ALMA realiza la primera detección de gas en un disco circumplanetario: planeta en formación

Gas circumplanetao alrededor de la estrella as 209

La joven estrella AS 209 podría albergar el exoplaneta más joven de la historia, e incluso podría dar a luz a una luna "pronto".

A unos 395 años luz de nosotros, en la constelación del Portador de la Serpiente, encontramos la joven estrella AS 209. Los investigadores están muy interesados en esta estrella desde hace varios años, especialmente por la presencia de siete anillos, que parecen indicar que la estrella está dando a luz a planetas. En un nuevo estudio, los investigadores han observado más de cerca la estrella utilizando el radiotelescopio ALMA. Los resultados muestran que la estrella puede albergar un exoplaneta muy joven.

Exoplaneta

Al estudiar AS 209, el equipo descubrió un punto brillante en medio de una cavidad, por lo demás vacía, en el gas que rodea a la estrella. Según el equipo, esto indica la presencia de un denominado disco circunplanetario que rodea a un planeta del tamaño de Júpiter.

Gas circumplanetario alrededor de la estrella as 209
Los científicos que estudian la joven estrella AS 209 han detectado el gas en un disco circunplanetario. Esto sugiere que la estrella puede albergar un planeta muy joven del tamaño de Júpiter. Las imágenes científicas del estudio muestran (derecha) emisiones de luz en forma de manchas procedentes de cavidades que, de otro modo, estarían vacías en el disco de siete anillos altamente estructurado (izquierda). Imagen: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), J. Bae (U. Florida)

¿Qué es un disco circumplanetario?

Sabemos que los planetas se forman al aglutinarse la materia en el disco de gas y polvo que rodea a las estrellas jóvenes. A medida que los planetas crecen de esta manera, crean cavidades en el disco de gas y polvo al tragar material. Y durante este proceso, un planeta también puede desarrollar su propio disco de gas y polvo. Esto se denomina disco circunplanetario y es una especie de acumulación anular de gas, polvo y desechos alrededor de los exoplanetas jóvenes.

El descubrimiento de este disco circunplanetario es muy especial. Es la tercera vez que se confirma la existencia de un disco circumplanetario. Aunque los científicos llevan mucho tiempo sospechando que los exoplanetas tienen este tipo de discos, hasta hace poco no podían demostrarlo.

¿Luna?

La observación es también un hito para ALMA. Es la primera vez que este radiotelescopio observa el gas de un disco circunplanetario. Y esto podría incluso indicar la formación de una luna alrededor del presunto exoplaneta. Los discos circundantes tienen dos funciones: por un lado, contribuyen al crecimiento del planeta regulando la cantidad de material que cae sobre él. Al mismo tiempo, el material del disco circunplanetario también puede agregarse, formando lunas u otros pequeños objetos rocosos.

El exoplaneta más joven de la historia

Los científicos siguen de cerca el sistema. El presunto exoplaneta se encuentra a unos 30 000 millones de kilómetros de su estrella madre. Esto arroja muchas dudas sobre las teorías predominantes acerca de cómo nacen los planetas. Además, se estima que la edad de la estrella madre es de unos 1,6 millones de años. De confirmarse, el exoplaneta que posiblemente lo orbite podría pasar a la historia como el exoplaneta más joven jamás descubierto.

Telescopio James Webb

Según los astrónomos, se necesitan más investigaciones para confirmar la presencia del planeta. La esperanza es que el telescopio James Webb pueda ayudar. "La mejor manera de estudiar la formación de los planetas es observarlos mientras se forman", afirma el investigador Jaehan Bae. "Vivimos en una época muy emocionante en la que podemos hacerlo gracias a potentes telescopios, como ALMA y James Webb".

Por ahora, sin embargo, los nuevos resultados proporcionan más pistas sobre cómo podrían formarse los planetas alrededor de las estrellas jóvenes. Además, el estudio de los discos circunplanetarios en sus etapas más tempranas también puede arrojar luz sobre la formación de nuestro propio sistema solar. Por ejemplo, se supone que las lunas galileanas de Júpiter (las cuatro lunas más grandes de Júpiter) también se formaron en un disco circunplanetario alrededor del gigante gaseoso hace unos 4500 millones de años. Por ello, el estudio también ofrece una visión de lo que ocurrió hace miles de millones de años en nuestro propio y joven sistema solar.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto