El telescopio James Webb descubre CO₂ en un planeta distante

Descubren dióxido de carbono CO2 en un exoplaneta distante

James Webb detectó el dióxido de carbono en la atmósfera del planeta WASP-39b. El planeta se encuentra a unos 700 años luz de la Tierra y gira alrededor de una estrella similar al sol. El planeta es ligeramente mayor que Júpiter, pero considerablemente más ligero; la masa de WASP-39b es aproximadamente un 75 % menor que la de nuestro Júpiter. 

Esto significa que el planeta está bastante hinchado. Esto se debe en parte a que es enormemente caliente; las temperaturas del planeta alcanzan unos 900 grados centígrados. Y eso, a su vez, puede deberse a la pequeña distancia entre WASP-39b y su estrella madre; la distancia entre WASP-39b y la estrella madre es unas ocho veces menor que la distancia entre Mercurio (el planeta más interior de nuestro sistema solar) y nuestro Sol. Debido a esta pequeña distancia a la estrella madre, WASP-39b no necesita tanto tiempo para completar una órbita alrededor de la estrella; solo algo más de 4 días.

La luz de las estrellas

Esto es muy útil si quieres saber más sobre la composición de la atmósfera de WASP-39b. Para ello, hay que estudiar el planeta mientras pasa por delante de la estrella (algo que WASP-39b hace regularmente).

Durante dicho tránsito, la luz de la estrella se filtra a través de la atmósfera. Y este viaje a través de la atmósfera no deja de afectar a la luz; bajo la influencia de la composición de la atmósfera, el espectro de la luz de las estrellas cambia. O más exactamente: cambia la intensidad de ciertos colores de esa luz estelar (la gama de colores de las longitudes de onda adyacentes se llama espectro). Esto se debe a que los diferentes gases también absorben diferentes combinaciones de luz. Por lo tanto, un análisis del espectro de la luz que viaja a través de la atmósfera puede proporcionar más información sobre los gases que la luz ha encontrado en su camino.

Los investigadores han llevado a cabo un análisis de este tipo, utilizando las observaciones del telescopio James Webb. Y eso se traduce en la detección de la primera prueba irrefutable de la presencia de dióxido de carbono en la atmósfera de un exoplaneta.

Un preludio de más

Es el preludio de algo más. Con el tiempo, James Webb va a observar de cerca las atmósferas de muchos más planetas. "Entender la composición de la atmósfera de un planeta es importante porque nos dice algo sobre el origen del planeta y cómo evolucionó", dice la investigadora Yamila Miguel. "Al medir esta propiedad del dióxido de carbono, podemos determinar cuánto material sólido y cuánto gaseoso se empleó para formar este gigante gaseoso", explica su colega Jean-Michel Desert. "En la próxima década, Webb realizará este tipo de mediciones en diferentes tipos de planetas. Esto nos permitirá conocer mejor el proceso de formación de los planetas y saber si nuestro propio sistema solar es único".

Aunque la opción obvia es observar inicialmente a los gigantes gaseosos calientes como WASP-39b (que orbitan su estrella con regularidad y tienen una atmósfera considerablemente hinchada) los investigadores esperan utilizar James Webb para desentrañar también las atmósferas de los planetas rocosos pequeños a su debido tiempo. Las primeras observaciones de James Webb permiten a los investigadores confiar en que esto será posible. "La detección de una señal tan clara de dióxido de carbono en WASP-39b es un buen augurio para la detección de atmósferas en planetas más pequeños, similares a la Tierra", afirma la investigadora Natalie Batalha.

Sobre James Webb

El telescopio James Webb es el sucesor del famoso telescopio Hubble y está operativo desde hace un mes. Es el telescopio espacial más potente construido hasta la fecha y las expectativas que suscita son elevadas. Por ejemplo, el telescopio debería ser capaz de detectar las primeras galaxias que surgieron poco después del Big Bang y, por tanto, proporcionar más información sobre la evolución del universo. Además, el telescopio también investigará la formación de estrellas y planetas, buscará planetas similares a la Tierra y arrojará nueva luz sobre la evolución de las galaxias. También, como se ha mencionado anteriormente, el telescopio analizará las atmósferas de numerosos planetas fuera de nuestro sistema solar y, por tanto, proporcionará más información sobre los procesos (quizás biológicos) que tienen lugar en esos planetas. A la espera de todas estas grandes observaciones y descubrimientos, hemos podido maravillarnos regularmente con las bellas imágenes realizadas por James Webb. Por ejemplo, el telescopio ha captado recientemente a Júpiter, y ya se han tomado hermosas imágenes de la nebulosa Carina y de la galaxia Rueda de Carro.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto