Nuevas variantes BQ.1.1 y XBB de Covid-19 causan preocupación

Las nuevas subvariantes de coronavirus causan preocupación en todo el mundo

Dos subvariantes de la variante ómicron del coronavirus, BQ.1.1 y XBB, pueden eludir nuestra inmunidad al virus. Es posible que ambas variantes se generalicen.

Aunque se acerca el invierno, el número de casos de coronavirus está disminuyendo de manera constante en todo el mundo. Así que las cifras parecen bastante buenas. Aun así, corremos el riesgo de que nuevas subvariantes provoquen pronto una ola de infecciones en Europa y América. Así lo afirma Christina Pagel, del University College de Londres, una matemática especializada en la elaboración de modelos de salud. En muchas otras partes del mundo, estas olas ya han comenzado.

Evitar la inmunidad

Hasta hace poco, la pandemia saltaba de una variante de covid-19 a otra, por ejemplo, de delta a ómicron, dice el bioinformático Moritz Gerstung, de la Universidad de Heidelberg (Alemania). “Siempre había una nueva variante que desplazaba muy rápidamente a todas o a la mayoría de las variantes anteriores. Ahora vemos realmente una mezcla de subvariantes”.

Las subvariantes solo se diferencian entre sí en pequeños aspectos. Esos pequeños cambios “son el resultado de legiones de mutaciones en todo el genoma viral”, afirma Gerstung.

Debido a que muchas personas se han vacunado o han estado enfermas, acumulando inmunidad, existe una “presión de selección” que hace que el virus evolucione hacia variantes que evitan la inmunidad. En los primeros momentos de la pandemia, pasamos de una variante del virus a otra a medida que el virus mejoraba su capacidad para infectar las células, dice Gerstung. Ahora que esa función se ha “optimizado”, el virus sigue evolucionando con mutaciones más pequeñas que eluden la inmunidad, afirma.

BQ.1.1 en Europa y África 

Una subvariante preocupante es BQ.1.1. Es un descendiente de la subvariante ómicron-BA.5 BQ.1. Del 3 al 9 de octubre, BQ.1 y sus descendientes fueron responsables del 6 % de las infecciones de coronavirus registrados en la base de datos mundial de virus GISAID. BQ.1 y sus descendientes se han detectado en 65 países.

En Francia, BQ.1.1 representa ya cerca de la mitad de los casos de coronavirus en los que se detecta la variante. Presumiblemente, Francia está a la cabeza de este desarrollo, pero es probable que el resto de Europa le siga pronto, dice Gerstung. Los casos de BQ.1.1 se duplican aproximadamente cada semana, por lo que la variante se está extendiendo rápidamente por todo el mundo.

BQ.1.1 también puede ser responsable de la mayoría de las infecciones de covid-19 en África. En julio ya se detectó esta subvariante en Nigeria. Debido a que los países africanos cuentan con pocas pruebas para saber cuál es la variante prevalente, es difícil conocer la situación actual, dijo Gerstung.

La rápida propagación de la subvariante se debe probablemente a seis mutaciones en la proteína de la espiga, que el virus utiliza para invadir las células. Las vacunas emplean esta proteína para desencadenar una respuesta inmunitaria.

Los estudios iniciales sugieren que las mutaciones de BQ.1.1 evaden la acción de las vacunas y las infecciones previas. “Vemos una buena correlación entre el número de mutaciones y su velocidad de propagación”, dice Gerstung. “BQ.1.1 tiene uno de los números más altos de mutaciones que evitan el sistema inmunológico”. Según Pagel y Gerstung, el éxito de BQ.1.1 se debe, por tanto, más a su capacidad para evitar la inmunidad existente que a que la variante sea mejor para infectar las células.

XBB en Asia

Otra subvariante de ómicron, XBB, está activa en la India. El XBB se identificó por primera vez allí y ahora es responsable de un tercio de las infecciones notificadas en ese país. “De todas las [sub]variantes actuales, BQ.1.1 y XBB parecen ser las que pueden vencer al resto”, dice Pagel.

El XBB se propagó rápidamente desde la India hasta Singapur, donde (junto con su descendiente XBB.1) causó una ola de infección que alcanzó su punto máximo a mediados de octubre. La subvariante se está extendiendo por el resto de Asia. Del 3 al 9 de octubre, el XBB representó el 1,3 % de los casos registrados en el GISAID. La subvariante se ha identificado ya en 35 países.

El XBB surgió de la llamada recombinación, en la que dos progenies de la BA.2 infectaron la misma célula e intercambiaron material genético. Esto creó una subvariante híbrida con siete mutaciones destinadas a evadir la inmunidad. Esto es más que en cualquier otra subvariante.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay pruebas de que las personas que tuvieron covid-19 antes de que la ómicron se volviera dominante tienen más riesgo de reinfección con XBB que con otras subvariantes.

Mezcla

Hasta la fecha, no hay pruebas de que el XBB o el BQ.1.1 provoquen una evolución más grave de la enfermedad que la variante original del ómicron, según la OMS. Pero infectarse con dos o más subvariantes al mismo tiempo puede aumentar el riesgo de enfermedad grave. Sin embargo, lo que más preocupa es que la recombinación provoque nuevas mutaciones que puedan desencadenar violentas oleadas de COVID-19.

“No está claro si la infección por XBB protege contra BQ.1.1, o viceversa. Las dos subvariantes tienen mutaciones muy diferentes”, dice Gerstung. “Mi opinión personal es que la infección con BQ.1.1 debería proporcionar una buena inmunidad contra las formas ancestrales del virus (BA.2 y BA.5) que están estrechamente relacionadas con BQ.1.1. Pero XBB es muy diferente de BQ.1.1, por lo que es difícil decir si también protege contra otras subvariantes”.

Aunque BQ.1.1 está actualmente más extendido que XBB, esto no significa que el primero vaya a borrar del mapa al segundo. “Existe un posible escenario en el que ambos se generalicen”, dice Gerstung.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto