Las emisiones de CO₂ del bitcoin se han multiplicado por 126 en cinco años

Las emociones de CO2 debido a la producción o minería de las criptomonedas como el Bitcoin va en aumento

De hecho, la popular criptomoneda es más contaminante que la carne de vacuno y casi rivaliza con la producción de gasolina a partir del crudo, argumentan los investigadores.

Que el bitcoin es un auténtico devorador de energía se sabe desde hace tiempo. Pero su alcance exacto no estaba claro hasta ahora. Sin embargo, un estudio nos obliga a enfrentarnos a los hechos. Los nuevos cálculos, bastante alarmantes, no solo muestran que la criptomoneda es muy poco respetuosa con el medioambiente, sino que, según los investigadores, el daño climático del bitcoin incluso supera regularmente el valor de su moneda.

Minas

El problema radica principalmente en la llamada "minería". Aquí se ganan bitcoins utilizando un ordenador para resolver complicadas ecuaciones matemáticas. Resolver esas sumas requiere mucha potencia de cálculo y, por tanto, energía. "En todo el mundo, la minería de bitcoins implica enormes cantidades de electricidad, generada principalmente a partir de combustibles fósiles como el carbón y el gas natural", explica el investigador Benjamin Jones. "Esto provoca enormes cantidades de contaminación atmosférica y emisiones de carbono. Y estos, a su vez, tienen un efecto negativo en nuestro clima y salud globales".

Austria y Portugal

Los investigadores calcularon que en 2020, la minería virtual de bitcoin costaría más de 75 teravatios hora (TWh) de electricidad. En comparación, esto significa que el bitcoin consumió más energía en este año que el consumo total de electricidad de Austria (69,9 TWh) o Portugal (48,4 TWh).

Factor 126

Además, el equipo también determinó las emisiones de CO₂ del bitcoin. Y esto demostró que las emisiones por bitcoin generado se multiplicaron por 126 en cinco años: de 0,9 toneladas por moneda en 2016 a 113 toneladas por moneda en 2021.

Daños climáticos

Esto, a su vez, provoca daños climáticos. Los daños climáticos se refieren a los daños que han sido o serán causados (por la actividad humana) al clima. Los investigadores estimaron que cada bitcoin minado en 2021 causó alrededor de 11 314 dólares de daño climático. El valor del daño climático total generado por todos los bitcoins minados entre 2016 y 2021 asciende a 12 000 millones de dólares, según los investigadores.

Contaminando

A continuación, el equipo comparó los daños climáticos del bitcoin con los causados por otras industrias y productos. Piense en el procesamiento de petróleo crudo, la producción de carne agrícola y la minería de metales preciosos. Los resultados son preocupantes. Por ejemplo, entre 2016 y 2021, los daños climáticos de la criptomoneda supusieron una media del 35 % de su valor de mercado. Con ello, el bitcoin supera a la producción de carne de vacuno (33 %) y a la extracción de oro (4 %) y casi iguala a la producción de gasolina a partir del crudo (41 %) y a la compra de electricidad a partir del gas natural (46 %).

Valor monetario

En definitiva, los investigadores demuestran lo contaminante que es el bitcoin para el clima. De hecho, los daños climáticos de la minería virtual de bitcoin suelen ser incluso mayores que el valor de las criptomonedas. "Encontramos varios casos entre 2016 y 2021 en los que el bitcoin es más perjudicial para el clima de lo que realmente vale un solo bitcoin", dijo Jones. "Esto es muy preocupante desde el punto de vista de la sostenibilidad".

Sostenible

Según los investigadores, la situación es sencillamente insostenible desde el punto de vista ecológico. En lugar de asemejarse al "oro digital", el bitcoin debería compararse con productos que consumen mucha energía, como la carne de vacuno, el gas natural y el petróleo crudo. Y no parece que esto vaya a cambiar pronto. "No encontramos pruebas de que el bitcoin sea más sostenible con el tiempo", dijo Jones. "Más bien, nuestros resultados sugieren lo contrario: con el tiempo, la criptomoneda se vuelve en realidad más contaminante y perjudicial para el clima. En resumen, la huella ecológica del bitcoin es cada vez mayor. Realmente está yendo en la dirección equivocada".

Una solución podría estar en los mecanismos llamados "proof of stake" que ya utilizan las criptomonedas Dash y NXT. Estos requieren mucha menos potencia de cálculo. Recientemente, Ethereum también cambió a la prueba de participación. Los investigadores esperan que el bitcoin siga su ejemplo. "Si el cambio no es voluntario, puede ser necesaria una regulación para que la minería de bitcoin sea más sostenible", afirman los investigadores.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto