Descubren deterioro cognitivo por consumo de alimentos ultraprocesados

Comida ultraprocesada, rápida o chatarra, está relacionado con deterioro cognitivo

Nuestras funciones cognitivas disminuyen de forma natural a medida que envejecemos. Pero en quienes consumen muchos alimentos ultraprocesados (como la comida basura) este deterioro se acelera, según investigadores brasileños.

Que la comida basura es poco saludable no le sorprenderá. Por ejemplo, su consumo frecuente puede provocar obesidad y problemas de salud relacionados. Pero científicos brasileños han encontrado ahora otra buena razón para ser un poco precavidos a la hora de consumir comida basura. Después de todo, también parece tener un impacto negativo en la función cerebral. Así se recoge en la revista JAMA Neurology.

Estudio con muchos datos

Los investigadores llegaron a esta conclusión tras analizar los datos de más de 10 000 brasileños de entre 35 y 74 años. Todos los sujetos tuvieron que rellenar cuestionarios sobre su comportamiento alimentario. Además, se evaluó su funcionamiento cognitivo en dos momentos, con una media de ocho años entre ellos. El estudio sugiere que un mayor consumo de alimentos ultraprocesados (véase el recuadro) puede estar asociado a un deterioro más rápido de la función cognitiva.

Los alimentos ultraprocesados son alimentos altamente procesados que, en comparación con los alimentos menos procesados, contienen más calorías, azúcar, grasas saturadas y sal por ración y, por el contrario, albergan relativamente pocas vitaminas, fibra y minerales. Algunos ejemplos de alimentos ultraprocesados son las pizzas congeladas, las bebidas dulces (lácteas), los postres listos para consumir, los helados, las patatas fritas y los aperitivos salados. Básicamente, se trata de productos listos para el consumo que se compran en el supermercado o en restaurantes de comida rápida.

“En primer lugar, es importante señalar que todas las personas sufren un deterioro cognitivo natural a medida que envejecen”, explica la investigadora Natalia Gomes Gonçalves. “Lo que estudiamos es si el consumo de alimentos ultraprocesados puede acelerar ese declive”. Para averiguarlo, se dividió a los sujetos en cuatro grupos. El primer grupo estaba formado por personas en las que los alimentos ultraprocesados representaban hasta el 19,9 % de la ingesta calórica diaria. La segunda consistía en personas en las que los alimentos ultraprocesados representaban entre el 20 % y el 26,7 % de la ingesta calórica. El tercer grupo obtenía entre el 26,8 % y el 34,1 % de sus calorías diarias de alimentos ultraprocesados y el cuarto grupo, incluso más del 34,2 %. “Este último grupo incluía a sujetos que obtenían más del 70 % de su ingesta calórica diaria de alimentos ultraprocesados”, explicó Gomes Gonçalves. “Lo cual, por supuesto, es mucho”. A continuación, los investigadores compararon los tres últimos grupos con el primero y descubrieron que las personas de esos tres grupos experimentaban un deterioro cognitivo más rápido que las que obtenían menos del 19,9 % de su ingesta calórica diaria de alimentos ultraprocesados.

Resultados sorprendentes

Concretamente, el deterioro cognitivo de los sujetos que obtenían más del 19,9 % de su ingesta calórica diaria de alimentos ultraprocesados resultó ser un 28 % mayor que el deterioro cognitivo de las personas que obtenían menos del 19,9 % de su ingesta calórica diaria de alimentos ultraprocesados. El deterioro de sus funciones ejecutivas (un conjunto de funciones superiores de control del cerebro) también fue un 25 % mayor que el del grupo que consumió menos alimentos ultraprocesados. “Además, es importante señalar que los grupos que obtuvieron del 26,8 al 34,1 y más del 34,2 % de sus calorías diarias de alimentos ultraprocesados también registraron un deterioro cognitivo más rápido individualmente (es decir, cuando no se agruparon) que los que obtuvieron menos del 20 % de sus calorías diarias de alimentos ultraprocesados.”

Los resultados sorprendieron a Gomes Gonçalves. Sobre todo porque demuestran que no es necesario consumir grandes cantidades de alimentos ultraprocesados para sufrir efectos cognitivos adversos; incluso las personas cuya ingesta diaria de calorías correspondía en un 20 % a alimentos ultraprocesados ya se deterioraban cognitivamente más rápido que las que consumían menos alimentos ultraprocesados. Además, los investigadores observaron la asociación entre sujetos sanos y razonablemente jóvenes.

Aún no está claro cómo afectan al cerebro los alimentos ultraprocesados. “Tenemos hipótesis al respecto”, argumenta Gomes Gonçalves. Por ejemplo, la inflamación crónica del cerebro (provocada por una dieta poco saludable) podría ser la causa del deterioro cognitivo. La investigación de seguimiento tendrá que demostrar si los investigadores van por buen camino.

Una dieta más sana

A la espera de esa investigación de seguimiento, no parece que haga ningún daño ser precavidos con los alimentos ultraprocesados, que anteriormente también se han relacionado con la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, algunas formas de cáncer y la muerte prematura. Ahora bien, elegir opciones más sanas suele ser bastante difícil. Sobre todo cuando la opción poco saludable (la comida ultraprocesada) es tan sabrosa y fácil. Gomes Gonçalves lo entiende, pero al mismo tiempo subraya que los alimentos menos procesados también pueden ser muy sabrosos. Solo hace falta que le dediques tiempo. “Por ejemplo, en lugar de una pizza congelada, puedes comprar los ingredientes individuales y hacer la masa en casa y utilizar ingredientes frescos. De este modo, sigue siendo posible tomar decisiones más saludables; solo tienes que dedicarle más tiempo y energía. También es importante dedicar tiempo a la transición a una dieta más sana y dejar que los nuevos comportamientos saludables se conviertan poco a poco en un hábito. Eso ayuda a perseverar”.

Y esta transformación no solo es útil a los 30 o 40 años. Porque es precisamente en la mediana edad cuando se pueden sentar así unas bases importantes para más adelante, subraya Gomes Gonçalves. “La mediana edad es un periodo valioso de la vida para adoptar cambios en el estilo de vida, porque los cambios que haga a esa edad afectarán a sus años como anciano”, afirma. “Esto no quiere decir, por cierto, que las personas mayores ya no se beneficien de adoptar un estilo de vida más sano; la investigación ha demostrado una y otra vez que las opciones más saludables (independientemente de la edad) siempre son beneficiosas.”

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Publicidad

Publicidad

Formulario de contacto