Las mujeres dejaban de menstruar al llegar a los campos nazis, ¿por qué?

Las mujeres una vez llegados a los campos de concentración nazis dejaban de menstruar

Probablemente, a las mujeres se les administraron hormonas sintéticas disueltas en la sopa, que incluso a largo plazo provocaron infertilidad, abortos y nacimientos de niños muertos.

A estas alturas, las atrocidades del Holocausto son ampliamente conocidas. Los crímenes que tuvieron lugar durante la Segunda Guerra Mundial y que finalmente se cobraron la vida de seis millones de judíos y de otros millones de personas han sido esbozados en numerosos estudios académicos, libros y películas. Pero hay un aspecto que nunca se había estudiado a fondo hasta hace poco: ¿por qué alrededor del 98 % de las mujeres encarceladas en campos de concentración dejaron de menstruar poco después de su llegada?

Menstruación

Las mujeres que vivían en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial no solían menstruar. Hasta hace poco, se pensaba que esto se debía a un traumatismo y a la desnutrición. Sin embargo, según la investigadora Peggy Kleinplatz, esto se queda demasiado corto. "Durante otras atrocidades masivas que han tenido lugar en la historia de la humanidad, este fenómeno abrupto no se produjo o lo hizo lentamente, durante un periodo de 12 a 18 meses", afirma. "Por eso me pregunté qué pasaba con las mujeres en los campos de concentración: ¿qué las llevaba a dejar de menstruar inmediatamente? Esto no puede explicarse del todo por un traumatismo y/o una malnutrición".

Intencionalmente

Kleinplatz se preguntó si podría haber habido una intención deliberada. Para profundizar en el estudio, recogió nada menos que 93 testimonios de mujeres supervivientes del Holocausto o de hijos de supervivientes. A continuación, comparó estos testimonios con las pruebas históricas conocidas. El estudio aporta una hipótesis adicional sobre la razón por la que las mujeres dejaron de menstruar tan pronto después de llegar a los campos de concentración alemanes: las prisioneras recibieron hormonas sintéticas en un intento de detener su ciclo menstrual y afectar a su capacidad de tener hijos.

Sopa

Los supervivientes del Holocausto contaron a Kleinplatz que sospechaban que les ponían algo en la comida. Una mujer, que había trabajado en la cocina de Auschwitz durante meses cuando era adolescente, describió cómo los paquetes de productos químicos eran llevados por guardias armados todos los días. Luego se disolvía en sopas inmundas y se distribuía a las presas para que "dejaran de menstruar". Esta historia se ve corroborada por los resultados de un informe de 1969 que entrevistó a cocineros de Auschwitz, el campo de concentración más famoso de los nazis.

Píldora anticonceptiva

Kleinplatz sospecha que estas hormonas sexuales sintéticas (que hacían que las mujeres dejaran de menstruar inmediatamente) estaban disponibles en abundancia durante la Segunda Guerra Mundial. Esto, por cierto, no es un hecho conocido. Por ejemplo, la píldora anticonceptiva, tal como la conocemos hoy, no fue aprobada en Estados Unidos hasta 1960. Lo que sí sabemos es que las hormonas sexuales exógenas se sintetizaron y fabricaron por primera vez en Berlín en 1933 y pasaron a estar disponibles como medicamentos de venta libre para el tratamiento de la infertilidad. Un farmacólogo y químico alemán, Adolf Butenandt, recibió el Premio Nobel de Química en la década de 1930 por sus trabajos de síntesis de hormonas sexuales.

Más oferta que demanda

Según los investigadores, hay pruebas significativas de que las fábricas alemanas produjeron grandes cantidades de hormonas sexuales en el periodo comprendido entre 1943 y 1945, supuestamente para tratar la infertilidad. "Sin embargo, se fabricaron cantidades mucho mayores de las necesarias", dice el estudio. "Resulta sorprendente que la producción de grandes cantidades de hormonas se considerara tan prioritaria durante la escasez de los tiempos de guerra. Su supuesto propósito podría haberse logrado fácilmente con cantidades mucho menores".

Efecto a largo plazo

Los investigadores sostienen que todo apunta en la misma dirección. Y es que no se fabricaron medicamentos contra la infertilidad, sino fármacos que la provocaban. Y estos fueron distribuidos a las mujeres judías encarceladas en los campos de concentración. Sin embargo, esto tuvo consecuencias de gran alcance. Casi todas las mujeres entrevistadas (el 98 %) no pudieron concebir o dar a luz el número deseado de hijos. De los 197 embarazos confirmados, al menos 48 (24,4 %) acabaron en aborto y 13 (6,6 %) en mortinato. "Estos porcentajes son preocupantes", dice Kleinplatz. "No coincide con la población general ni con otros judíos durante el Baby Boom".

El estudio de los investigadores demuestra que los misterios pueden seguir resolviéndose incluso más de 75 años después de la guerra. Mientras la memoria viva del Holocausto se desvanece cada año, Kleinplatz insta a no dejar de cavar sobre todo. "En este momento, tenemos más preguntas que respuestas", escribe en la conclusión del estudio. "Es deber de los investigadores médicos, de otros científicos y de los historiadores continuar la búsqueda de las respuestas que merecen todas las mujeres entrevistadas en este estudio".


Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto