Las vacunas contra el coronavirus ya han salvado al menos 20 millones de vidas

Las vacunas aplicadas contra el Coronavirus ya van salvando un aproximado de 20 millones de vidas

Sin embargo, si las vacunas se hubieran distribuido de forma más equitativa en todo el mundo, podrían haber sido muchas más.

La primera vacuna contra el Coronavirus se administró el 8 de diciembre de 2021. El despliegue de las vacunas COVID-19 se puso en marcha rápidamente tras la aprobación de las autoridades competentes. Ha dado sus frutos, como demuestra ahora de manera concluyente, un nuevo estudio publicado en la prestigiosa revista científica The Lancet Infectious Diseases. Al parecer, las vacunas han salvado unos 20 millones de vidas en todo el mundo durante el primer año. Pero sobre todo en los países de renta alta y media.

Vidas salvadas

En su estudio, los investigadores estimaron que sin las vacunas contra el Coronavirus, al menos 31,4 millones de personas habrían muerto por los efectos de la COVID-19 en 2021. Gracias a las vacunas, se evitaron 19,8 millones de muertes en el primer año después de la puesta en marcha de las vacunas (8 de diciembre de 2020 - 8 de diciembre de 2021). Esto supone una reducción del 63 %. El estudio se basa en datos de 185 países y territorios y es el primero en evaluar el número de muertes evitadas directa e indirectamente como resultado de la vacunación contra el COVID-19.

Países de renta alta y media

Cabe destacar que la mayoría de las vidas se salvaron en los países de ingresos altos y medios. Los investigadores descubrieron que los países ricos eran responsables de 12 millones del total de casi 20 millones de muertes evitadas. Según el equipo, esto pone de manifiesto la desigual distribución de las vacunas en el mundo, en la que salen perdiendo sobre todo los países de bajos ingresos. "Salvar más de 19 millones de vidas gracias a la velocidad sin precedentes del desarrollo y la puesta en marcha de las vacunas COVID-19 es un logro sanitario mundial extraordinario", afirmó la profesora Alison Galvani en un comentario adicional. "Pero, sin embargo, se podrían haber salvado millones de vidas más con una distribución más equitativa de las vacunas".

COVAX

Después de que las vacunas contra el Coronavirus estuvieran disponibles, la mayoría de los países ricos consiguieron hacerse con las primeras reservas de vacunas. Para dar una oportunidad a los países pobres, se creó COVID-19 Vaccines Global Access (COVAX para abreviar). "Esta iniciativa se puso en marcha porque desde el principio estaba claro que la vacunación mundial sería la única forma de salir de la pandemia", afirma el investigador Oliver Watson. "Nuestros resultados demuestran que probablemente se salvaron millones de vidas al poner las vacunas a disposición de todos, independientemente de su riqueza. Sin embargo, se podría haber hecho más. Si se hubieran cumplido los objetivos de la OMS, calculamos que se podrían haber evitado aproximadamente 1 de cada 5 muertes por COVID-19 en los países de bajos ingresos."

Objetivo de la OMS

La OMS tenía el objetivo de vacunar al 70 % de la población mundial para mediados de 2022. Además, el 40 % de la población mundial debería haber recibido dos o más vacunas para finales de 2021. Lamentablemente, este último objetivo no se logró.

A pesar de la increíble velocidad con la que se han distribuido las vacunas en todo el mundo, se han registrado más de 3,5 millones de muertes por COVID-19 desde la primera inyección en diciembre de 2020. El estudio calcula que se podrían haber salvado otras 599 300 vidas si se hubiera cumplido el objetivo de la OMS (suministrar dos o más dosis de la vacuna contra el coronavirus al 40 % de la población de cada país para finales de 2021).

Muertes

De las 599 300 vidas, la mayoría podrían haberse salvado a nivel regional en África (58,2 %), seguida del Mediterráneo Oriental (21,2 %). Si se hubiera cumplido el objetivo de la OMS, el número de vidas salvadas por la vacunación en estas regiones se habría duplicado con creces (200 000 muertes adicionales evitadas que se suman a las 180 300 que se calcula que se han evitado con la cobertura de vacunación actual).

Con su estudio, los investigadores demuestran el éxito de los programas de vacunación a gran escala. Al mismo tiempo, también ponen el dedo en la llaga y el estudio destaca la gran desigualdad entre ricos y pobres. "Es importante garantizar que las personas más vulnerables de todas las partes del mundo estén protegidas contra la continua propagación del COVID-19, así como de otras enfermedades importantes que afectan de forma desproporcionada a los más pobres", ha declarado la investigadora Azra Ghani. "Garantizar un acceso equitativo a las vacunas es crucial, pero requiere algo más que la simple donación de vacunas. También es necesario mejorar la distribución y la infraestructura de las vacunas, junto con esfuerzos coordinados para combatir la desinformación sobre las vacunas y mejorar la demanda de las mismas. Solo así podremos garantizar que todos puedan beneficiarse de estos recursos que salvan vidas".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto