Descubren una estrella de neutrones que gira tan lento que podría reescribir su concepto

El objeto estelar ASKAP J1935+2148 desafía las expectativas al girar a un ritmo extraordinariamente lento, completando apenas una vuelta alrededor de su eje en poco menos de una hora.

Ninguna de las más de 3000 estrellas de neutrones emisoras de radio descubiertas hasta ahora gira tan despacio como este nuevo objeto. Desconcierta a los investigadores.

Los astrónomos se han topado con un objeto bastante curioso en nuestro cielo nocturno. Se trata de una estrella de neutrones que probablemente gira más despacio que ninguna otra jamás medida. Según los investigadores, el objeto desafía nuestra comprensión de las estrellas de neutrones. “El hecho de que la señal se repita a un ritmo tan lento es extraordinario”, afirma Manisha Caleb, directora de la investigación.

Estrellas de neutrones

Para entender por qué esta estrella de neutrones “perezosa” es tan singular, primero tenemos que remontarnos a qué son exactamente las estrellas de neutrones. Cuando las estrellas grandes (con unas 10 veces la masa de nuestro Sol) llegan al final de su vida, consumen todo su combustible y explotan en una espectacular supernova. Lo que queda es un remanente estelar extremadamente compacto, con 1,4 veces la masa del Sol comprimida en una esfera de apenas 20 kilómetros de diámetro. La materia es tan compacta que los electrones cargados negativamente se comprimen con protones cargados positivamente. El resultado es un objeto compuesto por innumerables partículas cargadas neutralmente. Y a partir de ahí se forma una estrella de neutrones.

Debido a la física extrema con la que colapsan estas estrellas, las estrellas de neutrones suelen girar a velocidades asombrosas. Tardan apenas segundos o incluso fracciones de segundo en completar una órbita alrededor de su eje. Esto es lo que hace que el nuevo descubrimiento sea tan notable. Porque la señal de la estrella de neutrones recién descubierta sugiere que esta estrella gira a un ritmo bastante lento. En concreto, parece completar una vuelta alrededor de su eje en poco menos de una hora.

Estrella ASKAP J1935+2148

La estrella de neutrones “perezosa”, llamada ASKAP J1935+2148, establece así un nuevo récord. Y es que de las más de 3000 estrellas de neutrones emisoras de radio descubiertas hasta ahora, ninguna gira tan lentamente como esta. “Es muy inusual encontrar una estrella de neutrones candidata que emita pulsaciones de radio de esta forma”, afirma Caleb. Los resultados se publican hoy en Nature Astronomy.

Descubierto gracias al radiotelescopio ASKAP

Los investigadores dieron con el extraño objeto gracias al radiotelescopio ASKAP, situado en Australia Occidental. Este telescopio es capaz de observar una gran parte del cielo a la vez, lo que significa que puede captar fenómenos que los investigadores ni siquiera están buscando. Según el investigador Emil Lenc, ASKAP J1935+2148 ni siquiera se habría encontrado de otro modo. “Mientras observaba un rayo gamma y buscaba un destello de radio rápido, de repente me fijé en este objeto”, explica. “ASKAP es uno de los principales telescopios del mundo para este tipo de investigación porque escanea continuamente grandes partes del cielo. Esto nos permite detectar incluso las anomalías más pequeñas”.

Tres estados de emisión diferentes

Lo que también llama la atención es que ASKAP J1935+2148 presenta tres estados de emisión diferentes. El primero es un pulso potente que dura decenas de segundos, el segundo es un pulso más débil que dura cientos de milisegundos, y el tercero es un modo completamente inactivo sin ningún pulso. “El radiotelescopio MeerKAT de Sudáfrica desempeñó un papel crucial en la identificación de estos diferentes estados”, explica Caleb. “Si las señales no hubieran procedido de la misma ubicación en el cielo, no habríamos creído que procedían del mismo objeto”.

Estrella de neutrones o enana blanca

El origen de la misteriosa señal permanece actualmente envuelto en brumas. Aunque los investigadores tienen alguna sospecha. Por ejemplo, sostienen que una estrella de neutrones de rotación lenta es probablemente la explicación más probable. Pero una enana blanca también sigue figurando en la lista de sospechosos. De hecho, una enana blanca aislada con un campo magnético excepcionalmente fuerte también podría producir la señal observada. Lo descabellado es que nunca se haya detectado una enana blanca aislada cercana fuertemente magnética. Por otro lado, una estrella de neutrones con campos magnéticos extremos podría explicar las emisiones observadas con bastante facilidad. O bien, otra posibilidad es que el objeto forme parte de un sistema binario compuesto por una estrella de neutrones u otra enana blanca.

Revisar nuestro concepto

En resumen, se necesitan más investigaciones para confirmar si el objeto es una estrella de neutrones o una enana blanca. Sea cual sea el resultado, el estudio de ASKAP J1935+2148 nos proporcionará valiosos conocimientos sobre la física de estos extraordinarios objetos. No cabe duda de que el objeto desafía nuestra comprensión de la emisión y evolución de las estrellas de neutrones. “Este descubrimiento podría obligarnos a revisar nuestra antigua comprensión de las estrellas de neutrones o enanas blancas”, señala Caleb. “Particularmente en términos de cómo emiten ondas de radio y cómo son sus poblaciones en nuestra Galaxia”.

El descubrimiento vuelve a poner de relieve lo mucho que podemos aprender gracias a telescopios como ASKAP y MeerKAT. “Antes de la llegada de estos nuevos telescopios, el cielo radioeléctrico dinámico permanecía en gran medida inexplorado”, afirma la investigadora Tara Murphy. “Ahora podemos realizar estudios en profundidad y a menudo nos encontramos con varios fenómenos inusuales. Estos sucesos nos ofrecen valiosos conocimientos sobre cómo funciona la física en entornos extremos”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto