Nuevos fósiles de dinosaurios revelan la transición de escamas a plumas

El Psittacosaurus estudiado vivió hace unos 135 a 120 millones de años, durante el período Cretácico, y fue un dinosaurio emplumado que proporcionó valiosa información sobre la transición de la piel escamosa a las plumas en los dinosaurios.

Paleontólogos del University College Cork han descubierto que algunos dinosaurios emplumados también (aún) tenían piel de reptil.

Es un tema que interesa a un grupo diverso de personas: desde niños a paleontólogos, y desde cuidadores de gallinas a entusiastas de Jurassic Park. ¿Qué aspecto tenía realmente el dinosaurio? Durante mucho tiempo, estas inmensas bestias (que dieron sus primeros pasos sobre la Tierra hace unos 230 millones de años) fueron representadas con una piel gomosa de reptil. Aunque los primeros dinosaurios se parecían un poco a un lagarto gigante, a lo largo de los años se han encontrado cada vez más pruebas de que algunos dinosaurios probablemente se parecían más a un pollo gigante. Lo cual no es sorprendente, teniendo en cuenta que las aves son descendientes directas de los dinosaurios.

Pero, ¿cómo se produjo entonces esa transición evolutiva de la piel con escamas a las plumas? Hasta ahora, eso era siempre una especie de misterio, pero investigadores del University College Cork han dado ahora otro paso importante en esa dirección: utilizando radiación ultravioleta, han visto que algunos dinosaurios emplumados no solo tenían plumas, sino también escamas. Y eso nos da nueva información sobre la evolución del dinosaurio al gorrión.

Dinosaurio del periodo Cretácico

Para ello, los investigadores estudiaron un ejemplar del dinosaurio emplumado, el Psittacosaurus, que vivió a principios del Cretácico, hace entre 135 y 120 millones de años. Sabemos que por esa misma época los dinosaurios acabaron evolucionando hasta convertirse en aves a lo largo de millones de años, y que este dinosaurio poseía algún tipo de pico y plumas. Lo que no era visible hasta ahora era que en los lugares donde el dinosaurio no tenía plumas, no había piel desnuda parecida a la de las aves, sino una piel escamosa similar a la de un reptil.

Los paleontólogos vieron esto solo cuando iluminaron el fósil con luz ultravioleta, un proceso que reveló restos de una piel conservada que eran invisibles a la luz natural. “El fósil es realmente una joya oculta”, afirma el investigador Zixiao Yang. “Como la piel del fósil no es visible a simple vista, quedó oculta cuando el espécimen fue donado a la Universidad de Nanjing en 2021”. Tras el descubrimiento, los investigadores también expusieron las pieles fósiles a rayos X y luz infrarroja. Lo que les permitió incluso ver detalles de la estructura celular conservada.

Piel suave, similar a la de las aves

“Nuestro descubrimiento sugiere que la piel suave, parecida a la de las aves, se desarrolló inicialmente solo en las partes emplumadas del cuerpo”, explica la investigadora Maria McNamara. El resto de la piel probablemente seguía siendo escamosa en aquella época, como en los reptiles modernos. Esto sugiere que la transición de la piel no se produjo de golpe, sino gradualmente, a través de lo que se conoce como “desarrollo zonal”. Según McNamara, esto podría haber beneficiado a los precursores de las aves.

“Las funciones esenciales de la piel, como la protección contra la abrasión, la deshidratación y los parásitos, se mantuvieron así mientras los primeros dinosaurios experimentaban con las plumas”. Así que al seguir con la piel parecida a la de los reptiles durante un poco más de tiempo, los nuevos dinosaurios tenían menos riesgo de sufrir cualquier inconveniente de la piel experimental más nueva. De ese modo, podían sobrevivir a los problemas iniciales del “diseño” y transmitir los genes de las plumas a su descendencia.

Además de nuevos conocimientos sobre la evolución, los investigadores también podrán avanzar en un futuro próximo en el análisis de la química de la piel fósil. Pues resulta que está compuesta de sílice, como el vidrio, dice Yang. “Una conservación que nunca antes se había encontrado en fósiles de vertebrados”. Eso podría cambiar pronto, ahora que se sabe que la luz ultravioleta puede revelar tejidos blandos ocultos. Al fin y al cabo, quién sabe, puede que haya muchos más fósiles que aún transporten información desconocida.

¿Por qué los dinosaurios desarrollaron plumas?

Una investigación de 2019 sugiere que en un principio las plumas tenían una razón principalmente práctica. A saber, para mantener el cuerpo caliente. Pero eso no permitía volar por el aire, como sí podían hacer dinosaurios posteriores con grandes alas. “El paso de las simples plumas a las sofisticadas plumas de vuelo es un gran salto”, declaró un investigador. “Y la evolución no suele funcionar a grandes saltos, sino que progresa gradualmente”. Según los investigadores, debió de haber, por tanto, un paso intermedio. Probablemente, tuvo que ver con la decoración del sexo opuesto. Así, la piel con plumas sueltas evolucionó lentamente hacia un plumaje más grande e impresionante, destinado a atraer a la pareja. A continuación, este plumaje habría evolucionado hasta convertirse en alas funcionales y, finalmente, en la evolución de las aves.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto