El calentamiento global en el Ártico aumenta los megaincendios

Los incendios en el Ártico parecen aumentar de manera preocupante, en parte es debido al cambio climático

El calentamiento del ártico debido al cambio climático produce una mayor vegetación. Por ello, más de 400 incendios asolaron el Ártico siberiano en 2020. Y tal como están las cosas, esto tampoco será una rareza en el futuro. 

Tanto en 2019 como en 2020, grandes partes del Ártico siberiano ardieron. “Solo en 2020, 423 incendios se produjeron en el Ártico siberiano, con unos 3 millones de hectáreas envueltas en llamas”, afirma el investigador Adrià Descals. Aunque no es raro que se produzcan incendios en Siberia de vez en cuando, el inmenso número fue. Una cuestión apremiante es si esto fue meramente excepcional o una tendencia que se intensifica a medida que el Ártico se calienta. Un nuevo estudio revela ahora la respuesta inequívoca.

Siete veces más incendios

Para llegar al fondo del asunto, los investigadores utilizaron observaciones por satélite (desde 1982 hasta 2020) para estudiar una zona de 286 millones de hectáreas en Siberia, por encima del Círculo Polar Ártico. Los investigadores llegaron al preocupante descubrimiento de que, sobre todo en los últimos años, muchas zonas se incendiaban con frecuencia. Solo en 2020 hubo siete veces más incendios que la media desde 1982.

Cifras alarmantes 

Este aumento puede deberse a las abrasadoras temperaturas que asolaron el Ártico en el verano de 2020. De hecho, este verano ha sido el más caluroso en cuatro décadas. Como se ha mencionado, provocó cientos de incendios que causaron una gran devastación. Además, las conflagraciones se extendieron por una superficie sin precedentes: entre 2019 y 2020, unos 4,7 millones de hectáreas ardieron en llamas. Esto ha provocado importantes emisiones de CO₂. “En 2020, los 423 incendios emitieron en conjunto unos 256 millones de toneladas de CO₂, comparables a las emisiones de CO₂ anuales de España”, ha señalado Descals. “Todos los incendios de 2019 y 2020 supusieron unas emisiones totales de la friolera de 412,7 millones de toneladas de CO₂”.

Permafrost

Es muy preocupante que se estén incendiando zonas tan grandes. Esto se debe a que grandes partes del Ártico están formadas por permafrost, una capa de suelo permanentemente congelada que contiene grandes cantidades de carbono. Los incendios dañan el permafrost. Y cuando se descongela, se libera metano y dióxido de carbono, transportando estos gases de efecto invernadero a la atmósfera y contribuyendo al calentamiento global.

Se podría pensar que las zonas más frías y altas del Ártico estarían a salvo. Pero nada más lejos de la realidad. “Hemos detectado incendios por encima del paralelo 72, a más de 600 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico”, afirma Descals. “Aquí, los incendios son muy inusuales. Incluso el hielo invernal era aún visible en el momento en que los incendios arreciaban”. Además, los incendios parecen sucederse rápidamente. “A veces solo había unos pocos días entre ellos”, dice Descals. “Tenemos la hipótesis de que un aumento de las tormentas eléctricas y de los rayos fueron las principales causas, aunque se necesita más investigación para descartar la posibilidad de que los habitantes de esta remota región hayan influido”.

¿Qué provoca los incendios?

Las olas de calor y, sobre todo, el aumento de las temperaturas superficiales están provocando un aumento de las tormentas eléctricas y de los rayos en el Ártico, fenómenos que hasta ahora eran bastante raros allí. Por cierto, no solo son más frecuentes las tormentas eléctricas, sino que también han aumentado considerablemente otros factores que pueden aumentar la probabilidad de incendios. Y todos estos factores están relacionados con el aumento de las temperaturas.

Mayor vegetación

Los resultados muestran, por ejemplo, que factores como las condiciones más secas, los veranos más largos y la mayor vegetación han mostrado una tendencia constante en las últimas décadas. “El aumento de las temperaturas provocó un deshielo más temprano”, explica el investigador Josep Peñuelas. “Y eso, a su vez, permite un mayor crecimiento de la vegetación, lo que significa que hay más combustible disponible”. Al haber más vegetación y antes, se reduce la cantidad de agua subterránea, lo que amenaza la escasez de agua. Significa que las plantas se secan y, por tanto, se incendian más fácilmente. “El calentamiento del clima tiene, en consecuencia, un doble efecto sobre el riesgo de incendios”, concluye Descals. “Por un lado, aumenta el número de incendios provocados por las tormentas. Por otro lado, la vegetación también se incendia antes”.

Volvamos a la pregunta clave. Al fin y al cabo, ¿fueron realmente excepcionales esos megaincendios “excepcionales” que arrasaron el Ártico? Según los investigadores, podrían convertirse en la nueva normalidad. En concreto, concluyen que el actual aumento de la temperatura es el culpable del incremento exponencial de los incendios en el Ártico. Y eso, como sabemos, no va a cambiar pronto. De hecho, los investigadores señalan que si el calentamiento del Ártico continúa al ritmo actual, la temperatura media de verano del Ártico en 2020 (que era de unos 11 grados centígrados) será bastante común a partir de la segunda mitad del siglo. Estas altas temperaturas aumentan significativamente el riesgo de incendio. “En definitiva, si las temperaturas siguen aumentando al ritmo actual, los megaincendios, como los de 2019 y 2020, aparecerán con mayor frecuencia”, concluye Descals.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto