La mejor forma de protegerse del COVID-19 es vacunarse, tomar vitamina D y té rooibos

Las mejores Formas de protegerte del coronavirus según la ciencia

Los investigadores han identificado los factores que aumentan y disminuyen el riesgo de infección (grave) por coronavirus. Y eso produce resultados inesperados y bastante notables.

Mientras tanto, el virus del COVID-19 ha infectado a más de 650 millones de personas en todo el mundo. Y unos 6,6 millones de personas han muerto por los efectos del virus. Además, el cuadro clínico puede variar mucho. Lo que los científicos aún no entienden es cómo es posible que una persona se libre de él con síntomas leves, mientras que el virus resulta mortal para otra. En un nuevo estudio, los investigadores han intentado obtener un mejor control identificando los factores que aumentan y disminuyen el riesgo de infección y de progresión grave de la enfermedad. Y algunas de ellas pueden sorprenderle.

Por qué algunas personas enferman gravemente de la COVID-19, mientras que otras no notan nada es una pregunta acuciante que los investigadores aún se están planteando. No cabe duda de que la edad y los problemas de salud subyacentes influyen. Hasta ahora, los ancianos y las personas con ciertas afecciones preexistentes (como insuficiencia cardiaca o problemas respiratorios) parecen correr un mayor riesgo de verse duramente afectados por el virus. Es posible que los genes también puedan explicar las diferencias entre las personas, aunque los científicos siguen sin saberlo.

Información deficiente

Que esto siga envuelto en brumas después de tres años de la COVID-19 puede deberse a la escasa información sobre los factores que influyen en la probabilidad de infección y en un curso más grave de la enfermedad. Además, la información disponible suele ser especulativa. Según el investigador Jaroslav Flegr, esto es comprensible, por cierto. Por ejemplo, el virus (aunque no lo parezca) sigue existiendo durante un tiempo relativamente corto. “Tres años es muy poco tiempo para recopilar los datos necesarios sobre un nuevo virus, analizarlos, escribir un artículo científico y publicarlo”, explica. “Además, el SARS-CoV-2 no es un solo virus: las variantes difieren en sus propiedades biológicas. Y, por tanto, los factores que influyen en la probabilidad de infección también pueden diferir”.

Para averiguar aún más sobre los factores de riesgo, Flegr y sus colegas reclutaron a unos 30 000 internautas checos. “A los participantes se les presentaron 105 posibles factores de riesgo y protección para la COVID-19 y tuvieron que elegir cuáles se aplicaban a ellos”, explica Flegr. Los factores incluían características sanitarias y demográficas y comportamientos. Entre ellas se incluían tener animales, tomar suplementos o vitaminas, hacer ejercicio, nadar en agua fría, cantar con frecuencia, consumir marihuana, fumar tabaco, vivir solo, pasear por la naturaleza y hacer voluntariado. “También preguntamos a los participantes sobre la progresión de la enfermedad”, dice Flegr. A continuación, los investigadores los analizaron. “Nuestro estudio es solo exploratorio, solo teníamos capacidad para hacer análisis básicos”, dice Flegr.

Factores que aumentan el riesgo de COVID-19

Los investigadores descubrieron varias características que aumentan el riesgo de infección. Por ejemplo, descubrieron que los hombres, las personas del grupo sanguíneo B y los hogares más grandes tienen más probabilidades de tener COVID-19 entre sus miembros. Sorprendentemente, los deportes activos, el canto frecuente y nadar en agua fría también resultaron ser importantes factores de riesgo. “Pero lo peor que se puede hacer, aparte de no vacunarse, es el contacto físico con muchas otras personas”, argumenta Flegr.

¿Sabías qué?

¿Los investigadores demostraron muy pronto que el COVID-19 es más mortífero para los hombres que para las mujeres? Los hombres no solo parecen tener síntomas mucho más graves de la enfermedad, sino que también mueren de ella con mucha más frecuencia. Así pues, “ser varón” es un factor de riesgo importante para la gravedad de la enfermedad, independientemente de la edad.

Factores de protección que reducen el riesgo de COVID-19

El estudio muestra además que llevar estrictamente una mascarilla bucal es lo que más reduce el riesgo de infección. El segundo factor de protección más importante es tomar vitaminas y suplementos. Por ejemplo, el estudio muestra que la ingesta de vitamina D, en particular, protege significativamente contra la infección por COVID-19. Beber té de rooibos (planta de orígen sudafricana) también parece hacer maravillas. “Me sorprendió mucho encontrar factores protectores que no esperábamos de antemano”, afirma Flegr. “Por ejemplo, no pensábamos que el rooibos tuviera un efecto tan fuerte. Lo mejor que puedes hacer para protegerte de la COVID-19 es vacunarte, llevar una mascarilla, tomar vitamina D y beber mucho té rooibos”.

Vivir en una ciudad y el alto nivel educativo

También parece que las personas que viven en ciudades más grandes tienen un riesgo menor. Y eso puede parecer contradictorio. “La explicación más probable es que las personas que viven en grandes ciudades tienen por término medio más estudios y, por tanto, son menos susceptibles a la desinformación”, sugiere Flegr. “Es más probable que sigan las recomendaciones de los profesionales y se protejan mejor”. “Probablemente, también tengan mejor acceso a una buena atención médica”. Esta afirmación coincide con otras conclusiones. Por ejemplo, el estudio muestra que las personas con un mayor nivel educativo (especialmente las mujeres) tienen efectivamente menos probabilidades de enfermar y de enfermar menos gravemente. También muestra que las personas que viven solas tienen menos probabilidades de infectarse. Y, si contraen COVID-19, es más probable que solo presenten síntomas leves. Además, los investigadores demostraron que el distanciamiento social y el lavado de manos frecuente solo tienen un efecto protector débil.

Lo que también descubrieron los investigadores es que fumar tabaco y consumir marihuana (en las mujeres) tiene un efecto protector relativamente fuerte. Y esto es sorprendente. “Además, esto no solo reduce el riesgo de infección, sino que también parece proteger contra un curso más grave de la enfermedad”, afirma Flegr. Por cierto, este notable efecto protector del tabaquismo también se ha demostrado en estudios anteriores. Sin embargo, la mayoría de los estudios muestran efectos adversos del tabaquismo sobre el riesgo de un curso grave de COVID-19. “Además, añadiría que nuestros datos también confirman que fumar cigarrillos tiene un efecto negativo general sobre la salud física de los participantes en nuestro estudio”, afirmó Flegr.

Gracias al estudio, ahora sabemos un poco mejor lo que se puede hacer para protegerse mejor de la COVID-19, así como lo que no se debe hacer por encima de todo. Sin embargo, muchos de los hallazgos siguen sin explicación. Si quieres profundizar tú mismo en estos resultados, puedes hacerlo. “Hemos publicado no solo los resultados de nuestros análisis, sino también todos los datos brutos recogidos durante el estudio”, afirma Flegr. “Estos datos están ahora a disposición de todo el mundo en la base de datos pública Figshare”. “Esperamos que otros científicos analicen los datos detenidamente y con más detalle. Porque creemos que nuestros datos pueden ayudar a combatir el actual coronavirus errante, y otros coronavirus futuros”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto