Hacer más sostenible el bitcoin contaminante: se puede hacer (pero necesita un empujón)

Los bitcoins contaminan y consumen mucha energía

Actualmente, la criptomoneda emite anualmente tanto CO₂ como un país pequeño. Eso puede y debe cambiar. El investigador, conferencista y criptoeconomista Alex de Vries explica cómo.

Bitcoin tiene un problema de emisiones. Y recientemente se ha puesto de manifiesto la magnitud exacta de ese problema. Por ejemplo, la criptomoneda emite anualmente tanto CO₂ como un país pequeño y casi iguala la producción de gasolina a partir del crudo. A pesar de estas alarmantes revelaciones, bitcoin está haciendo poco por ser más respetuoso con el medioambiente. Sin embargo, hay posibilidades, explica el criptoeconomista Alex De Vries, por ejemplo, siguiendo el ejemplo de su competidor Ethereum.

Bitcoin: un gran devorador de energía

Hace tiempo que sabemos que el bitcoin es un gran devorador de energía. ¿Por qué? Quienes quieran bitcoins pueden optar por “minarlos”. En él, ganas bitcoins utilizando un ordenador para resolver complicadas ecuaciones matemáticas. Resolver esas sumas requiere mucha potencia de cálculo y, por tanto, energía. En todo el mundo, la minería virtual de bitcoins consume enormes cantidades de electricidad, generada principalmente a partir de combustibles fósiles como el carbón y el gas natural. Esto provoca enormes cantidades de contaminación atmosférica y emisiones de carbono. Y estas, a su vez, tienen un impacto negativo en nuestro clima y salud globales.

Los investigadores hablaron anteriormente de una situación ecológicamente insostenible. En lugar de asimilarse al “oro digital”, el bitcoin debería compararse con productos de alto consumo energético, como la carne de vacuno, el gas natural y el petróleo crudo.

Consumo

“El valor de las criptomonedas ha aumentado sustancialmente en los últimos años, lo que también ha empujado la contaminación a niveles récord”, explica De Vries en una entrevista. “En su punto álgido del año pasado, la criptominería fue probablemente responsable del 1 % del consumo mundial de electricidad, mientras que apenas obtenemos nada a cambio. La red bitcoin sigue procesando solo un puñado de transacciones por segundo y simplemente no puede manejar más. El consumo medio de electricidad por transacción de bitcoin es de 1200 kWh. Es casi la mitad de lo que consume un hogar al año. Esto es algo que no podemos permitirnos en plena crisis energética y climática”.

La fusión

Al mismo tiempo, Ethereum, el mayor competidor de bitcoin, está demostrando que las cosas pueden ser diferentes. El 15 de septiembre de 2022, la plataforma puso en marcha un cambio que denominaron La Fusión. En realidad, se trata de una importante actualización que supuso el cambio de Ethereum de un mecanismo denominado prueba de trabajo a prueba de participación. Este cambio modificó la forma en que se fabrican los bloques de datos, que constituyen la columna vertebral de las criptomonedas. Y al cambiar el método de producción, Ethereum consume ahora mucha menos energía, que se ha reducido en más de un 99 % de golpe. “Antes de la fusión, Ethereum funcionaba exactamente igual que bitcoin y consumía la misma cantidad de energía, porque ambos funcionaban con un mecanismo de alto consumo energético llamado prueba de trabajo”, explica De Vries. “Pero como Ethereum se ha alejado de este mecanismo, ahora funciona de forma mucho más eficiente”.

Prueba de trabajo

¿Por qué las pruebas de trabajo consumen tanta energía? Para generar los bloques que componen una cadena de bloques se necesita un ordenador. El método de prueba de trabajo utilizado por bitcoin permite a los ordenadores generar aleatoriamente hashes criptográficos (una especie de secuencia de números y letras) hasta que un dispositivo participante encuentra una secuencia que cumple los requisitos predeterminados para crear un nuevo bloque. “Con las pruebas de trabajo, esperas tener suerte en algún momento”, dice De Vries. “Es casi como un juego de adivinanzas numéricas. En algún momento, adivinas el número ganador y entonces consigues hacer el siguiente bloque para la blockchain”. Dado que este método funciona de forma completamente aleatoria, el único factor limitante es el ancho de banda del ordenador disponible para los “mineros”. En resumen, cuantos más ordenadores pongas a trabajar, más probabilidades tendrás de ganar el juego de las adivinanzas. Esto es lo que ha llevado a muchos mineros a llenar enormes almacenes con ordenadores funcionando 24 horas al día, 7 días a la semana, a menudo con energía derivada de combustibles fósiles.

Prueba de participación

La prueba de participación es mucho más eficiente desde el punto de vista energético, ya que requiere mucha menos potencia de cálculo. “La minería virtual de alto consumo energético que sigue utilizando bitcoin ya no es necesaria en un sistema de prueba de participación”, explica De Vries. “Los ordenadores siguen siendo necesarios para crear nuevos bloques para la blockchain subyacente, pero la capacidad de procesamiento de estas máquinas no importa en la prueba de participación. El sistema en el que todos compiten entre sí y tratan de adivinar lo más rápido posible con la esperanza de ser los primeros, esa es la parte que se ha eliminado. Por encima de todo, se necesita capacidad para formar parte de la prueba de participación. En Ethereum, ahora hay que poner un mínimo de 32 ether. A continuación, el software elige aleatoriamente a una de estas partes interesadas para generar el siguiente bloque de la cadena de bloques. No anima a los participantes a competir”.

Descenso sustancial

Las cifras no mienten. De este modo, Ethereum ha conseguido reducir el consumo de energía en un 99,84 %, una disminución considerable. “Esto es prometedor porque demuestra que se puede cambiar el software para reducir drásticamente el consumo de energía”, subraya De Vries. “Esto ofrece la esperanza de que el bitcoin, el mayor contaminador del mundo de las criptomonedas, podría eventualmente hacer un cambio similar también”.

Más sostenible

En resumen, la prueba de participación podría hacer que las criptodivisas contaminantes fueran mucho más sostenibles. Según De Vries, si el bitcoin, por ejemplo, se cambiara, podría conseguir un ahorro de la misma magnitud que Ethereum. “Al mismo tiempo, las emisiones de CO₂ relacionadas con ella también podrían prácticamente desaparecer. Además, también se ahorra enormemente en toda la capacidad de producción de chips que se utiliza actualmente para fabricar equipos mineros especializados, así como en residuos electrónicos, debido a la carrera por desarrollar equipos cada vez mejores.”

Cambio voluntario

Sin embargo, la cuestión es si el bitcoin cambia voluntariamente. Por el momento, al menos, la criptomoneda no se mueve por aquí. Y a los criptoconsumidores tampoco parece entusiasmarles. “Si los consumidores de criptomonedas se preocuparan lo suficiente, probablemente no comprarían bitcoin”, afirma De Vries. “Pero el año pasado estos criptoactivos aún alcanzaron niveles récord, a pesar de que no faltan informes sobre el impacto climático”. Según De Vries, la comunidad bitcoin es muy contraria a cualquier tipo de cambio en el software. “Esto hace que sea muy difícil plantear una actualización similar como la fusión dentro de bitcoin en absoluto”, dijo De Vries.

Política

La concienciación pública no ha sido suficiente. Por ello, el criptoeconomista sostiene que políticas como la divulgación de las emisiones de carbono, los impuestos medioambientales o la prohibición del comercio de criptomonedas que utilicen pruebas de trabajo pueden ser la forma de frenar la minería virtual que consume mucha energía. “Esto se está debatiendo actualmente al más alto nivel de gobernanza”, dice De Vries. “La regulación sería útil para que la comunidad reconsiderara su postura actual. La comunidad bitcoin se ha resistido mucho al cambio, pero Ethereum ha demostrado que, a pesar de las preocupaciones y la resistencia, es posible realizar los cambios necesarios. Además, Ethereum ha demostrado que tampoco hay ninguna razón técnica por la que no pueda pasar de la prueba de trabajo a la prueba de participación.”

En resumen, pues, la cuestión principal es un cambio en la mentalidad de las comunidades que están detrás de las criptodivisas. Y según De Vries, las políticas y normativas pueden desempeñar un papel en este sentido, ya que pueden hacer menos atractivo quedarse atrás en la prueba de trabajo. “Eso podría dar al bitcoin un gran impulso en la dirección correcta”, concluye De Vries.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto