¿Podemos proteger la Tierra de asteroides? Científicos optimistas tras éxito de misión DART

Desviación de asteroide, proteger la Tierra

Parece que la denominada “técnica de impacto cinético” es una estrategia eficaz para proteger a la Tierra del impacto de un asteroide potencialmente devastador.

Han pasado varios meses desde que la sonda espacial DART se estrelló deliberadamente contra el asteroide Dimorphos. Al embestir esta roca espacial, los científicos esperaban forzar un pequeño cambio en su velocidad orbital y, por tanto, en su órbita. Recientemente, los investigadores se han dedicado a cartografiar las consecuencias de la colisión. Y ahora van llegando más y más resultados. Según Nicola Fox, investigadora de la NASA, estos descubrimientos contribuyen a nuestro conocimiento fundamental de los asteroides. “Constituyen la base de cómo la humanidad puede proteger a la Tierra de un espécimen potencialmente peligroso”.

Más información sobre la misión Dart

DART (abreviatura de Double Asteroid Redirection Test) es una nave espacial construida por la NASA que descendió sobre el asteroide Didymos. Didymos (gemelo en griego) es un sistema binario formado por dos partes. Didymos A tiene un diámetro de 780 metros. Rodeando a Didymos A, orbita un cuerpo celeste más pequeño de unos 160 metros. Esta pequeña luna, llamada Dimorphos, completaba una órbita alrededor de Didymos A cada 11 horas y 55 minutos antes del impacto. El 26 de septiembre de 2022, la nave espacial DART embistió deliberadamente esta pequeña luna. Con ello, los investigadores esperaban modificar la órbita de Dimorphos. Porque posiblemente, en el futuro, esa será una forma eficaz de proteger a la Tierra de peligrosos asteroides. Sobre Didymos, por cierto, no hay que preocuparse, este asteroide no supone ninguna amenaza para la Tierra. La misión era solo de demostración.

La misión DART probó si funciona una técnica en la que se desvía la dirección de una roca espacial por impacto. También se conoce como “técnica de impacto cinético”. En términos sencillos, significa que una cosa golpea a otra; en este caso, una nave espacial que embiste a un asteroide. Los científicos querían probar si esta técnica de impacto cinético es una estrategia que funciona y que podemos utilizar para proteger a la Tierra de un posible impacto de asteroide. “Me alegré cuando DART chocó de frente contra el asteroide, pero eso fue solo el principio”, dijo Fox.

Cuatro artículos publicados

Recientemente, los investigadores han estado considerando todos los datos recogidos. Los últimos resultados de la misión DART, publicados hoy en una serie de cuatro artículos en la revista Nature, revelan ahora más detalles sobre el momento del impacto… y sus consecuencias.

Período orbital reducido en 33 minutos

Con el impacto, los investigadores esperaban ajustar ligeramente la órbita lunar. Y como Dimorphos forma parte de un sistema binario, es relativamente fácil calcular la órbita ajustada tras el impacto de DART. De antemano, se pensaba que el impacto acortaría el periodo orbital en 10 minutos. Poco después de la colisión, resultó que el tiempo que tarda la pequeña luna Dimorphos en completar una órbita alrededor de su cuerpo progenitor se acortó en más de media hora. En 33 minutos para ser precisos, un minuto menos o un minuto más, concluyen ahora los investigadores en su estudio. Se trata de la medición más precisa hasta la fecha. Significa que el principal objetivo de la misión DART (modificar la órbita de la roca espacial) se logró con creces.

Material desechado tras el impacto

Por cierto, este gran cambio no solo fue provocado por la sonda DART. El impacto arrojó al espacio muchas toneladas de escombros. A una velocidad de más de 33 000 kilómetros por hora, DART colisionó con la Luna, expulsando más de 1000 toneladas de polvo y rocas. Este material expulsado (también conocido como eyecta) probablemente también contribuyó al acortamiento significativo de su periodo orbital. Por ejemplo, los investigadores calcularon en su artículo que el impacto provocó una ralentización inmediata de la velocidad de Dimorphos de unos 2,7 milímetros por segundo.

Así quedó Dimorphos luego del impacto por parte de la nave DART
Estas tres imágenes, producidas por el telescopio espacial Hubble, muestran cómo se desintegró Dimorphos cuando fue golpeado deliberadamente por la nave espacial DART el 26 de septiembre. La primera imagen fue tomada dos horas después del impacto. Se aprecia claramente el penacho de escombros y polvo que se levantó tras el choque. La imagen del medio se tomó 17 horas después del impacto. Se puede ver cómo el penacho ya está empezando claramente a deformarse. En la última imagen, el Hubble capta la cola de polvo similar a la de un cometa. Esta se extiende formando un auténtico “tren de escombros”. Al cabo de unos días, se partió en dos. Imagen: SCIENCE: NASA, ESA, STScI, Jian-Yang Li (PSI) PROCESAMIENTO DE IMAGEN: Joseph DePasquale (STScI)

El impacto originó un asteroide activo

Lo que resulta aún más sorprendente es que el impacto de DART convirtió a Dimorphos en un auténtico “asteroide activo”, escriben los investigadores en Nature. Esto significa que la roca espacial mostró un comportamiento similar al de un cometa e incluso desarrolló una cola de polvo. Aunque algunos científicos habían sugerido que las colisiones pueden causar asteroides activos, nadie lo había presenciado con los dos ojos hasta ahora.

La desviación de asteroides funciona

En conjunto, todos los resultados parecen indicar que sí podemos utilizar una técnica de impacto cinético para proteger a la Tierra de la embestida de rocas espaciales de gran tamaño, según los investigadores y su último artículo. “Para demostrar que una técnica de impacto cinético es una estrategia eficaz para proteger la Tierra, DART tuvo que demostrar que podía impactar contra un asteroide durante un breve encuentro y que podía cambiar su órbita”, escriben los investigadores. “DART logró con éxito ambas cosas”.

Probablemente, podríamos incluso interceptar un asteroide del tamaño de Dimorphos sin una misión de reconocimiento previa, sospechan los investigadores. Aunque también sostienen que una misión de reconocimiento proporcionaría información valiosa. Lo que se necesita de todos modos es tiempo suficiente: por ejemplo, sería bueno saber con al menos varios años, pero preferiblemente décadas, de antelación cuándo un asteroide se dirige realmente hacia nuestra Tierra. No obstante, el éxito de DART genera optimismo sobre la capacidad de la humanidad para proteger la Tierra de un asteroide inminente. “Estamos orgullosos de los últimos resultados del estudio”, afirma el investigador Jason Kalirai. “Los resultados demuestran el éxito que puede tener la técnica del impacto cinético. Esto allana el camino hacia un futuro brillante para la defensa planetaria”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto