El telescopio James Webb halló posible vida en un exoplaneta, pero nuevos estudios descartan la teoría

La emoción por la posible vida hallada en el exoplaneta K2-18b se vio amplificada por el descubrimiento de ciertos gases en su atmósfera, como el metano y el dióxido de carbono, que podrían indicar la presencia de organismos vivos.

Fue una gran noticia el año pasado: el telescopio espacial James Webb encontró indicios de vida extraterrestre en un planeta lejano. Un mensaje emocionante, pero según un nuevo estudio, la conclusión fue demasiado prematura. Sin embargo, los investigadores tienen esperanzas de que esto ocurra pronto.

Todo gira en torno a la presencia de ciertos gases en la atmósfera del exoplaneta K2-18b, que habrían sido producidos por algo vivo. Estos gases también se conocen como bioseñales. Según Webb, el planeta presentaba de todos modos algunas propiedades interesantes que allanaban el camino a la existencia de vida extraterrestre, pero los científicos descubrieron entonces también en la atmósfera DMS, un gas emitido por ciertas formas de vida. El mundo astronómico se alborotó.

El exoplaneta K2-18b se parece a la Tierra

La mayor parte de los exoplanetas que Webb tiene en el punto de mira son prácticamente inhabitables. Su temperatura, atmósfera o clima hacen que la vida sea prácticamente imposible. Pero K2-18b es una rareza. “Este planeta recibe casi tanta radiación solar como la Tierra. Y si excluimos la atmósfera, K2-18b tiene una temperatura cercana a la de la Tierra. Es una situación ideal para encontrar vida extraterrestre”, afirma el científico Shang-Min Tsai, de la Universidad de California.

La atmósfera de K2-18b se compone principalmente de hidrógeno, a diferencia de nuestra atmósfera, basada en el nitrógeno. Además, esto sugiere que el exoplaneta también tiene océanos de agua, como aquí en la Tierra. Esto convierte a K2-18b en un posible mundo “hioceánico”, es decir, un planeta que posee tanto una atmósfera de hidrógeno como océanos de agua.

Sulfuro de dimetilo en la atmósfera de K2-18b

El año pasado, utilizando datos del Webb, un equipo de Cambridge también reveló que hay metano y dióxido de carbono en la atmósfera de K2-18b. También son elementos que podrían indicar signos de vida. “La guinda del pastel es que el año pasado estos científicos parecieron detectar sulfuro de dimetilo (DMS) en la atmósfera del planeta. Esta biofirma es producida en la Tierra por el fitoplancton oceánico”, explica Tsai. “El DMS es la principal fuente de azufre en el aire de nuestro planeta y desempeña un papel importante en la formación de nubes”.

Sin embargo, los datos del telescopio estaban abiertos a múltiples interpretaciones. Por ello, los investigadores de la Universidad de California en Riverside decidieron analizar más a fondo las lecturas de DMS en K2-18b, situado a nada menos que 120 años luz de la Tierra, con mediciones del James Webb. “La señal DMS del telescopio Webb no era muy fuerte y solo aparecía de determinadas formas al analizar los datos”, afirma Tsai. “Queríamos saber si podíamos estar seguros de lo que parecía una señal de DMS”.

El ordenador dice que no

Utilizando modelos informáticos que tienen en cuenta la atmósfera basada en hidrógeno del exoplaneta y la química del DMS, el equipo concluyó que no hay evidencia de la bioseñal en K2-18b. “La señal se solapa fuertemente con el metano. No creemos que Webb tenga actualmente la capacidad de detectar DMS”, dijo Tsai. “Solo cuando haya 20 veces más DMS en la atmósfera que en la Tierra, Webb podría captar la señal con casi total certeza”.

Detectar vida en los exoplanetas es una tarea difícil porque están muy lejos de la Tierra. Para encontrar DMS, el telescopio Webb necesita un instrumento más capaz de detectar longitudes de onda infrarrojas en la atmósfera que el que se utilizó el año pasado. Afortunadamente, hay una solución: a finales de este año, se pondrá en marcha un instrumento de este tipo a través de Webb, con la esperanza de revelar de una vez por todas si hay DMS en la atmósfera de K2-18b.

“Las mejores biofirmas de un exoplaneta suelen ser muy diferentes de las que encontramos más comúnmente en la Tierra hoy en día. En un planeta con una atmósfera rica en hidrógeno, es más probable que encontremos DMS producido por seres vivos que oxígeno procedente de plantas y bacterias similares a las terrestres”, afirma el astrobiólogo Edward W. Schwieterman.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto