Solo 2 semanas en redes sociales puede ayudarte a comer más sano, si sigues las cuentas adecuadas

Los participantes del grupo que seguía canales de alimentación saludable en Instagram consumieron una media de 1,4 raciones más de fruta al día. Además, también redujeron su consumo de tentempiés con alto contenido energético en 0,8 unidades al día.

¿Son saludables las redes sociales? Investigaciones recientes demuestran que la respuesta puede ser sorprendente; a veces es solo ese empujoncito el que te hace comer una manzana más cada día.

En los últimos años, los científicos han conseguido golpear con fuerza la imagen que tenemos de las redes sociales. Por ejemplo, se dice que las redes sociales hacen que los jóvenes estén menos satisfechos consigo mismos y fomentan la desinformación y la demonización. Sin embargo, los científicos también han conseguido revelar un efecto positivo de las redes sociales: si se siguen las cuentas adecuadas, es posible adoptar un estilo de vida más saludable. Así lo afirma un reciente estudio realizado por científicos ingleses de la Universidad de Aston. Durante este estudio, los científicos descubrieron que los participantes solo necesitaron dos semanas para empezar a desarrollar un estilo de vida más saludable, gracias a las redes sociales. El investigador Jason Thomas participó en el estudio. Explica: “Conseguimos obtener resultados bastante interesantes. De hecho, los resultados sugieren que ya se pueden conseguir grandes beneficios con relativamente poco esfuerzo, ¡y todo gratis!”. El estudio se publicó en la revista Digital Health.

Perfiles o cuentas en Instagram

Para el estudio, los científicos reclutaron a un total de 52 participantes. Estos participantes se dividieron en dos grupos iguales de 26. Al primer grupo se le pidió que siguiera canales de medios sociales en Instagram centrados en la alimentación saludable. Al segundo grupo se le pidió que siguiera canales de medios relacionados principalmente con el diseño de interiores. A continuación, se pidió a todos los participantes que llevaran un registro de cuánto comían y bebían diariamente durante quince días. La edad media de los participantes era de 22 años.

Entre los resultados del experimento hay muchas conclusiones interesantes. Por ejemplo, los científicos descubrieron que los participantes del primer grupo comían una media de 1,4 raciones más de fruta al día. Y no solo eso: también comieron de media 0,8 menos tentempiés con alto contenido energético, como barritas ricas en calorías o bebidas azucaradas.

Offline frente a online

Los resultados del estudio son importantes porque a muchas personas les resulta difícil comer suficiente fruta y verdura, y los investigadores quieren encontrar formas de cambiar esta situación. La idea de que las redes sociales podrían desempeñar un papel en este sentido no es nueva. Pero investigaciones anteriores sugerían que las expresiones no en línea, sino principalmente fuera de ella (como pegar carteles en comedores y cafeterías) podrían ser útiles si se quiere conseguir que la gente coma más sano. Sin embargo, la nueva investigación ha encontrado ahora pruebas de que las intervenciones en línea (que ni siquiera son tan invasivas y además son gratuitas) también pueden tener efecto. No obstante, Thomas subraya que es necesario seguir investigando. “Nuestra investigación futura se centrará en la duración real de los beneficios encontrados”. En otras palabras, si las personas que siguen cuentas “saludables” en las redes sociales también (siguen) comiendo sano a largo plazo.

La científica Lily Hawkins también ha contribuido al estudio. Concluye: “Investigaciones anteriores han demostrado que las normas sociales en las redes sociales pueden hacer que la gente coma de forma diferente. Esta investigación ha demostrado cómo esta teoría se traduce en la práctica. Por supuesto, ahora estamos deseando averiguar cómo podemos imitar este efecto en un grupo más grande”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto