El aumento actual de CO₂ es 10 veces más rápido que en cualquier otra época en los últimos 50 000 años

El ritmo actual de aumento del CO₂ en la atmósfera es tan rápido que supera cualquier otro período de los últimos 50 000 años. Esta aceleración se debe principalmente a las emisiones humanas.

Durante al menos decenas de miles de años, la cantidad de CO₂ en el aire ha ido aumentando bruscamente, a veces de forma natural. Pero eso no es nada comparado con cómo van las cosas ahora. Ahora mismo, los niveles de CO₂ en la atmósfera están aumentando 10 veces más rápido que en cualquier otro momento de los últimos 50 000 años.

Así se desprende de un análisis químico detallado del hielo antiguo de la Antártida. “Estudiando el pasado, aprendemos lo diferente que es hoy. El ritmo al que aumenta ahora el CO₂ no tiene precedentes”, afirma la investigadora Kathleen Wendt, de la Universidad Estatal de Oregón. “Nuestra investigación descubrió los aumentos naturales de CO₂ en el pasado más rápidos jamás vistos, y aun así, el ritmo al que aumentan ahora los niveles de CO₂ (en gran parte causado por las emisiones humanas) es 10 veces más rápido”.

Sustancias químicas en las burbujas

El dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero que se encuentra de forma natural en la atmósfera. Cuando entra en ella, contribuye al calentamiento global, lo que se conoce como efecto invernadero. En el pasado también se produjeron aumentos bastante bruscos de CO₂ debido a ciclos glaciales u otras causas naturales. Hoy, como todos sabemos, la causa son las emisiones humanas.

Pero, ¿cómo medir los aumentos de CO₂ en la atmósfera hace miles de años? Para ello, investigadores estadounidenses analizaron el hielo antártico formado a lo largo de cientos de miles de años, que incluye antiguos gases atmosféricos atrapados en burbujas. Los científicos recogieron muestras de ese hielo perforando a más de 3 kilómetros de profundidad. Allí encontraron restos de sustancias químicas y otras señales sobre el clima de hasta 50 000 años de antigüedad.

No fueron lo suficientemente detallados

Investigaciones anteriores ya habían demostrado que durante la última glaciación, que terminó hace 10 000 años, hubo varios periodos en los que los niveles de CO₂ fueron repentinamente muy superiores a la media. Pero esas mediciones no eran lo suficientemente detalladas como para averiguar la causa de esos rápidos cambios, explica Wendt. “No se espera ver eso al final de la última glaciación, pero nuestro interés se despertó y quisimos volver a esos periodos para hacer mediciones más detalladas y averiguar qué estaba pasando”, explica.

Así que extrajeron muestras de hielo del núcleo de la plataforma de hielo de la Antártida Occidental. Descubrieron un patrón que mostraba que estos aumentos repentinos de CO₂ se produjeron al mismo tiempo que los intervalos fríos del Atlántico Norte, también conocidos como los Eventos Heinrich, que provocaron un cambio climático abrupto en todo el mundo.

Los eventos Heinrich

“Estos Eventos Heinrich son realmente extraordinarios”, responde el investigador Christo Buizert. “Creemos que fueron causados por un colapso masivo de la capa de hielo norteamericana. Esto puso en marcha una reacción en cadena que provocó la alteración de los monzones tropicales, vientos del oeste en el hemisferio sur y estas grandes ráfagas de CO₂ procedentes de los océanos”.

Durante la mayor oleada natural, la cantidad de CO₂ en la atmósfera aumentó en 14 partes por millón en 55 años. En aquella época, tal explosión de dióxido de carbono ocurría como mucho una vez cada 7000 años. Al ritmo actual, un aumento así solo tarda entre 5 y 6 años, por lo que es diez veces más rápido.

Potentes vientos del oeste

El estudio muestra que durante los periodos en los que el CO₂ aumentó de forma natural, los vientos del oeste también se hicieron más potentes. Estos desempeñan un papel importante en la circulación de las profundidades marinas, lo que podría provocar rápidas emisiones de CO₂ en el Océano Austral, también conocido como Océano Antártico.

Otras investigaciones han demostrado que es probable que estos vientos vuelvan a ser más potentes durante el próximo siglo debido al cambio climático. Cuando eso ocurra, la capacidad del Océano Antártico para absorber CO₂ disminuirá, argumentan los investigadores. “Contamos con que el océano Antártico absorba parte del CO₂, pero el rápido aumento de los vientos australes reduce su capacidad para hacerlo”, añade Wendt.

Así que las cosas no pintan muy bien: el ritmo de aumento del CO₂ en la atmósfera es 10 veces mayor que en cualquier otro momento de los últimos 50 000 años. Y el océano, nuestro salvavidas, pronto podrá absorber menos CO₂.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto