Petroglifos de 4000 años revelan un antiguo Sahara con pastizales y ganado, muy diferente al desierto de hoy

Los petroglifos descubiertos muestran representaciones de ganado en una región desértica actualmente, lo cual resulta sorprendente ya que el ganado no podría sobrevivir en el entorno seco del Sáhara de hoy en día. Esto sugiere que hace miles de años, el Sáhara era mucho más verde y habitable de lo que es en la actualidad.

En una de las zonas más áridas del desierto de Saraha, los científicos han hecho un hallazgo extraordinario. En una cueva han descubierto petroglifos de ganado. Esto confirma lo que los investigadores sabían desde hace tiempo: que el Sáhara, seco y prácticamente desierto, debió de ser verde, exuberante y estar habitado hace varios miles de años.

Los arqueólogos descubrieron los petroglifos cerca de la ciudad moderna de Wadi Halfa, en Sudán. Hoy en día, la zona tiene un clima desértico caluroso; el sol brilla con extrema intensidad durante una media de 4300 horas al año y la lluvia a veces puede tardar años en llegar. Pero las cosas eran distintas en el pasado, como confirman los petroglifos descubiertos ahora en 16 yacimientos diferentes de la zona.

El enigma, Sáhara verde

De hecho, casi todos los petroglifos muestran ganado. “Resultaba desconcertante ver ganado representado en las paredes rocosas del desierto”, explica el investigador Julien Cooper. “Ya que el ganado requiere mucha agua y hectáreas de pastos y no sobreviviría en el entorno seco que es hoy el Sáhara”.

Sin embargo, la datación de los petroglifos reveló rápidamente que tenían unos 4000 años de antigüedad. Y con ello, las piezas del rompecabezas encajaron después de todo. Porque investigaciones anteriores ya habían demostrado que hace varios miles de años existía un “Sáhara verde”. En aquella época (también denominada “periodo húmedo africano”), la zona habría sido mucho más húmeda y verde que hoy. Y los petroglifos que hoy se encuentran en Sudán así lo avalan. “La presencia de ganado en el arte rupestre antiguo es una de las pruebas más importantes de que el Sáhara fue una vez verde”, opina Cooper.

El periodo húmedo africano

El periodo húmedo africano comenzó hace unos 15 000 años. El monzón del norte de África (presumiblemente debido a variaciones en la órbita de la Tierra) aumentó su fuerza, lo que provocó muchas más precipitaciones en el Sáhara. Como consecuencia, aumentó la vegetación (en forma de hierbas, arbustos y árboles) y el desierto se volvió verde. Hace unos 5000 años, el período húmedo africano llegó a su fin y el clima desértico, tal y como lo conocemos hoy en día, recuperó lentamente su dominio.

Los petroglifos muestran lagos y ríos

Los dibujos descubiertos no solo muestran ganado; los investigadores también detectaron praderas con lagos, ríos, pantanos y pozos. Junto al ganado, a veces se representa a personas, lo que posiblemente sugiere que ordeñaban el ganado. Esto significaría que esta zona era explotada por los llamados pastores: pastores que dejaban pastar a sus animales domesticados en praderas o pastizales naturales, escriben los investigadores en The Journal of Egyptian Archaeology. Según los investigadores, es posible que estos pastores se las arreglaran razonablemente bien en la zona hasta hace unos 3000 o 2000 años como máximo. Después de eso, la zona se volvió realmente demasiado seca para mantener ganado.

El final del periodo húmedo

Así que todo tiene que ver con un drástico cambio climático que comenzó hace varios miles de años en el Sáhara y puso fin al periodo húmedo africano. Los lagos y ríos empezaron a secarse. La arena cubrió los pastizales resecos y marrones, y la mayoría de la población abandonó el antaño verde Sáhara y se asentó más cerca del Nilo. “El desierto de Atbai, alrededor de Wadi Halfa, donde se descubrió el nuevo arte rupestre, fue abandonado casi por completo por la gente”, explica Cooper. “Y los que se quedaron dejaron de criar ganado y se pasaron a ovejas y cabras”.

Viendo los petroglifos que pintan literalmente un cuadro de la vida durante el periodo húmedo africano, sí queda claro que el final de ese periodo debió de tener un enorme impacto en la gente que vivía en el antes verde Sáhara. “Debió de tener enormes efectos en casi todos los aspectos de la vida humana”, confirma Cooper. Por ejemplo, la dieta de la gente (que antes siempre criaba y ordeñaba ganado) debió de cambiar. Al igual que las rutas migratorias por las que los pastores condujeron a su ganado durante miles de años seguidos. Pero el cambio climático también afectó, por ejemplo, “a la identidad y el sustento de quienes dependían de su ganado”, opina Cooper.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto