Alarmante realidad: la temperatura mundial aumenta más rápido que nunca

En 2023, la Tierra se calentó 1,43 grados centígrados más que en la era preindustrial, un aumento sin precedentes que los científicos atribuyen principalmente a la actividad humana

A pesar de los acuerdos climáticos que aseguran que las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan a un ritmo menor que en años anteriores, la Tierra sigue calentándose a la velocidad del rayo, según concluye un equipo internacional de investigadores. “Las temperaturas globales siguen yendo en la dirección equivocada y aumentando más rápido que nunca”.

Habla el profesor Piers Forster, director del Priestley Centre for Climate Futures de la Universidad de Leeds. Es uno de los más de 50 científicos que han dado la voz de alarma en la revista Earth System Science Data. ¿Su principal conclusión? El calentamiento global antropogénico no solo continúa, sino que se está acelerando. En la última década, por ejemplo, la Tierra se calentó unos 0,26 grados por culpa de los humanos. Y eso no tiene precedentes, escriben los investigadores.

Calentamiento de la Tierra en 2023

En 2023, el calentamiento global de origen puramente humano (en relación con la era preindustrial) se situó en torno a 1,3 grados centígrados. Esta cifra es ligeramente inferior al calentamiento global registrado ese año; de hecho, en total, la Tierra en 2023 era 1,43 grados centígrados más cálida que en la época preindustrial. La diferencia entre el calentamiento antropogénico y el total revela que las variaciones naturales también dejan su huella en las temperaturas. En 2023, por ejemplo, El Niño (en lo que respecta a las temperaturas medias mundiales) tuvo mucho que decir.

“Nuestro análisis está diseñado para seguir las tendencias a largo plazo causadas por las actividades humanas”, explica Forster. “Las temperaturas observadas son producto de esta tendencia a largo plazo, pero también están influidas por variaciones naturales que se producen en escalas de tiempo más cortas”. El año pasado, cuando se batieron récords de temperatura, estos factores naturales contribuyeron temporalmente en un 10 % al calentamiento, pero la mayor parte del calentamiento observado es responsabilidad nuestra. “Nuestro análisis muestra que el ritmo de calentamiento causado por la acción humana ha seguido aumentando en el último año, a pesar de las medidas climáticas que han frenado las emisiones de gases de efecto invernadero”, concluye Forster. “Las temperaturas globales siguen yendo en la dirección equivocada y aumentando más rápido que nunca”.

Por supuesto, el hecho de que las temperaturas globales estén subiendo se debe en gran medida a la quema de combustibles fósiles, que va acompañada de inmensas emisiones de gases de efecto invernadero, como el CO₂. Estos gases entran en la atmósfera, donde atrapan el calor del sol. Esto provoca un aumento de la temperatura global.

Contaminación atmosférica

Pero eso no es todo. “Las emisiones de combustibles fósiles representan alrededor del 70 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero y son claramente el principal motor del cambio climático”, afirma Forster. Pero hay otros procesos que impulsan el calentamiento global. “Como la producción de cemento, la agricultura y la deforestación”. Y (paradójicamente) nuestra búsqueda de una mejor calidad del aire también provoca un aumento de las temperaturas. Por ejemplo, los investigadores citan en su estudio la nueva normativa sobre emisiones del transporte marítimo. Estas normas entraron en vigor en 2020 y exigen que el contenido máximo permitido de azufre en el combustible marítimo se reduzca del 3,5 % al 0,5 %. Esto provocó menos emisiones de azufre, pero también más calentamiento. En realidad, las partículas de azufre en la atmósfera tienen un efecto refrigerante; ellas mismas reflejan la luz solar y favorecen la formación de nubes que la reflejan. Ese efecto de enfriamiento ya era menor debido a la nueva normativa de 2023, afirman los investigadores. Sin embargo, no notamos mucho ese año, porque al mismo tiempo se iniciaron inmensos incendios forestales en Canadá, que también introdujeron en la atmósfera muchas partículas que reflejan la luz solar. Pero a largo plazo, nuestra búsqueda de un aire más limpio empezará sin duda a hacer que disminuya el efecto refrigerante de las emisiones de aerosoles y, por tanto, aumenten aún más las temperaturas.

Reducir emisiones: la última oportunidad

Todo esto no es muy esperanzador. Pero es demasiado pronto para tirar la toalla. Porque aún hay tiempo y espacio para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y frenar el meteórico ritmo del calentamiento global. En 2020, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático calculó nuestro presupuesto de carbono (o cuánto CO₂ podríamos seguir emitiendo) si queríamos limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados. Se estimó entonces que sería de entre 300 y 900 gigatoneladas de CO₂. Desde entonces, se han puesto en marcha numerosas medidas climáticas para reducir las emisiones. Pero eso aún no se ha traducido en una reducción global de las emisiones. De hecho, las emisiones mundiales de CO₂ siguen aumentando, pero a un ritmo algo menor que en el pasado. Como resultado, nuestro presupuesto actual de carbono (han calculado ahora los investigadores) sigue siendo de unas 100 a 450 gigatoneladas de CO₂. Teniendo en cuenta que las emisiones anuales ascienden a unas 41 gigatoneladas, el plazo para alcanzar el balance neto cero antes de que la Tierra se haya calentado más de 1,5 grados empieza a ser muy largo.

Es evidente que hay que tomar muy pronto nuevas medidas climáticas de mayor alcance. Por eso no es casualidad que Forster y sus colegas publiquen ahora su informe. De hecho, a finales de este año se celebrará una nueva cumbre sobre el clima en Azerbaiyán. Reducir las emisiones, adaptarse a un mundo que se calienta y financiar esos dos objetivos serán allí (de nuevo) el centro de atención. “Reducir los gases de efecto invernadero con rapidez y hacia el objetivo cero debería, en última instancia, limitar el grado de calentamiento global”, señala Forster. “Al mismo tiempo, también tenemos que empezar a trabajar en sociedades más resilientes. Porque la devastación causada por incendios forestales, sequías, inundaciones y olas de calor en todo el mundo en 2023 no debe convertirse en la nueva normalidad”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto