¿Por qué el T. Rex tenía los brazos tan cortos?

Es una pregunta que ha desconcertado a los paleontólogos durante años: ¿por qué el poderoso T. rex tenía unos brazos tan ridículamente cortos? Un investigador estadounidense ha planteado ahora una interesante hipótesis.

El Tyrannosaurus rex causó impresión, con su enorme cabeza que podía elevarse más de tres metros sobre el suelo y un cuerpo que podía medir más de 13 metros. Por no hablar de los afilados dientes y las poderosas mandíbulas con las que este dinosaurio carnívoro hizo la vida difícil a otros dinosaurios hace más de 66 millones de años. Pero lo que siempre resta fuerza a toda esa potencia son los antebrazos del carnívoro. O más bien: los antebrazos. Están completamente desproporcionados; por ejemplo, un T. rex que medía algo más de 13 metros tenía una cabeza de 1,5 metros de largo, pero los antebrazos solo medían 90 centímetros. Para ilustrar lo extraño que es esto: en las mismas proporciones, un ser humano de 182 centímetros de largo tendría brazos de solamente 12,7 centímetros.

Teorías

El misterio de los antebrazos cortos ha sido objeto de mucho debate entre los paleontólogos. Esto ha dado lugar a una serie de interesantes hipótesis sobre la función de los antebrazos. Por ejemplo, algunos investigadores creen que el T. rex utilizaba los antebrazos cortos durante el apareamiento o para sujetar a una presa o para empujar a un Triceratops. Pero en la revista Acta Palaeontologia Polonica, el paleontólogo Kevin Padian argumenta ahora que puede que hayamos estado mirando esos antebrazos de forma equivocada todo el tiempo, y presenta una nueva e interesante hipótesis.

Una visión diferente

Los investigadores anteriores se preguntaban principalmente: ¿con qué funciones obtuvo el T. rex estos cortos antebrazos a través de la evolución? Pero según Padian, puede que estemos haciendo la pregunta equivocada. En su lugar, tal vez deberíamos preguntarnos qué ventaja le daban los antebrazos cortos al T. rex. En su artículo, Padian ya da un buen ejemplo y, basándose en esta línea de razonamiento, plantea una hipótesis completamente nueva sobre la evolución de esos extraños antebrazos. Los brazos del T. rex, originalmente mucho más largos, se habrían encogido para evitar que fueran mordidos accidental o deliberadamente por congéneres.

Puede sonar un poco exagerado, pero imagine por un momento el cadáver de un gran dinosaurio herbívoro. Pronto, varios tiranosaurios se reúnen alrededor del cadáver y, con sus enormes cabezas que contienen dientes afilados y mandíbulas muy poderosas, comienzan a darse un festín con la carne del dinosaurio muerto. Es una caza salvaje: muerden, rompen huesos y arrancan carne. En un lugar como este, los antebrazos largos son una verdadera desventaja; antes de que te des cuenta, tu vecino te los arrancará de un mordisco, ya sea por accidente o a propósito, porque te estás acercando demasiado. Y eso puede tener graves consecuencias para un T. rex: puede morir desangrado o contraer una infección mortal poco después. "Así que puede ser ventajoso desarrollar antebrazos más cortos, ya que no los necesita cuando caza presas", dice Padian.

Sobre las hipótesis anteriores

Como se ha mencionado, los antebrazos de los ancestros del T. rex eran mucho más largos. Por lo tanto, debe haber una razón para que estos brazos se hayan reducido con el tiempo. "Todas las ideas que se han ventilado sobre esto no están probadas o son imposibles, porque simplemente no funcionan". Por ejemplo, los brazos son demasiado cortos y no tienen la fuerza suficiente para abrazar a una pareja (reticente) durante el apareamiento. Empujar o recoger una presa también debía ser difícil, porque la cabeza, mucho más grande, estorbaba constantemente. "No pueden acercarse lo suficiente a las cosas para recogerlas (...) Los brazos son simplemente demasiado cortos. No pueden tocar, no pueden llegar a la boca y tienen una movilidad tan limitada que no pueden llegar muy lejos. La enorme cabeza y el cuello sobresalen a lo largo y ancho y, en efecto, forman la máquina de la muerte que viste en 'Parque Jurásico'". Además, ninguna de las hipótesis anteriores explica por qué los brazos serían más cortos. "En el mejor de los casos, explican por qué los brazos permanecerían tan cortos. Y en todos los casos, las funciones propuestas (como sujetar a los compañeros o a las presas) habrían sido mucho más eficaces si los brazos hubieran sido más largos."

Caza en grupo

Incluso la hipótesis que plantea ahora Padian es (tiene que admitirlo) difícil de comprobar 66 millones de años después de la extinción del T. rex. Pero es una hipótesis en la que los antebrazos cortos eran claramente ventajosos para el T. rex. Padian encontró su explicación alternativa para la evolución de los antebrazos cortos cuando se enteró de que otros paleontólogos habían encontrado pruebas tentativas de que el T. rex cazaba en grupo. "Varios yacimientos descubiertos en los últimos 20 años albergan tiranosaurios adultos y jóvenes. No podemos suponer realmente que hayan vivido o incluso que hayan muerto juntos. Solo sabemos que fueron enterrados juntos. Pero cuando se encuentran los mismos animales en diferentes lugares, es una señal fuerte. Y es posible que cazaran en grupo". Y los tirones de aquellos poderosos tiranosaurios mientras cazaban y se alimentaban bien podrían haber sido la fuerza motriz del encogimiento de aquellos antebrazos, supuso Padian.

Investigación de seguimiento

Quizá nunca se pueda establecer con certeza si realmente ocurrió así. Pero los investigadores pueden explorar más la hipótesis. Por ejemplo, sugiere Padian, reexaminando los restos fósiles de tiranosaurios en busca de marcas de mordeduras. "Las marcas de mordeduras en el cráneo y otras partes del esqueleto son comunes en los tiranosaurios y otros dinosaurios carnívoros. Si se encuentran menos marcas de mordeduras en los brazos encogidos, puede indicar que el encogimiento de los brazos funcinó.

Por cierto, Padian no pretende directamente demostrar que tiene razón. Espera sobre todo que su trabajo de investigación haga reflexionar a los demás. "Contamos muchas historias sobre las posibles funciones del T. rex, porque es un problema interesante. Pero, ¿realmente estamos viendo ese problema de la manera correcta?". Está claro que Padian no piensa así y coge el toro por los cuernos en su investigación. "En primer lugar, quería establecer que las ideas funcionales imperantes (sobre los antebrazos, ed.) no funcionan. Eso nos lleva de nuevo al punto de partida. Entonces tenemos que utilizar un enfoque integrado, en el que no solo tengamos en cuenta consideraciones puramente mecánicas, sino también la organización social, el comportamiento alimentario y los factores ecológicos". Por cierto, en futuras investigaciones también se debería mirar más allá del T. rex. Hay más dinosaurios carnívoros que (independientemente y probablemente por otras razones) desarrollaron antebrazos más cortos. "El tamaño y las proporciones de las extremidades en estos grupos son diferentes, pero también lo son otros aspectos de sus esqueletos. No deberíamos esperar que (los antebrazos, ed.) se hayan encogido de la misma manera". Por lo tanto, los paleontólogos aún tienen mucho trabajo por hacer.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto