Descafeinado: Efecto placebo ayuda a superar la adicción al café

Efecto placebo ayuda a dejar la adicción al café

Descafeinado: el ávido bebedor de café, naturalmente, quiere saber poco de él. Pero una nueva investigación revela ahora que podría ser el santo grial si realmente quieres deshacerte de tu adicción al café sin sufrir síntomas de abstinencia.

Se calcula que alrededor del 90 % de los adultos beben café a diario. Esto convierte a la cafeína en la droga más consumida del mundo. Como su consumo (en dosis bajas o moderadas) se considera generalmente seguro, el café se puede comprar en todas partes y no tiene por qué ser caro, pocos ven motivos para renunciar a esta droga. Pero los ávidos bebedores de café, que se deciden (por la razón que sea) a abandonarlo, pronto descubren que esto provoca verdaderos síntomas de abstinencia. 

“A corto plazo, suelen ser dolores de cabeza y fatiga”, explica el investigador Llew Mills, afiliado a la Escuela de Medicina de Adicciones de la Universidad de Sydney. “Pero una vez superada la fase aguda de abstinencia, los síntomas son los mismos que los de cualquier otra droga de la que te puedes volver dependiente: te vuelves irritable, tenso, ansioso, deprimido, tienes problemas para dormir y empiezas a tener antojo de café otra vez”. Puede sonar un poco extraño (o incluso extremo) para la mayoría de los consumidores de café. Pero hay una buena explicación. “La mayoría de las personas que son adictas a la cafeína no lo saben, porque nunca la dejan durante el tiempo suficiente para experimentar estos síntomas”.

El descafeinado elimina síntomas de abstinencia

Así que la adicción al café existe de verdad. Y también los síntomas de abstinencia. Pero para aquellos a los que aún les gustaría dejar de ser dependientes de la cafeína, Mills y sus colegas tienen ahora buenas noticias. De hecho, han descubierto que el descafeinado (o café sin cafeína) puede eliminar los síntomas de abstinencia, incluso si las personas son conscientes de que el café que consumen no contiene cafeína.

Más sobre la adicción al café

La adicción al café se produce cuando se consume cafeína regularmente y el cuerpo se acostumbra a su presencia, lo que puede llevar a la dependencia de la sustancia. La cafeína es una sustancia estimulante que actúa en el sistema nervioso central, lo que puede provocar una sensación de alerta y energía.

Aunque la adicción al café no se considera una enfermedad grave, puede tener algunos efectos secundarios como problemas para dormir, nerviosismo, aumento del ritmo cardíaco y dolor de cabeza cuando se reduce o se detiene el consumo de cafeína.

Experimentos realizados, resultados interesantes

Mills y sus colegas llegaron a esta sorprendente conclusión tras realizar experimentos en los que participaron 61 “grandes bebedores”, es decir, personas que consumían tres o más tazas de café al día. No se les permitió tomar nada de cafeína durante 24 horas, tras las cuales se evaluó hasta qué punto mostraban síntomas de abstinencia. A continuación, se dividió a los bebedores de café en tres grupos. A dos de ellos se les ofreció descafeinado, pero solo uno de los grupos sabía que era descafeinado; el otro pensaba que era café normal. Al tercer grupo se le sirvió agua como grupo de control. Quince minutos después, se volvió a preguntar a los sujetos por sus síntomas de abstinencia.

“El grupo al que habíamos mentido (que creía que estaba bebiendo café normal, pero bebía descafeinado) registró una disminución significativa de los síntomas de abstinencia”, afirma Mills. Es el ejemplo de libro de texto de un efecto placebo. “Como pensaban que sus síntomas de abstinencia disminuirían, lo hicieron”. 

Esto en sí no es nada nuevo; estudios anteriores también han demostrado este mismo efecto placebo. Sin embargo, se hizo notable cuando los investigadores preguntaron al llamado grupo placebo de etiqueta abierta (las personas que sabían que estaban bebiendo descafeinado) sobre sus síntomas de abstinencia. “Lo interesante fue que los síntomas de abstinencia también disminuyeron cuando las personas sabían que estaban tomando descafeinado”, afirma Mills. “No tanto como en el grupo al que mentimos, pero hubo una disminución significativa”.

Sin expectativas de descafeinado

Resulta aún más sorprendente si se tiene en cuenta que, antes del experimento, los investigadores preguntaron a los sujetos hasta qué punto esperaban que el café normal, el descafeinado o el agua redujeran sus síntomas de abstinencia. Al hacerlo, todos los sujetos que poco después fueron asignados al grupo al que se suministró descafeinado a sabiendas indicaron que en ningún momento esperaban que el café sin cafeína tuviera un impacto positivo en sus síntomas de abstinencia. “Curiosamente, incluso esperaban que el agua redujera sus síntomas de abstinencia más que el descafeinado”, dijo Mills. Pero la realidad fue muy distinta. “En el grupo al que dimos agua, los síntomas de abstinencia no disminuyeron en absoluto”, afirma. Y en el grupo al que se le dio descafeinado, sí lo hicieron. “Eso era lo contrario de lo que esperaban las personas (a las que se dio descafeinado)”, afirma.

Condicionamiento

Así pues, los bebedores de descafeinado que sabían que lo estaban tomando no esperaban nada de su taza de descafeinado, pero este redujo posteriormente sus síntomas de abstinencia. Según los investigadores, esto se debe al condicionamiento. “Las personas que toman café a diario beben miles de tazas a lo largo de su vida”, explica Mills. “Cada taza (pero sin duda la primera de la mañana) reduce el síndrome de abstinencia. Así que, con el tiempo, empiezan a asociar el café y todos los estímulos asociados a él (el sabor, el olor, el calor de la taza, el calor del líquido), tanto consciente como inconscientemente, con la reducción de sus síntomas de abstinencia. Y eso significa que, con el tiempo, esos estímulos también tienen el poder por sí mismos (es decir, sin la cafeína) de reducir los síntomas de abstinencia. El descafeinado (sin duda un buen café descafeinado) tiene muchas de las mismas características que el café con cafeína: sabe igual, tiene el mismo aspecto y se siente igual. Así pues, cuando se toma una taza de descafeinado, se evoca una respuesta condicionada que reduce los síntomas de abstinencia.”

Efecto probablemente temporal

El efecto que los investigadores observaron en el grupo placebo abierto es probablemente solo temporal, subraya Mills. “Las respuestas condicionadas se desvanecen. La respuesta al placebo compite con todas las señales de tu cuerpo que te dicen que necesitas cafeína. Puede anular esas señales durante un tiempo, pero no indefinidamente (…) Pero una taza de descafeinado puede ayudar a alguien que intenta reducir su consumo de cafeína a calmar esos antojos iniciales más fuertes y a seguir tomando cafeína.”

Aunque es obvio que los adictos al café pueden utilizar los hallazgos de Mills y sus colegas para librarse de su dependencia de la cafeína, los científicos esperan que el estudio también ayude en la lucha contra otras adicciones mucho menos inocentes. “El estudio nos proporciona más pruebas de que factores cognitivos como el condicionamiento y las expectativas (las fuerzas motrices del efecto placebo) desempeñan un papel importante en la abstinencia”, afirma. Los especialistas en el campo de la adicción llevan años señalándolo, pero se basa principalmente en observaciones y no en pruebas empíricas. La mayoría de las innovaciones en el tratamiento de la adicción son de naturaleza farmacéutica, pero nuestro estudio sugiere que también puede ser útil desarrollar tratamientos que tengan en cuenta la cognición humana. “En concreto, sugerimos, por ejemplo, que a las personas que están dejando la medicación para el dolor (por ejemplo, la metadona) se les puede ofrecer alternativamente medicación y un placebo de etiqueta abierta durante el proceso de abstinencia, y luego, cuando casi hayan dejado la medicación, cambiar completamente al placebo de etiqueta abierta”. Esto puede prevenir los peores síntomas de abstinencia. “Pero, por supuesto, es necesaria una investigación más cuidadosa”, subraya Mills. Y muy necesaria. “Las personas dependientes del alcohol, las anfetaminas, la heroína, etc., se encuentran entre las más vulnerables y estigmatizadas de nuestra sociedad. No podemos tomarnos a la ligera la investigación de sus problemas”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto