Inundaciones costarán mucho dinero a países pobres: cambio climático

Inundaciones costeras por el cambio climático costará mucho dinero a países pobres

Cuando se piensa en reducir las emisiones de CO₂, se piensa sobre todo en salvar el planeta, pero ¿y en salvar el bolsillo? Las devastadoras inundaciones cuestan mucho más dinero de lo que se creía.

Nuevos modelos climáticos muestran el enorme impacto de las futuras inundaciones costeras debidas al cambio climático. Especialmente en Asia, África Occidental y Egipto, y esto sucederá en las próximas décadas.

No se cuenta con dinero suficiente 

Los investigadores australianos calcularon no solo el coste anual de las inundaciones en las zonas costeras, sino también el número de personas afectadas. Calcularon el impacto para un gran número de países, asumiendo diferentes escenarios de adaptación. La conclusión: los países en desarrollo se ven afectados de forma desproporcionada. Y la razón es sencilla. Su ubicación no es ideal, pero sobre todo: donde nosotros construimos unos diques de más o construimos una nueva presa, en esos países no hay dinero para eso.

Eso significa que el coste de las inundaciones aumenta. Al final, esos países acaban gastando más del 5 % de su PIB (producto interior bruto) anual en daños causados por las inundaciones si no toman medidas para proteger mejor sus costas de la subida de las aguas.

Es un reparto injusto

La diferencia con los países desarrollados es enorme, aunque las inundaciones siguen siendo algo muy malo. Incluso en el mundo occidental, pronto gastaremos una media anual de algo menos del 3 % de nuestro PIB en los daños causados por las inundaciones de nuestras costas, y eso si tomamos medidas para reforzar nuestro litoral. Eso va más allá de un dique o presa, por cierto. También hay que tener en cuenta los diques, las dunas de arena, los manglares y la mejora del drenaje. La gran cuestión es que tenemos dinero para esto y muchos otros países no. “Esta investigación muestra los enormes costes humanos y financieros del cambio climático y la desigualdad con que se dejan sentir sus efectos”, afirma el investigador y profesor Ian Young, de la Universidad de Melbourne.

Abandonarán las costas 

“Los países en desarrollo quedarán devastados, tanto en términos de sus economías como del número de personas afectadas. Si no hay dinero para mitigar los daños, la gente se verá obligada a vivir más arriba y eso provocará graves problemas sociales, incluido un aumento de los refugiados climáticos”.

Los investigadores analizaron la probabilidad de inundaciones extremas en más de 9000 lugares para los años 2050 y 2100. Tomando 2015 como punto de partida, se desarrollaron dos escenarios: uno en el que no se tomaban medidas para proteger la costa y otro en el que sí.

Marejada ciclónica y marea viva

El modelo muestra que tomar o no medidas desempeña un papel crucial en el impacto de las inundaciones. Según los investigadores, los mayores daños en 2100 se producirán en Asia, África Occidental y Egipto, independientemente del escenario de adaptación. Los países más afectados son Surinam, Vietnam, Myanmar, Bangladesh, Kuwait, Mauritania, Guyana, Guinea-Bissau, Egipto y Malasia.

Las inundaciones en las costas de estos países pueden deberse a las mareas de tempestad, las mareas altas, las grandes olas y la subida del nivel del mar. “Nuestro modelo incorpora las mareas, las mareas de tempestad, las olas y la subida del nivel del mar. También tiene en cuenta el tamaño de la población, el PIB y las emisiones de CO₂ para 2100”, afirma la investigadora Ebru Kirezci.

Si no se toman medidas, el número de personas afectadas por inundaciones podría pasar de 34 millones al año en 2015 a 246 millones en 2100, concluyen los investigadores. Los costes anuales podrían pasar del 0,3 % del PIB mundial en 2015 al 2,9 % en 2100. Pero si se toman medidas que compensen la subida prevista del nivel del mar, el impacto es menor. En 2100, “solo” 119 millones de personas al año se verán afectadas por las inundaciones, y el coste anual, del 1,1 % del PIB mundial, sigue siendo aproximadamente un tercio del coste si no se toman medidas.

Estamos a tiempo de hacer diques

Podría pensarse que es una obviedad: es con mucho la solución más barata para reforzar la costa en todas partes, pero los investigadores afirman que será un gran reto encontrar dinero para estas medidas. “Se trata de un problema complejo, con el que también lucharon los participantes en la reciente cumbre sobre el clima celebrada en Egipto”, afirmó Young.

En la COP27, celebrada el pasado noviembre en Egipto, sonó por primera vez muy alto el llamamiento de los países en desarrollo para que Occidente aportara dinero para hacer frente a los problemas climáticos, causados en gran medida por los países ricos. Esto todavía no ha tenido mucho efecto. El resultado de la cumbre fue decepcionante.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto