Contar pasos vs contar minutos de ejercicio: ¿cuál es mejor para la salud?

Un objetivo de pasos no tiene en cuenta las diferencias de forma física, ya que el número de pasos puede variar significativamente entre una persona de 20 años y otra de 80 caminando a la misma intensidad. Sin embargo, contar pasos es más fácil de medir y depende menos de la interpretación de la intensidad del ejercicio.

A veces, con tantas pautas, uno tampoco lo tiene claro: ¿debería dar 10 000 pasos al día, hacer ejercicio durante 2,5 horas a la semana o seguir haciendo ejercicio breve pero intenso? Investigadores británicos decidieron comparar y concluyeron: no importa, siempre que te levantes del sofá.

En resumen, tanto un objetivo de pasos como un objetivo de tiempo (si son comparables, claro) tienen el mismo efecto positivo: ambos reducen en la misma medida el riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte prematura. Según los británicos, es más importante elegir un objetivo que se ajuste a tus preferencias personales y no ceñirte, por ejemplo, a 10 000 pasos al día si de todos modos no tienes tiempo para ello.

Actualmente, el Consejo de Salud recomienda 2,5 horas de ejercicio de intensidad moderada a la semana, por ejemplo caminar a paso ligero, o 75 minutos de ejercicio intenso, como correr, montar en bicicleta o hacer ejercicios de fuerza. Sin embargo, esta pauta es antigua y en su momento procedía de investigaciones en las que los participantes autoinformaban de su actividad física, por lo que no era muy exacta.

Ahora que mucha gente lleva relojes inteligentes, la cantidad de ejercicio y el número de pasos pueden medirse mucho mejor. Y precisamente porque ahora es más probable que tanta gente tenga un objetivo de pasos, es importante averiguar si eso es tan saludable como un objetivo de tiempo.

Por eso, los investigadores recopilaron datos de más de 14 000 mujeres mayores de 62 años que participaron en el Women's Health Study y estaban sanas entre 2011 y 2015. Tuvieron que llevar un smartwatch aprobado científicamente durante siete días consecutivos para medir su actividad física y luego completaron un cuestionario sobre su salud cada año hasta 2022.

El ejercicio ayuda

Según los rastreadores de fitness, los participantes realizaban una actividad física de moderada a vigorosa durante una media de 62 minutos a la semana y daban más de 5000 pasos al día. Tras el periodo de seguimiento de 9 años, el 4 % sufría enfermedades cardiovasculares. Pero la actividad física reduce enormemente el riesgo de enfermedad y muerte: la cuarta parte de las mujeres más activas tenían entre un 30 % y un 40 % menos de probabilidades de sufrir problemas de salud que la cuarta parte menos activa. Las diferencias en el IMC no importaron a este respecto. La limitación, sin embargo, es que solo se midió una semana en términos de cuánto se movían las participantes. Además, la mayoría de las mujeres eran blancas y tenían estudios superiores. Y sigue siendo un estudio observacional en el que no se puede demostrar una relación causal. Aun así, los investigadores están impresionados con los resultados.

Ventajas e inconvenientes de contar los pasos

Pero, ¿es mejor contar los pasos o los minutos? Parece que ambos objetivos tienen ventajas e inconvenientes. Un objetivo de pasos, por ejemplo, no tiene en cuenta las diferencias de forma física. Si una persona de 20 años y otra de 80 caminan media hora a intensidad moderada, el número de pasos puede ser muy diferente. Pero, por otro lado, el número de pasos es más fácil de medir y depende menos de la interpretación de la intensidad del ejercicio. Además, el podómetro registra cada paso que das, incluso cuando vas a la cocina a por una taza de café o sacas el correo, por ejemplo. Sobre todo las personas mayores dan muchos pasos de este tipo, por lo que su medición resulta más interesante.

“Para la gente especialmente joven, la actividad física puede consistir en actividades como el tenis, el fútbol, caminar o hacer footing, todas las cuales se pueden seguir fácilmente con un podómetro. Pero para las personas que montan en bicicleta o nadan más a menudo, resulta de nuevo más cómodo controlar la duración. Por eso es importante que las directrices de actividad física establezcan objetivos múltiples. El ejercicio es diferente para cada persona, y casi todas las formas son buenas para la salud”, afirma el investigador principal, Rikuta Hamaya. “Así que depende sobre todo de lo que te convenga a ti y a tu forma de moverte si es mejor contar los minutos o los pasos”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto