Parejas que beben juntos viven más: los beneficios de compartir el consumo de alcohol

El simple acto de beber juntos como pareja puede tener un impacto positivo en la longevidad de la relación. Aunque se necesitan más investigaciones para comprender completamente este fenómeno, este estudio sugiere que compartir momentos íntimos alrededor de una copa de vino podría contribuir a una vida más larga juntos.

Fin de semana, buen momento para una copa de vino. Esperemos que su pareja piense lo mismo, porque las parejas con hábitos de consumo similares viven más, según un nuevo estudio. Aunque no debería ser motivo para abrir esa botella más a menudo, advierten los investigadores.

Se analizaron más de 4600 parejas, que participaron en una encuesta a largo plazo de estadounidenses mayores de 50 años, rellenando un cuestionario cada dos años. Entre otras cosas, tenían que indicar aproximadamente cuánto alcohol bebían a la semana.

Beber juntos es mejor que hacerlo solo

Y esto reveló algo notable. “Descubrimos que las parejas que habían bebido alcohol en los últimos tres meses vivían más que las otras parejas, que o bien no bebían o en las que solo bebía uno de los dos”, afirma la investigadora Kira Birditt, de la Universidad de Michigan. También se comprobó que los dos miembros de la pareja vivían más si ambos bebían poco o moderadamente, en comparación con las parejas en las que ambos consumían mucho alcohol o ninguno. Se tuvieron en cuenta factores como las enfermedades cardiovasculares o la diabetes, que pueden afectar al consumo de alcohol y sus consecuencias.

No está claro por qué beber juntos conduce a una vida más larga, mientras que el consumo individual de alcohol no lo hace. Una posible explicación es que es bueno para la relación tomarse una cerveza o un vino de vez en cuando. Pero a la inversa, también podría ser que un consumo igual de alcohol diga algo sobre lo bien que se compaginan los estilos de vida y lo satisfechas que están las personas con su relación. En cualquier caso, demuestra que las parejas tienen un gran impacto en el bienestar del otro. “También hemos comprobado en otros estudios que las parejas que beben juntas tienen una mejor relación y eso podría deberse a que aumenta la intimidad”, explica Birditt. “En sentido general, una buena relación favorece la salud y cabe pensar que cuanto más se comparte, mejor, así que incluso algo como tomar una copa juntos podría tener entonces un efecto positivo”.

No es la primera vez que se estudia la influencia de beber juntos, pero normalmente se trata de diferencias en el consumo de alcohol. Ya en 1998 se publicó un estudio que demostraba que los hábitos de bebida afectan a las relaciones de pareja. Sobre todo cuando una persona bebe mucho más que la otra, lo que suele provocar discusiones y tensiones. “La mayor parte del estudio se centraba en parejas jóvenes y en el consumo excesivo de alcohol por parte de uno de los dos. Esto demostró que entonces las personas están menos satisfechas con su matrimonio, tienen más conflictos y son más propensas a la ruptura”.

Chupitos o vino junto a la chimenea

Pero ahora resulta que lo contrario también es cierto: los hábitos de bebida compartidos en realidad unen más a las parejas. Aunque este estudio tiene sus limitaciones. Por ejemplo, solo tenía en cuenta a las parejas heterosexuales y no el tipo de alcohol que bebían. Beber chupitos en el pub puede tener un efecto distinto que beber vino junto a la chimenea. “También hay poca información sobre los procesos interpersonales cotidianos que podrían influir en la conexión. ¿Cómo es su vida cotidiana? ¿Beben juntos? ¿Qué hacen cuando beben?”, se pregunta Birditt.

Según ella, es muy importante entender cómo influyen las parejas en el comportamiento de los demás para idear mejores políticas sanitarias para los adultos mayores. Por ejemplo, funciona mejor si las medidas tienen en cuenta el estilo de vida de ambos miembros de la pareja. “Este estudio da un paso más al demostrar que beber más o menos la misma cantidad de alcohol juntos conduce potencialmente a una vida más larga, pero para ello también es importante fijarse en cuánto bebe cada uno”, concluye la investigadora.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto