Las lesbianas viven mucho menos: estudio revela una esperanza de vida 20 % menor

Incluso entre un grupo relativamente saludable y con acceso a la atención médica, como las enfermeras estudiadas, persisten grandes disparidades en la esperanza de vida entre mujeres lesbianas, bisexuales y heterosexuales.

Hace tiempo que se sabe que las mujeres lesbianas y bisexuales viven menos que las heterosexuales, pero que la diferencia sea tan grande sorprendió mucho a los investigadores de Harvard. La esperanza de vida de las mujeres lesbianas es hasta un 20% menor.

Así se desprende de un estudio de más de 90 000 enfermeras a las que se hizo un seguimiento durante 27 años. Las mujeres bisexuales incluso mueren un 37 % antes y tienen un 50 % más de probabilidades de sufrir hipertensión que las heterosexuales. Preguntamos a la investigadora Sara McKetta, de la Universidad de Harvard, cómo es posible. “El estudio encontró una diferencia muy clara en la mortalidad prematura. En conjunto, las mujeres lesbianas y bisexuales morían un 26 % antes que las heterosexuales”, comienza.

“Por desgracia, teníamos poca información sobre las causas de la muerte, pero es de suponer que influyen varios factores. Las mujeres lesbianas y bisexuales tienen un mayor riesgo para la salud debido a factores relacionados con su estilo de vida, como el tabaquismo y el consumo de alcohol, pero también porque, de media, tienen peor salud mental y son más propensas a sufrir síntomas crónicos”.

Menos pruebas de detección de enfermedades

Estos factores son las principales explicaciones de la gran diferencia de mortalidad prematura entre mujeres lesbianas y heterosexuales. “Investigaciones anteriores han demostrado que las mujeres lesbianas y bisexuales tienen más comportamientos poco saludables y problemas de salud mental que sus compañeras heterosexuales. Esta desigualdad está causada en gran medida por la discriminación a nivel legal, pero también a nivel social e individual. Como consecuencia, las mujeres lesbianas y bisexuales tienen menos acceso a cosas como el seguro médico, la comida sana y la vivienda. También tienen menos probabilidades de someterse a pruebas de detección de enfermedades prevenibles y comportamientos modificables. Si sumamos todo esto, se crean enormes disparidades en las enfermedades y, en última instancia, en la esperanza de vida”, explica McKetta.

Llama la atención que la situación sea aún peor para las mujeres bisexuales. “Las mujeres bisexuales se enfrentan a factores de estrés únicos porque es más probable que tengan una identidad sexual, que ocultan. Como resultado, experimentan más presión, pero también más discriminación, no solo por parte del público en general, sino también dentro de la comunidad gay. Tener que ocultar tu identidad es un enorme factor de estrés que puede conducir a comportamientos poco saludables. Las mujeres bisexuales fuman y beben más y tienen peor salud mental, todo ello relacionado con el secretismo y el estrés por ser una minoría sexual. Así que creemos que la presión por mantener las cosas ocultas y los consiguientes sentimientos de vergüenza y evitación son mecanismos importantes”.

Una diferencia mayor de lo que se pensaba

No obstante, los resultados sorprendieron a la investigadora. “Esperaba que observáramos una diferencia en la mortalidad y que esta fuera mayor en las mujeres bisexuales, pero no esperaba que la diferencia fuera tan grande”, afirma. Lo que hace que los resultados sean aún más sorprendentes es que el grupo de estudio estaba formado por enfermeras en actividad. “Eso significa que están lo bastante sanas para trabajar, saben mucho sobre salud, tienen buen acceso a la atención sanitaria y ganan más o menos lo mismo. Además, casi todas eran mujeres blancas. Por tanto, tenían varios factores de protección que la mayoría de la gente no tiene. Así que presumiblemente la desigualdad que encontramos sigue siendo una subestimación cuando se empieza a analizar a toda la población”.

Menos tabaco y menos alcohol

Una triste conclusión, ¿hay algo más que estas mismas mujeres puedan hacer para que su tasa de mortalidad sea comparable a la de las mujeres heterosexuales? “Es importante que las mujeres lesbianas y bisexuales tengan a su alrededor asesores que hablen con ellas con conocimiento de causa sobre su orientación sexual y las examinen adecuadamente. Por ejemplo, los médicos rara vez preguntan a las mujeres sobre su consumo de alcohol, y a menudo hacen suposiciones injustificadas sobre los riesgos de las mujeres lesbianas y bisexuales de padecer otras enfermedades. Y para llegar a la raíz del problema, necesitamos cambios sistémicos en la política y la legislación”. Las propias mujeres deben ser abiertas sobre su identidad sexual y conectar con la comunidad gay. “Hablar con los médicos sobre comportamientos poco saludables, como fumar y beber, también puede ayudar a reducir los riesgos”, concluye.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto