Descubren al organismo más pequeño capaz de dispersar semillas tras ingerirlas

Este estudio revela que las cochinillas, organismos diminutos, son capaces de consumir y dispersar semillas, lo que las convierte en la especie más pequeña conocida hasta ahora con esta capacidad.

Las tijeretas y cochinillas acaban de volverse un poco más especiales. Un nuevo estudio demuestra que estos bichos pueden propagar semillas comiéndoselas. Esto convertiría a la cochinilla en la especie más pequeña capaz de hacerlo.

Las cochinillas se encuentran debajo de todos los adoquines. Y aunque aquí no nos impresionan demasiado, al otro lado del mundo las cosas son ligeramente distintas. Un estudio japonés demuestra que tanto las cochinillas como las tijeretas son capaces de comerse las semillas de la planta Dragón Plateado, o Monotropastrum humile. Y no solo eso; los insectos también vuelven a defecarlas, ayudando a la planta a esparcir sus semillas.

Nuevos dispersores de semillas

El científico Kenji Suetsugu participó en el estudio. “Intentamos encontrar nuevas interacciones ecológicas centrándonos en las formas de vida más pequeñas. Encontrar estos nuevos dispersores de semillas invita a la ciencia a replantearse viejas estrategias. Además, esta investigación demuestra una vez más lo importante que es garantizar la conservación de hábitats diversos”. La investigación se publicó en la revista Plants, People, Planet.

Para el estudio, el equipo de Suetsugu se fijó específicamente en la planta del dragón plateado, o Monotropastrum humile. Esta planta se encuentra en toda Asia Oriental y es conocida por sus diminutas semillas. Sin embargo, hasta ahora se desconocía cómo podía propagarse la planta, ya que las semillas se almacenan de forma segura en una envoltura fructífera. Por ello, los investigadores decidieron vigilar algunos ejemplares de la planta del dragón plateado, fotografiándolos automáticamente por la noche. Después, analizaron las fotos para ver qué especies disfrutaban más de los frutos producidos por la planta.

Este análisis mostró que los saltamontes de las cavernas se comían más de la mitad de todos los frutos. Esta especie también acabó destruyendo el menor número de semillas, lo que es importante para la reproducción de la planta. Además de los saltamontes cavernícolas, el estudio descubrió que a las tijeretas y cochinillas también les gustaban los frutos. Estas especies conservan intactas alrededor del 30 % de las semillas. Así pues, en una fase final del estudio, los científicos comprobaron si las semillas de la planta Dragón Plateado podían pasar a través del tracto digestivo de las tijeretas y cochinillas. Se comprobó que sí. Esto sugiere que las tijeretas y cochinillas desempeñan un papel activo en la dispersión de las semillas de esta planta.

Sos más pequeños dispersores

Que los animales puedan dispersar las semillas de las plantas comiéndoselas y excretándolas de nuevo no es una novedad. Los científicos saben que numerosos animales (como las aves, pero también los peces, por ejemplo) ayudan a las plantas a distribuir sus semillas (a veces a grandes distancias) de este modo. Pero lo que hace tan especial esta nueva investigación es el tamaño de los dispersores de semillas; nunca antes habían visto los investigadores organismos tan pequeños distribuir semillas comiéndoselas y excretándolas de nuevo.

Así pues, las tijeretas y cochinillas parecen ser capaces de consumir las semillas de M. humile y luego excretar parte de ellas (alrededor del 30 %) de nuevo en una sola pieza, contribuyendo así a su dispersión. Pero el estudio revela también que alrededor del 70 % de las semillas consumidas por las tijeretas y cochinillas deben considerarse perdidas. Sin embargo, según los investigadores, no se trata de un problema inmediato. Sospechan que, a fin de cuentas, es más beneficioso para la planta que las tijeretas y las cochinillas ayuden también a dispersar las semillas.

El descubrimiento de que la tijereta y la cochinilla, poco apreciadas por muchos, pueden desempeñar un papel tan importante para las plantas sabe a más y hace sospechar a los investigadores que hay más pequeños dispersores de semillas esperando a ser descubiertos. Suetsugu concluye: “Algunas especies habían sido clasificadas anteriormente como ecológicamente insignificantes. Por eso intentamos encontrar más especies con mecanismos similares de dispersión de semillas. De este modo, esperamos desvelar un fenómeno ecológico que actualmente sigue pasando desapercibido”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto