Miles de polluelos de pingüinos emperador mueren al derretirse prematuramente el hielo antártico

El deshielo prematuro del hielo marino puede provocar la pérdida masiva de crías de pingüinos emperador. Los investigadores han observado que hasta el 20 % de las colonias de pingüinos han perdido crías debido a este fenómeno, lo que representa un riesgo significativo para la población de estas aves.

Hasta en una quinta parte de las colonias antárticas, los pingüinos emperador han visto morir a muchas de sus crías este año. Y algunas de esas colonias no parecen haber criado con éxito ni una sola cría este año.

Así lo afirman investigadores en la revista Antarctic Science. Basan sus conclusiones en imágenes de satélite.

Imágenes de satélite de la colonia de pingüinos

Estas imágenes no muestran a los pingüinos en sí. Pero su presencia puede deducirse de las manchas marrones en el hielo: los excrementos que dejan los pingüinos. A partir de estas manchas marrones, los investigadores pueden determinar dónde pasan el tiempo los pingüinos y en qué extensiones de hielo marino incuban sus huevos y crían a sus polluelos (véase el recuadro).

Para reproducirse, los pingüinos emperador dependen del hielo marino firmemente adherido a tierra. Colonizan el hielo marino a finales de marzo o principios de abril y ponen sus huevos en mayo o junio. Esos huevos eclosionan al cabo de unos 65 días. En el periodo siguiente, los pingüinos dependen en gran medida de sus padres para alimentarse y otras cosas, ya que no pueden abandonar el hielo marino sin sus plumas impermeables. Hasta diciembre o enero, los jóvenes pingüinos no pueden entrar en el agua, abandonar el lugar de cría y “salir volando”. Por tanto, para que la reproducción tenga éxito es importante que el hielo marino se mantenga estable entre abril y enero.

En las imágenes de satélite, los investigadores no solo pudieron ver dónde se reunían los pingüinos durante la época de cría, sino también cómo se comportaba el hielo marino en esos lugares durante la época de cría. Y en algunos lugares, vieron cómo el hielo marino donde anidaban los pingüinos desaparecía (casi) por completo antes del final de la temporada de cría. Y eso es un fuerte indicio de que algunas o incluso todas las crías de esa colonia deben considerarse perdidas, escriben los investigadores. “Suponemos que si el hielo marino se rompe antes de que las crías salgan del nido y la superficie del mar es claramente visible, sin la presencia de grandes témpanos de hielo estables o hielo compacto sustancial, se produce un fracaso total o casi total de la reproducción. A menudo, si quedan grandes témpanos de hielo, las crías pueden sobrevivir. Aunque también se ha sugerido que esos trozos de hielo se vuelven demasiado móviles y se alejan tanto de la colonia que los padres son incapaces de recuperar a sus crías”.

Hasta el 20 % de las colonias de pingüinos perdieron crías

Es una historia bastante trágica, que (así lo demuestra la investigación) se desarrolló en varias colonias de pingüinos emperador el año pasado. En total, los investigadores examinaron 66 colonias frente a las costas de la Antártida. En 14 de ellas se detectó una ruptura temprana del hielo marino. Esto significa que alrededor del 20 % de las colonias perdieron crías. Y 6 de ellas incluso parecen haber perdido todas sus crías.

Y esta trágica historia no es un caso aislado. Porque durante seis años consecutivos, los investigadores han estado vigilando el éxito reproductivo (o la falta del mismo) de los pingüinos emperador. Y al hacerlo, están empezando a detectar una tendencia clara. A saber, que cada vez más colonias pierden crías, ya que el hielo marino se desmorona bajo sus pies durante la época de cría y las crías aún no están preparadas para entrar en el agua.

Una población más pequeña

Hay que señalar, sin embargo, que 2023 no fue el peor año de la historia para la reproducción del pingüino emperador. Ese dudoso honor corresponde al año 2022. Entonces, casi el 30 % de las colonias perdieron polluelos recién nacidos debido al deshielo prematuro. Pero eso no niega la tendencia más amplia que observan los investigadores, y es que el deshielo prematuro del hielo marino es un problema cada vez mayor para los pingüinos emperador. “A medida que el continente se calienta, vemos que el hielo se deshace antes, lo que provoca una mayor mortalidad de los polluelos”, explica Peter Fretwell. “Y si sobreviven menos polluelos en muchas colonias, parece probable que con el tiempo algunos de los lugares de cría actuales dejen de ser utilizables y la población total disminuya”. Este es también un panorama futuro que los modelos climáticos vienen pintando desde hace tiempo. Si no reducimos nuestras emisiones, la población será un 99 % menor en 2100 y estará condenada al fracaso.

Al mismo tiempo, también significa que este escenario del fin del mundo no es un hecho; todavía podemos cambiarlo reduciendo nuestras emisiones. Y quizá, además, los propios pingüinos puedan contribuir adaptándose a los cambios de su hábitat. Hay indicios provisionales de que las aves pueden hacerlo. Por ejemplo, algunas colonias que el año pasado produjeron pocas crías, o ninguna, parecen haber elegido un lugar diferente para incubar sus huevos este año. “El hecho de que veamos estas adaptaciones en las colonias más afectadas nos da cierta esperanza de que las aves puedan responder a los cambios de su entorno y desplazarse para encontrar hielo más estable”, dijo Fretwell.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto