor térmico y eléctrico. Así que el grafeno era una elección lógica como material de construcción de la sombrilla futurista. “Tenía una idea de lo ligero y resistente que es el grafeno, pero cuando empecé a investigar las cifras, me quedé pasmado. El grafeno es un material fantástico”, concluye Szapudi.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto