Sonda DART colisiona con el asteroide Dimorphos para desviarlo

Sonda DART choca contra el asteroide Dimorphos

¡Lo hicimos! Anoche, la NASA consiguió que una roca espacial cambiara de rumbo. Un paso importante que permite a la humanidad defenderse si la Tierra está realmente amenazada por un asteroide.

Anoche, la prueba de redirección del doble asteroide (DART) de la NASA embistió la roca espacial Dimorphos a una velocidad de 6 kilómetros por segundo. La roca de 160 metros de diámetro, que junto con la mucho más grande Didymos forma parte de un dúo en órbita, cambió así de rumbo. Un evento único con gran potencial. "El éxito de DART nos proporciona una importante herramienta para proteger a la Tierra del devastador impacto de un asteroide", dijo Lindley Johnson, asesor de defensa planetaria de la NASA. "Demuestra que ya no somos impotentes ante este tipo de catástrofes naturales".

Asteroide fuera de curso

Que haya tenido éxito es estupendo. Pero el siguiente paso es al menos igual de interesante: en las próximas semanas, un equipo de investigación con decenas de telescopios en todo el mundo, así como en el espacio, observará el asteroide. ¿Cuánta roca se desprendió en el impacto? Y sobre todo: ¿en qué medida exacta ha cambiado el rumbo de Dimorphos? En otras palabras: ¿exactamente qué eficacia tuvo el DART? Las respuestas a estas preguntas conducirán a su vez a una versión mejorada del DART, que podremos desplegar si un asteroide amenaza realmente con embestir la Tierra. "Es realmente estupendo que la demostración de la tecnología haya tenido éxito, pero DART podría un día utilizarse realmente para cambiar el curso de un asteroide y proteger así nuestro planeta y la vida en la Tierra", dijo el director del laboratorio de la NASA, Ralph Semmel.

La última imagen completa del asteroide Dimorphos, tomada por el generador de imágenes DRACO de la misión DART de la NASA, a unas 7 millas (12 kilómetros) del asteroide y 2 segundos antes del impacto.
La última foto antes del impacto. Crédito: NASA/Johns Hopkins APL

No es el único impresionado por lo ocurrido anoche. El jefe de la NASA, Glen Nagle, lo califica de "espectacular, asombroso, milagroso". "Esas son las palabras que pasaron por mi cabeza durante los últimos diez segundos antes de que la sonda espacial DART colisionara con Dimorphos. Y qué bonito es el asteroide". Obviamente, Nagle está orgulloso del equipo de la NASA en la sala de control. "Junto con los científicos del DART, hicieron historia".

La cámara DRACO montada en la sonda espacial DART permitió anoche ver el impacto en directo. El profesor de astrofísica de la Universidad australiana de Southern Queensland, Jonti Horner, califica las imágenes de "surrealistas". "Fue increíble seguir la transmisión en directo de la cámara DRACO y ver la última imagen justo antes del impacto, antes de que la pantalla se volviera roja y se desconectara la conexión". El científico subraya que las próximas semanas serán cruciales. "Aprenderemos mucho sobre los asteroides y las posibilidades de desviarlos. Vivimos una época única. Por primera vez en la historia de nuestro planeta, hay una especie que reconoce la amenaza de los asteroides y los cometas. No solo eso, también podemos predecir el momento del impacto. Y a partir de hoy, hemos demostrado que también tenemos la capacidad de hacer algo contra esta amenaza. Podemos hacer lo que los dinosaurios no pudieron: protegernos del peligro de las rocas del espacio".

Dimos justo en el blanco 

Qué extraordinario es lo que ha conseguido la NASA, explica el profesor Alan Duffy. Es director del Instituto de Tecnología Espacial de la Universidad Tecnológica de Swinburne, en Melbourne. "La capacidad tecnológica de acertar en un blanco de sólo 160 metros de ancho a una distancia de 11 millones de kilómetros equivale a acertar en una diana al otro lado de la Tierra. Y eso a 25 000 kilómetros por hora es sencillamente increíble, sobre todo cuando sabes que el objetivo aparece cuando es tan grande como tu pulgar a la distancia de un brazo y el impacto es dos segundos después".

Miles de armas nucleares

El experto también subraya que la posibilidad de que un objeto del tamaño de Dimorphos golpee la Tierra no es ciertamente rara. "Ocurre aproximadamente cada 20 000 años. Debido a su gran velocidad, el impacto de un objeto tan pequeño puede liberar la energía equivalente a miles de bombas atómicas. Se crea un cráter de tres kilómetros de diámetro y el impacto arrasa con todo hasta cientos de kilómetros a la redonda".

Así que DART no es en absoluto otro experimento interesante. Cambiar el rumbo de un asteroide podría evitar grandes catástrofes en el futuro. Dentro de unos cuatro años, la misión Hera de la Agencia Espacial Europea (ESA) llevará a cabo una investigación detallada en Dimorphos y Didymos, centrándose específicamente en el cráter que causó la colisión de DART. Entonces sabremos exactamente la magnitud del impacto.

Vea aquí los últimos segundos antes del impacto del DART, tras los cuales la imagen se vuelve roja

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto