Estas momias sudamericanas fueron brutalmente asesinadas

Estás momias sudamericanas fueron brutalmente asesinados según un estudio reciente

Con la ayuda de técnicas modernas, los investigadores pueden ahora concluir que al menos dos momias sudamericanas de más de 1000 años tuvieron un final violento.

Esto puede leerse en la revista Frontiers in Medicine. La investigación puede tener consecuencias de gran alcance para nuestra visión de las sociedades precolombinas. Pueden haber sido mucho más violentos de lo que ahora pensamos.

Tres momias

Para el estudio, los científicos examinaron tres momias que se encontraron en Sudamérica y que ahora forman parte de las colecciones de los museos europeos. Son los restos momificados de dos hombres y dos mujeres, cada uno de los cuales murió hace más de 1000 años. A continuación, sus cuerpos se momificaban de forma natural (véase el recuadro).

Todos conocemos las momias egipcias que fueron cuidadosamente momificadas por personas especialmente entrenadas para ello. Sin embargo, las momias en las que se centra este estudio no fueron momificadas por humanos, sino de forma natural. Una persona fallecida puede momificarse de forma natural en un entorno seco, porque ese entorno absorbe los líquidos del cuerpo en descomposición más rápido de lo que puede proceder el proceso de descomposición.

Asesinato

Una de las momias sudamericanas que examinaron los investigadores se encontró en Chile. A juzgar por los objetos que se encontraron en su tumba, formaba parte de una comunidad de pescadores. Se cree que el hombre murió entre el 996 y el 1147 d. C. y fue enterrado en cuclillas. Tendría entre 20 y 25 años en ese momento. Para el estudio, los científicos realizaron una tomografía computarizada en 3D de los restos del hombre. Y ese escáner (en el que se puede ver e inspeccionar en 3D tanto el exterior como el interior del cuerpo) indica que el hombre tuvo una muerte violenta. Es posible que dos personas estuvieran implicadas; una le habría dado un fuerte golpe en la cabeza, tras lo cual la otra le habría apuñalado por la espalda con un objeto punzante.

Otra víctima de asesinato

Además, los investigadores examinaron los restos de un hombre que murió en Perú entre el 902 y el 994 d. C. Las vértebras cervicales significativamente dañadas (dos de ellas incluso movidas) indican que él también fue asesinado. Además, el estado de su aorta y sus grandes vasos indica que sufrió arteriosclerosis en vida.

Muerte natural

La tercera momia que los investigadores estudiaron también procede de Perú. Se trata de los restos de una mujer que murió entre 1224 y 1282 d. C. Murió de forma natural, según los científicos. Su esqueleto ha sido seriamente dañado, pero eso probablemente ocurrió durante su entierro y no a propósito.

Mucha violencia

Estos resultados son interesantes. No solo porque nos dan más información sobre la vida y la muerte de estas personas, sino también porque pueden decirnos más sobre las sociedades de las que formaban parte. Por ejemplo, los investigadores aún se preguntan cómo de violentas eran las sociedades prehistóricas. Para intentar responder a esa pregunta, ahora se suelen buscar rastros de violencia en los restos humanos prehistóricos. Un reciente análisis de restos precolombinos, por ejemplo, demostró que hasta el 21 % de los hombres estudiados mostraban rastros de violencia. Sin embargo, este tipo de investigación suele centrarse en los esqueletos y cráneos. Pero, como demuestran ahora los investigadores, las momias (en las que también se conservan los tejidos blandos) también pueden ser una importante fuente de información si queremos conocer mejor el grado de uso de la violencia en las sociedades prehistóricas. "Aquí mostramos la violencia letal en dos de las tres momias sudamericanas que examinamos con una tomografía computarizada en 3D", dijo el investigador Andreas G. Nerlich. "Y los tipos de traumatismos que encontramos no habrían sido detectables si solo hubieran sobrevivido los esqueletos de estas personas".

Por lo tanto, el estudio insinúa que, al centrarse solo en los esqueletos, los investigadores pueden estar subestimando el alcance de la violencia utilizada. "El estudio del material humano momificado puede revelar un grado de traumatismo mucho mayor (ciertamente intencionado) que el estudio de los esqueletos", dijo Nerlich. Por ello, aboga por someter a más momias sudamericanas a un escaneo 3D en el futuro para averiguar cómo murieron. En combinación con la investigación de los esqueletos y cráneos recuperados de la misma época, esto podría proporcionar una imagen más precisa de la medida en que las sociedades prehistóricas experimentaron la violencia.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto