Investigación revela que las gallinas también pueden sonrojarse

El estudio revela que las gallinas pueden sonrojarse, mostrando un cambio de color en sus caras en respuesta a experiencias emocionales. Cuando reciben golosinas, como gusanos de la harina, sus caras se vuelven ligeramente más rojas, mientras que situaciones negativas, como ser agarradas por humanos, provocan un enrojecimiento más intenso.

La cara de los pollos se pone más roja cuando experimentan ciertas emociones, según han descubierto unos investigadores tras observar a gallinas jóvenes en situaciones agradables o francamente terribles.

Muchos de nosotros las tenemos rondando por nuestro patio trasero: las gallinas. Y es posible que alguna vez te hayas preguntado cómo se sienten esas gallinas. Obviamente, no se les puede preguntar, pero ¿hay algún rasgo externo a partir del cual se puedan leer sus emociones? Eso es lo que se preguntaban también los investigadores. El resultado es un fascinante estudio en el que demuestran que las caras de las gallinas pueden ponerse más o menos rojas según su estado emocional. Puede leerse en la revista Applied Animal Behaviour Science.

El estudio, se empleó un software

Para el estudio, los investigadores observaron y filmaron a seis gallinas Sussex en diversas situaciones durante tres semanas. A veces, las gallinas recibían golosinas, una situación que podría esperarse que evocara emociones positivas. Otras veces las cogían los humanos, algo con lo que la mayoría de las gallinas no se sienten muy cómodas.

Ni que decir tiene que el resultado fue una enorme cantidad de imágenes que los investigadores tuvieron que ordenar. Una tarea intensiva en mano de obra que los investigadores subcontrataron convenientemente a un programa informático que habían desarrollado previamente. El programa estaba especialmente diseñado para reconocer las caras de los pollos en las imágenes y extraerlas de ellas. Esas caras “recortadas” de los pollos se devolvían a otro programa informático que podía determinar con gran precisión el color rojo de las mejillas de los pollos.

Diferentes tonos de rojo

El estudio revela que las caras de los pollos se vuelven más o menos rojas en función de su estado emocional. Cuando se les daba algo sabroso, como gusanos de la harina, la cara de las gallinas se volvía ligeramente más roja. En cambio, se ponían rojas cuando vivían experiencias negativas, como cuando los humanos intentaban agarrarlas. Al mismo tiempo, la cara de las gallinas se volvía más clara cuando descansaban.

Interacción con humanos

A continuación, los científicos organizaron otro experimento para estudiar las emociones que reflejaban las caras de las gallinas al interactuar con los humanos. Veintiséis gallinas de Sussex participaron en el experimento. La mitad se acostumbró a la presencia de un investigador durante cinco semanas. La otra mitad no. Después de esas cinco semanas, los investigadores observaron qué ocurría cuando el investigador se acercaba a las gallinas Sussex. Las caras de las gallinas que ya estaban acostumbradas al investigador seguían siendo mucho más claras que las de las gallinas que no conocían al investigador. Esto sugiere que las gallinas que ya conocían al investigador permanecían mucho más tranquilas bajo su presencia y percibían esa presencia como mucho más positiva que las gallinas que no estaban acostumbradas al investigador.

La función de la señal

Según los investigadores, los experimentos insinúan que el color de la cara de las gallinas puede servir para hacerse una idea de su bienestar. Al mismo tiempo, el estudio también plantea nuevas preguntas. Por ejemplo, los investigadores tienen mucha curiosidad por saber si el color de la cara de las gallinas también cambia tanto (y, por tanto, tiene una función de señalización) cuando interactúan con congéneres.

Por cierto, la gallina no es la primera ave que demuestra ser capaz de ‘sonrojarse’. Una investigación anterior (publicada en 2018 en la revista PLOS ONE) reveló que la piel del guacamayo azul-amarillo también puede cambiar de color. “Sonrojarse puede no ser algo que solo hagan los humanos”, dijo la investigadora Aline Bertin a PLOS ONE en 2018. “La mejilla sin plumas del guacamayo azul y amarillo muestra rápidos cambios de color en situaciones que asociamos con emociones”.

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto