Una roca espacial es detectada antes de su colisión con la Tierra

Un meteorito es detectado antes de colisionar con la tierra

Y esta es especial: es solo la séptima roca espacial que los investigadores han avistado antes de entrar en la atmósfera terrestre.

Es habitual presenciar bolas de fuego o estelas de luz brillante creadas cuando las rocas espaciales atraviesan la atmósfera terrestre. También es habitual que se recuperen (fragmentos de) meteoritos de la superficie terrestre. Por ejemplo, recientemente se han descubierto en la Antártida varios meteoritos, entre ellos uno de gran tamaño que pesa más de 7 kilos.

Roca espacial 2023 CX1

Pero es muy raro que los científicos descubran pequeños meteoritos antes de que entren en la atmósfera terrestre. Solo seis veces lo habían conseguido hasta hace poco. Pero ahora podemos añadir un séptimo caso: 2023 CX1. Esta roca espacial, de un tamaño estimado de un metro, fue descubierta el pasado fin de semana, pocas horas antes de entrar en la atmósfera terrestre.

Primeras observaciones

El astrónomo Krisztián Sárneczky avistó por primera vez la roca espacial el domingo por la noche desde Hungría. Las observaciones posteriores confirmaron sus observaciones y, por tanto, la existencia de la roca espacial, y revelaron que estaba en curso de colisión con la Tierra. Los cálculos mostraron que, además, la roca espacial no tardaría mucho en entrar en la atmósfera terrestre; lo haría el lunes 13 de febrero (02:50 - 03:03 UTC, sobre el norte de Francia).

El impacto

En las horas siguientes, los astrónomos siguieron vigilando de cerca la piedra espacial, que no suponía una amenaza para la Tierra (véase el recuadro). Basándose en esas observaciones, también pudieron predecir por dónde entraría la roca espacial en la atmósfera terrestre; ocurriría en algún lugar sobre el Canal de la Mancha.

Con un tamaño estimado de 1 metro, el 2023 CX1 no supuso una amenaza para la Tierra en ningún momento. De hecho, estas pequeñas rocas espaciales rara vez sobreviven al viaje a través de la atmósfera terrestre; se queman parcialmente en la atmósfera y también suelen romperse en pedazos aún más pequeños en el proceso. No obstante, por el momento no se puede descartar que fragmentos del meteorito hayan logrado alcanzar la superficie terrestre, señaló la ESA. Si es así, pueden haber desembarcado en la costa de Normandía o cerca de ella.

Los astrónomos lograron observar 2023 CX1 hasta unos 10 minutos antes de que entrara en la atmósfera. Sin embargo, no tenemos que adivinar cómo le fue después a la roca espacial; de hecho, observadores del sur de Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Alemania y entre otros países  fueron testigos de cómo la roca espacial iluminó el cielo el 13 de febrero  alas 2:59 UTC (3:59 hora española).

La caída del meteorito 2023 CX1 captado en una fotografía
2023 CX1, fotografiado sobre el norte de Francia. Imagen: Wokege (vía Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0).

Cada vez más detecciones

El hecho de que 2023 CX1 entre en curso de colisión con la Tierra y haya sido detectado en el espacio es extraordinario. De hecho, es solo la séptima roca espacial que se detecta antes de entrar en la atmósfera terrestre. Y lo que es aún más notable a este respecto es que las tres últimas rocas espaciales que ya hemos visto en el espacio en rumbo de colisión con la Tierra se han detectado en los últimos 12 meses. No hay que deducir de ello que las rocas espaciales en curso de colisión con la Tierra hayan aumentado misteriosamente; el reciente aumento se debe a la enorme mejora de los métodos de detección de rocas espaciales.

A partir de 2023 CX1, como se ha dicho, afortunadamente teníamos poco que temer. Pero sabemos (en parte a juzgar por los grandes cráteres de impacto descubiertos anteriormente en la Tierra) que a veces rocas espaciales de mayor tamaño también pueden chocar contra la Tierra. Y eso puede tener consecuencias catastróficas. Pero también se está trabajando en ello. Por ejemplo, dentro de la misión DART. Durante esta misión del año pasado, la NASA ya demostró que es posible hacer que una roca espacial cambie de rumbo mediante un pequeño empujón. Así que puede que no estemos completamente indefensos si en el futuro una roca espacial mucho mayor que el CX1 de 2023 pone inesperadamente rumbo de colisión con la Tierra.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto