En esta ciudad caen del cielo 74 toneladas de plástico al año (y eso preocupa a los científicos)

Auckland registra toneladas de microplásticos bque caen desde el cielo

En la ciudad neozelandesa de Auckland llueven literalmente microplásticos. Y todas esas diminutas partículas pueden inhalarse y acumularse en el organismo.

Hace tiempo que sabemos que la contaminación por plásticos es un gran problema. Pero un nuevo estudio vuelve a empujarnos a los hechos. De hecho, los investigadores han calculado que cada año llegan a la ciudad neozelandesa de Auckland nada menos que 74 toneladas de microplásticos. En comparación, esto equivale a más de 3 millones de botellas de plástico. “Es probable que los científicos hayan subestimado considerablemente la cantidad de microplásticos en el aire”, afirma el investigador Joel Rindelaub.

Llueve plástico

En el estudio, los investigadores capturaron microplásticos que llovían del aire utilizando un embudo y un frasco instalados en el tejado de un campus universitario. Casi todos los microplásticos eran demasiado pequeños para verlos a simple vista. Los científicos identificaron las partículas más pequeñas aplicando un tinte que emite luz en determinadas condiciones. De este modo, pudieron encontrar y analizar incluso partículas tan pequeñas como 0,01 milímetros. A continuación, el equipo calculó la masa total.

Los microplásticos que caen son revelados por un tinte
Los microplásticos se hacen visibles tras aplicar el tinte. La escala es de 50 micras (equivalente a 0,05 milímetros). Imagen: Universidad de Auckland

Ciudades

Los investigadores consiguieron finalmente averiguar la cantidad total de microplásticos en el aire sobre Auckland. Y los resultados son bastante preocupantes. Por ejemplo, esta cantidad parece ser muy superior a la descubierta en Londres, Hamburgo y París en los últimos años. El equipo concluye que en un día cualquiera en Auckland se deposita una media de casi 5000 partículas de plástico en cada metro cuadrado. En comparación, un estudio realizado en 2020 estimaba que en Londres se precipitaba una media de “solo” 771 microplásticos por metro cuadrado y día, 275 en Hamburgo y 110 en París.

Por cierto, esto no significa inmediatamente que Auckland esté mucho más contaminada que las demás ciudades. De hecho, bien podría ser que los estudios anteriores no hayan sido capaces de medir los trozos más diminutos de plástico, conocidos como nanoplásticos. Sin embargo, estas diminutas partículas se incluyeron en el estudio de Auckland.

No es solo la cantidad sin precedentes de plástico lo que preocupa a los investigadores. El hecho de que la mayoría de las partículas descubiertas sean tan extremadamente pequeñas también es preocupante, afirman. Los microplásticos son fragmentos de plástico de menos de 5 milímetros. Los nanoplásticos, con un diámetro inferior a 0,05 milímetros, son incluso mucho más pequeños. Y como son tan pequeños, pueden inhalarse fácilmente, penetrar en las células y acumularse en órganos como los testículos, el hígado y el cerebro. “Cuanto menor es el tamaño que estudiamos, más plástico descubrimos”, afirma Rindelaub. “Esto es preocupante porque las partículas más pequeñas son las más tóxicas”.

Nanoplásticos en el cuerpo humano

Anteriormente, los científicos descubrieron que también el cuerpo humano alberga plástico. El pasado mes de marzo, investigadores descubrieron microplásticos en el torrente sanguíneo. “El plástico también se ha encontrado en pulmones humanos y en el tejido pulmonar de pacientes con cáncer”, escriben los investigadores en su estudio. “Esto sugiere que inhalar microplásticos supone un riesgo”.

Tipos de plástico

En resumen, muchos habitantes de Auckland están expuestos diariamente a aire contaminado con microplásticos, lo que podría tener incluso consecuencias para la salud. El polietileno (PE) fue el tipo de plástico más común, seguido del policarbonato (PC) y el tereftalato de polietileno (PET). El PE y el PET son plásticos utilizados como materiales de envasado, mientras que el PC se emplea para fabricar CD y DVD, así como, por ejemplo, gafas de seguridad, cascos y escudos de policía. Los tres plásticos también se emplean mucho en la construcción.

Viento y olas

¿Cómo acaban en el aire pequeños restos de estos sobre Auckland? Cuando el viento soplaba especialmente fuerte desde la costa, aumentaba el número de microplásticos capturados en la ciudad. Por ello, los investigadores sospechan que los microplásticos proceden del océano. El viento y las olas las elevan por los aires y luego vuelven a posarse en la ciudad. “Esta podría ser una importante vía de transporte mundial de microplásticos”, opina Rindelaub. “Podría explicar cómo algunos microplásticos acaban en la atmósfera y son transportados a lugares remotos, como aquí, en Nueva Zelanda”.

Los microplásticos pueden entrar en el medioambiente por varias vías. Por ejemplo, al usar la lavadora o la secadora, las microfibras de la ropa sintética pueden acabar en las aguas residuales. Como son difíciles de filtrar del agua debido a su pequeño aspecto, también es así como acaban en nuestros cursos de agua. Además, pequeños fragmentos de neumáticos de automóvil pueden desprenderse y ser arrastrados al océano por la lluvia. Las botellas de plástico arrojadas descuidadamente a la naturaleza y que acaban en los ríos también son culpables. A continuación, los grandes trozos de plástico se descomponen en trozos cada vez más pequeños, por ejemplo, por los rayos UV del sol o las olas que hacen que los residuos plásticos se estrellen contra las rocas, contra el fondo marino o contra otros desechos.

En conjunto, el estudio de los investigadores muestra la magnitud del problema de los residuos plásticos. Donde antes veíamos este plástico revolucionario como un gran producto, desde hace varias décadas se ha convertido en una gran amenaza. ¿Sabía que en los últimos 70 años se han producido en todo el mundo la asombrosa cifra de 8300 millones de toneladas de plástico? Solo se ha reciclado el 9 %, el resto se ha incinerado o liberado al medioambiente. Y todo ese residuo se arremolina ahora en las ciudades y puede que incluso lo estemos respirando. “Los trabajos futuros deben cuantificar exactamente cuánto plástico estamos respirando”, subraya Rindelaub. “Cada vez está más claro que podemos ingerir muchos microplásticos de esta forma”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto