Nueva vacuna funciona contra futuras variantes del coronavirus (nanovacuna proactiva)

Científicos han desarrollado una vacuna efectiva contra múltiples coronavirus, incluyendo variantes futuras usando proteínas en partículas diminutas. La vacuna facilita una respuesta inmune amplia y duradera, según estudios en ratones.

Al menos estamos mejor preparados para el próximo brote de coronavirus que en 2019. De hecho, los investigadores han desarrollado una nueva vacuna basada en nanotecnología que ofrece protección en ratones contra una amplia gama de variantes de la COVID-19, incluso contra versiones del virus que aún no existen. 

Los virólogos de Cambridge y Oxford denominan a este nuevo enfoque “vacunología proactiva”. Se trata de desarrollar una vacuna para combatir un virus que aún no ha aparecido o mutado. La nueva vacuna entrena al sistema inmunitario del organismo para que reconozca determinados fragmentos de ocho coronavirus diferentes. Entre ellos están el SARS-CoV-1, el SARS-CoV-2 y otras variantes que circulan actualmente en las colonias de murciélagos. Existe el peligro de que se propaguen a los seres humanos y provoquen una pandemia.

Vacuna con nanotecnología

La nueva nanovacuna es tan eficaz porque los componentes del virus a los que se dirige la vacuna se encuentran en muchas cepas diferentes de la COVID-19. Al entrenar al sistema inmunitario para atacar estas partes, es resistente a todo tipo de coronavirus, incluidas variantes que aún no se han identificado. Por ejemplo, la nueva vacuna no contiene trazas del virus SARS-CoV-1, que causó el brote de SARS en 2003, pero provoca una respuesta inmunitaria contra ese tipo de coronavirus.

“Estamos trabajando con uñas y dientes para desarrollar una vacuna que nos proteja contra la próxima pandemia de coronavirus. Y estamos haciendo todo lo posible para tener el producto final completamente listo y probado antes incluso de que la pandemia haya empezado”, explicó el investigador principal de Cambridge, Rory Hills. “Por tanto, hemos creado una vacuna que funciona contra una amplia gama de coronavirus, incluidas variantes de las que nunca habíamos oído hablar”.

Un paso por delante del coronavirus

“No tenemos que esperar a que surjan nuevos coronavirus. Sabemos tanto sobre los virus y las diversas respuestas inmunitarias del organismo que ya podemos ponernos manos a la obra para desarrollar vacunas contra coronavirus desconocidos”, afirma el catedrático de farmacología de Cambridge, Mark Howarth. “Los científicos hicieron un gran trabajo produciendo una vacuna muy eficaz contra el coronavirus durante la última pandemia bajo una inmensa presión de tiempo, pero desgraciadamente llegó demasiado tarde para mucha gente. El mundo sufrió una enorme crisis que causó un gran número de muertes. Tenemos que averiguar cómo hacerlo aún mejor en el futuro y una parte importante de ello es empezar a fabricar las vacunas con antelación. No hay tiempo que perder”.

La llamada vacuna Quartet Nanocage consiste en nanopartículas llenas de proteínas. Se trata de bolas microscópicas de proteínas unidas por enlaces moleculares increíblemente fuertes. A estas nanopartículas se adhieren cadenas de diferentes antígenos víricos mediante un revolucionario “superpegamento proteínico”. Estas cadenas contienen múltiples antígenos, que entrenan al sistema inmunitario para reconocer y atacar partículas víricas específicas. Estas partículas forman parte de un gran número de coronavirus.

Diseño sencillo: vacuna todo en uno

Los investigadores consiguieron provocar una amplia respuesta inmunitaria con la nueva vacuna, incluso en ratones que ya habían sido inmunizados contra la variante coronavirus del SARS-CoV-2. Además, el diseño de la vacuna es mucho más sencillo que el de otras vacunas de amplia protección actualmente en desarrollo. Los investigadores creen que acelerará considerablemente el camino hacia los ensayos clínicos en humanos y un producto final eficaz. Y lo que es aún mejor, la tecnología subyacente podría utilizarse también en el desarrollo de vacunas contra otros agentes patógenos.

Los científicos han desarrollado así una nueva vacuna “todo en uno” contra la COVID-19. Las vacunas convencionales contienen un único antígeno para entrenar al sistema inmunitario y, por tanto, solo pueden dirigirse a una variante específica del virus. Por lo general, esto no ofrece protección, o esta es insuficiente, contra otras variantes de coronavirus existentes o contra patógenos que aparecen de repente de la nada y causan muchas víctimas.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto