Dos requisitos clave para la vida en la Tierra ya existían 500 millones de años antes de lo esperado

El descubrimiento de agua dulce en los cristales de circón, con más de 4000 millones de años de antigüedad, desafía las teorías previas sobre el momento en que este elemento vital estuvo presente en la Tierra

Tierra seca y agua dulce son los dos ingredientes necesarios para la vida. Hasta ahora, los rastros más antiguos que se han encontrado de ellos tienen 3500 millones de años, pero un nuevo estudio publicado en Nature demuestra por primera vez que el agua y la tierra existían hace 4000 millones de años.

Solo en esas condiciones pudieron convertirse en bacterias los componentes básicos de la vida: aminoácidos y ácidos nucleicos. Al principio de la Tierra, el océano y el cielo no eran azules, sino marrones y naranja oscuro, con un charco de hierro y otros minerales como subsuelo y una niebla de CO₂ en el aire. Pero hace 4000 millones de años, también había tierra rocosa aquí y allá en forma de isla volcánica y en la base del volcán había pequeños lagos de agua.

El agua dulce y salada

Y también era agua dulce. El agua dulce y la tierra firme van de la mano. Cuando toda la tierra está bajo el agua, todo lo que tienes es agua salada del océano. Esto se debe a que el agua salada quiere meterse bajo la tierra, un fenómeno conocido como intrusión marina, una especie de salinización, porque el agua salada tiene una densidad mayor que el agua dulce. Por tanto, si hay agua dulce, también debe haber bastante tierra seca.

La Tierra tiene más de 4500 millones de años y las rocas más antiguas que han encontrado los científicos tienen algo más de 4000 millones de años. En ellas se han encontrado restos de agua dulce.

Los cristales de circón

Para comprender realmente cómo era nuestro planeta en los primeros 500 millones de años de su existencia, tenemos que fijarnos en los cristales que proceden de rocas muy antiguas y que acabaron abandonadas en rocas más jóvenes.

De hecho, a diferencia de las rocas, los cristales más antiguos que se conservan tienen hasta 4400 millones de años. Y la inmensa mayoría de estos cristales superantiguos proceden de un solo lugar de la Tierra: las colinas Jack, en Australia Occidental. Así que allí es donde los investigadores fueron a echar un vistazo. “Hemos datado más de mil cristales de un mineral llamado circón, conocido por su excelente resistencia a la intemperie y a la transformación”, escriben los investigadores Hugo Olierook y Hamed Gamaleldien.

Granos superantiguos

Obviamente, esto es muy importante porque a lo largo de miles de millones de años pueden producirse bastantes procesos que borren la señal química primaria de los cristales. La mayoría de los demás minerales sufren cambios mucho antes, alterando su composición original y, por tanto, ya no pueden aportar información sobre el pasado lejano de la Tierra.

“Nuestro trabajo muestra que alrededor del 10 % de todos los cristales analizados tienen más de 4000 millones de años. Eso parece poco, pero es una cantidad enorme de granos superviejos en comparación con otros lugares del globo”, nos dicen los investigadores.

Proporción de isótopos de oxígeno

“Para averiguar si estos granos contienen restos de agua dulce, utilizamos diminutos haces de iones sobre los circones datados para medir la proporción entre el oxígeno más pesado y el más ligero. Se sospecha que esta llamada proporción de isótopos de oxígeno es casi constante a lo largo del tiempo para el agua de mar, pero se vuelve mucho más ligera para el agua dulce”. Y lo que resultó: una parte muy pequeña de los cristales de circón tenía una firma muy ligera que solo puede haber sido creada por la interacción del agua dulce con la roca.

Un caldo de cultivo para la vida

El circón, como ya se ha dicho, es extremadamente resistente a la alteración. Para obtener esta firma ligera de oxígeno, las rocas alteradas por el agua dulce deben fundirse y volverse sólidas de nuevo, por lo que la firma ligera de isótopos de oxígeno en el circón de Jack Hills podría conservarse. Así pues, debió de haber agua dulce en la Tierra hace más de 4000 millones de años.

“Aún no podemos saber con certeza si la vida en la Tierra también se originó tan pronto. Pero hemos encontrado pruebas de que el vivero de la vida existe desde hace más de 4000 millones de años. Es una época extremadamente temprana si tenemos en cuenta que el planeta tiene unos 4500 millones de años”, concluye.

1 Comentarios

  1. ¡Vaya sorpresa! Pensábamos que el agua dulce y la tierra firme aparecieron mucho después. Este descubrimiento nos hace replantear cómo y cuándo empezó la vida en la Tierra. La ciencia siempre nos sorprende con nuevas piezas del rompecabezas de nuestra historia planetaria.

    ResponderEliminar
Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto