Alimentos ultraprocesados relacionados con mortalidad prematura

Los alimentos ultraprocesados están relacionados con morir jóven

En los supermercados, en las calles comerciales y en las estaciones de ferrocarril se pueden degustar alimentos ultraprocesados. Ahora volvemos a ver lo poco saludable que es. 

Los alimentos procesados no son necesariamente malos. Las verduras, frutas y legumbres, por ejemplo, se conservan, congelan o secan, la leche se pasteuriza, el agua del grifo se filtra y los frutos secos se tuestan. A menudo los productos animales, como la leche, la mantequilla y el queso, se modifican, dejando menos grasa saturada o sal en el producto final. También se añaden vitaminas A y D a la margarina, la margarina baja en grasa y la mantequilla para cocinar, y se añade yodo al pan.

Comida basura o chatarra 

Pero los alimentos ultraprocesados están repletos de sales, azúcares, grasas no saludables y calorías, y apenas contienen vitaminas, minerales y fibra. Y realmente están disponibles en todas partes. Con un envase atractivo y un marketing inteligente, rápidamente se come demasiado de este tipo de productos. Algunos ejemplos de alimentos ultraprocesados son las sopas preenvasadas, las salsas, las pizzas congeladas, los platos preparados, los embutidos, los lácteos dulces y los refrescos, los helados, el chocolate, los cereales de desayuno azucarados, las galletas y los dulces. Una galleta, un helado o unas patatas fritas de vez en cuando no suponen ningún problema, pero comer demasiados alimentos ultraprocesados no es saludable y puede provocar graves problemas de salud, como la obesidad, la diabetes de tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

El investigador principal, Eduardo Nilson, y su equipo de la Universidad de São Paulo (Brasil), se adentraron en un mar de datos médicos y dietéticos procedentes de varios estudios nutricionales representativos y los combinaron con datos de la población brasileña. Así, estimaron la proporción de muertes totales atribuibles al consumo de alimentos ultraprocesados por género y grupo de edad. También calcularon el impacto de la reducción de la ingesta de este tipo de alimentos en un 10 %, 20 % y 50 % por grupo de edad.

Miles de muertes evitables

Más del 10 % de las muertes prematuras evitables en Brasil podrían estar relacionadas con el aumento del consumo de alimentos ultraprocesados. Y ello a pesar de que los brasileños consumen de media muchos menos productos de este tipo que los habitantes de los países de mayor renta. Si los brasileños consumieran entre un 10 % y un 50 % menos de alimentos ultraprocesados, se podrían evitar entre 5900 y 29 300 muertes prematuras al año en el país sudamericano, calcularon los investigadores en su metaanálisis. Nilson estima que el impacto positivo de la reducción del consumo de alimentos ultraprocesados en países como Estados Unidos, Australia, los países ricos del Golfo y el norte y oeste de Europa será incluso mayor que en Brasil.

“Estudios anteriores han estimado las repercusiones sanitarias y económicas de la ingesta excesiva de nutrientes como el sodio, el azúcar y las grasas trans, así como el impacto de productos alimentarios específicos, como las bebidas azucaradas”, explica Nilson. “Hasta donde sabemos, somos los primeros en investigar el impacto de los alimentos ultraprocesados en la mortalidad prematura. Estos nuevos conocimientos podrían prevenir enfermedades y muertes prematuras si utilizamos la información como base para nuevas políticas alimentarias.”

Intervenciones gubernamentales

El científico explica que los alimentos ultraprocesados han ido sustituyendo poco a poco el consumo de alimentos no procesados, como el arroz y las judías. La vuelta a la comida sana aún no es tan fácil. Para ello serán necesarias intervenciones gubernamentales y medidas sanitarias, que a la larga deberían conducir a una mejora de los conocimientos y del comportamiento alimentario de los consumidores. Pero el comportamiento aprendido es difícil de cambiar. Además, el férreo lobby de la industria alimentaria quiere proteger sus multimillonarios beneficios. Los alimentos ultraprocesados también tienen un sabor muy bueno: como consumidor te sientes tentado en todo momento.

“El consumo de alimentos ultraprocesados se asocia a una serie de afecciones, como la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y algunos cánceres. Es una de las principales causas de muertes prevenibles y prematuras entre los adultos brasileños”, dijo Nilson. “Incluso si el consumo se reduce a los niveles de hace solo 10 años, las muertes prematuras asociadas ya se reducirían en un 21 %. Hay una necesidad urgente de políticas que desalienten el consumo de estos alimentos poco saludables”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto