Padre e hija descubren fósil del mayor reptil marino jamás encontrado

El descubrimiento del Ichthyotitan severnensis se realizó de manera casual, mientras Justin Reynolds y su hija de 11 años buscaban fósiles en la playa de Somerset. Tropezaron con fragmentos de una mandíbula gigante, lo que llevó al hallazgo de una especie desconocida de reptil marino, posiblemente el más grande que haya existido

Mientras paseaban por la playa de Somerset, un padre y su hija esperaban encontrar algún fósil. Pero no fue así: tropezaron con fragmentos de una mandíbula de más de dos metros de largo que, tras un examen minucioso, resultó pertenecer a una especie aún no descrita y posiblemente al reptil marino más grande que haya existido jamás.

Justin Reynolds y su hija de 11 años buscaban fósiles en la playa de Somerset en mayo de 2020 cuando se toparon con un fragmento de un hueso gigante. Siguieron buscando y encontraron más fragmentos. Padre e hija se dieron cuenta inmediatamente de que habían descubierto algo especial y se pusieron en contacto con el paleontólogo Dean Lomax.

Un hallazgo anterior

Y a Lomax le sonó inmediatamente una campana. Porque unos años antes ya se había puesto en contacto con él otro ávido coleccionista de fósiles, Paul de la Salle, después de que este tropezara con un gigantesco trozo de mandíbula no muy lejos de Somerset. “En 2018, mi equipo estudió y describió la gigantesca mandíbula de Paul y esperábamos que algún día se encontrara otra”. Y ese día resultó haber llegado cuando Justin y Ruby fueron a cazar fósiles a la playa de Somerset. Los fragmentos que descubrieron resultaron ser parte de una mandíbula de más de dos metros de largo. “Este nuevo espécimen está más completo, mejor conservado y asegura que ahora tenemos dos de estos huesos gigantes con una forma y estructura únicas”.

Más piezas, nuevas especies

Después de que Justin y Ruby informaran de su hallazgo, ellos (junto con algunos miembros de su familia, Lomax y De la Salle) volvieron repetidamente a la playa en busca de más fragmentos. Y con éxito: el grupo encontró cada vez más piezas de la mandíbula que encajaban perfectamente.

A continuación, Lomax y su equipo compararon la mandíbula descubierta por Justin y Ruby con la hallada anteriormente por De la Salle. La investigación revela no solo que son de la misma época, sino también que comparten algunos rasgos únicos. Sugiere que ambas pertenecían a la misma especie. Y los científicos no conocían esa especie hasta hace poco. Se trata de un ictiosaurio gigante que vivió hace unos 202 millones de años. Se calcula que el ictiosaurio medía más de 25 metros de largo y ha sido bautizado como Ichthyotitan severnensis, según publica la revista PLoS ONE. El enorme ictiosaurio pertenecía a la familia Shastasauridae, que puede incluir a otros ictiosaurios de gran tamaño.

I. severnensis vivió hace unos 202 millones de años. Esto significa que hacía que los mares fueran inseguros cuando los dinosaurios recorrían la tierra. Pero mientras los dinosaurios seguían dominando la tierra en los millones de años que siguieron, pronto cayó el telón para los grandes ictiosaurios pertenecientes a la familia Shastasauridae. Al parecer, fueron víctimas de una extinción masiva que tuvo lugar a finales del Triásico, hace unos 200 millones de años. Esto significa que los I. severnensis recuperados en Gran Bretaña pueden considerarse unos de los últimos reptiles marinos gigantes que nadaron por la Tierra.

Otros gigantes descubiertos

I. severnensis no es, desde luego, el primer ictiosaurio de gran tamaño recuperado. También se han descubierto fragmentos anteriores de grandes reptiles marinos en el Tíbet y Estados Unidos, por ejemplo. Sin embargo, se estima que eran más pequeños que I. severnensis. Además, I. severnensis vivió unos 13 millones de años más tarde que el ictiosaurio de gran tamaño más joven conocido hasta hace poco.

Los paleontólogos están encantados con el descubrimiento de I. severnensis. Entre otras cosas, porque aún quedan muchos interrogantes sobre los grandes ictiosaurios que surcaban los mares hace varios cientos de millones de años. Y los nuevos hallazgos ofrecen a los paleontólogos nuevas oportunidades para responder a algunas de esas preguntas. “Estos gigantes siguen rodeados de misterio, pero fósil a fósil iremos desentrañando sus secretos”, afirma el investigador Marcello Perillo. Y quién sabe, quizá haya más secretos esperando a ser descubiertos en las playas inglesas. “Estas mandíbulas insinúan tímidamente que algún día podría descubrirse un cráneo o esqueleto completo de uno de estos gigantes”, argumenta Lomax. “Nunca se sabe”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto