Los pacientes se recuperan mejor cuando son atendidos por médicas, según investigación

Los investigadores encontraron que los pacientes atendidos por médicas mostraron una disminución mucho mayor en la tasa de mortalidad y las probabilidades de reingreso hospitalario en comparación con pasientes atendidos por médicos hombres.

Los investigadores llegaron a esta sorprendente conclusión tras analizar los datos de más de 700 000 personas. Los pacientes atendidos por una doctora no solo tenían menos probabilidades de morir, sino también de ser ingresados de nuevo en el hospital.

El estudio se publica en la revista Annals of Internal Medicine. El artículo es obra de investigadores japoneses y estadounidenses. Los científicos recopilaron datos de 776 927 personas mayores de 65 años que habían sido hospitalizadas entre 2016 y 2019. Al hacerlo, los investigadores tenían especial curiosidad por ver si tal vez se podía encontrar un vínculo entre los resultados de salud de estos pacientes y el género de su médico.

Tasa de mortalidad y nuevas hospitalizaciones

Y así fue. Los pacientes atendidos por un médico de sexo femenino, en comparación con los atendidos por un médico de sexo masculino, no solo presentaban una menor tasa de mortalidad, sino también una menor probabilidad de reingresar en el hospital. Esto era cierto tanto para los pacientes masculinos como para los femeninos. Pero, sorprendentemente, la tasa de mortalidad y las probabilidades de reingreso hospitalario disminuyeron mucho más entre las pacientes mujeres atendidas por una médica. Le siguen los hombres atendidos por una médica, y en menor medida, hombres y mujeres atendidos por un médico hombre. En otras palabras, en general, todos los pacientes atendidos por una doctora tenían menos probabilidades de morir y menos probabilidades de ser hospitalizados, pero las probabilidades disminuían mucho más en el caso de las mujeres que en el de los hombres.

Poco sorprendente

Según el investigador Atsushi Miyawaki, la conclusión de que los pacientes atendidos por médicos mujeres tienen menos probabilidades de morir y también menos probabilidades de ser ingresados de nuevo en el hospital no es en sí misma muy sorprendente. “Sabemos por estudios anteriores (…), por ejemplo, que los pacientes ingresados por internistas mujeres tienen mejores resultados que los pacientes de internistas hombres. Lo que es nuevo es que el beneficio que parece tener el tratamiento por una doctora es particularmente muy alto para las pacientes femeninas. Y creemos que eso puede ayudar a explicar, al menos en parte, por qué los pacientes de médicos mujeres tienen mejores resultados sanitarios de media”.

Por supuesto, el estudio plantea la cuestión de por qué las pacientes se benefician especialmente del tratamiento de una doctora. Los científicos no pueden responder a esa pregunta basándose en su estudio (véase el recuadro).

Las conclusiones extraídas por los investigadores se basan en el denominado estudio observacional. En él se utilizan (a menudo grandes cantidades de) datos para buscar asociaciones. En este caso, se buscaba cualquier relación entre los resultados sanitarios de los pacientes y el sexo de su médico. Los datos demuestran que sí existe esa relación. Pero los estudios observacionales no van mucho más allá; pueden mostrar que dos o más cosas están relacionadas, pero no revelan cómo lo están y si, por ejemplo, una subyace a la otra (y, por tanto, existe una relación causal).

Así pues, basándose en los datos y la metodología de la investigación, solo es posible concluir que existe una relación entre la tasa de mortalidad y el sexo del médico, en la que las médicas pueden estar asociadas a una menor tasa de mortalidad de los pacientes, especialmente si esos pacientes son a su vez de sexo femenino. La razón sigue siendo un misterio. Pero los investigadores (basándose en parte en estudios anteriores) sí se atreven a especular cautelosamente al respecto. “Creemos que las pacientes atendidas por una doctora (en comparación con las atendidas por un médico) tienen menos prejuicios sexistas cuando se evalúan sus síntomas o se diagnostica su enfermedad”, explica Miyawaki. ¿Qué quiere decir exactamente el investigador con esto? Quizá los médicos varones se guían (inconscientemente) por prejuicios sobre las mujeres a la hora de evaluar los síntomas o hacer diagnósticos. Por ejemplo: que son más complacientes o tienen un umbral del dolor más bajo que los hombres. Y eso puede complicar la realización del diagnóstico correcto y el inicio del tratamiento adecuado y, por tanto, reducir las posibilidades de un buen resultado. También podría ser que las médicas se comuniquen mejor con las pacientes, haciendo que estas se sientan más invitadas a compartir la información necesaria para tratar eficazmente su problema de salud. Estas son solo algunas de las posibles explicaciones, aún no demostradas, del hecho de que las pacientes atendidas por una doctora tengan, por lo general, mejores resultados sanitarios que las pacientes atendidas por un médico. “También puede influir la escasa atención que se presta en los planes de estudios generales a los problemas de salud de la mujer”, añade Miyawaki. “Como resultado, los médicos varones en particular bien pueden tener una comprensión limitada de los problemas de salud que solo las mujeres pueden enfrentar”.

También en otros países

Aunque el estudio se basa en pacientes de EE. UU., Miyawaki está convencido de que también pueden encontrarse vínculos similares en otros países. Para ello cita, entre otros, un estudio anterior realizado en Canadá, en el que se descubrió que las pacientes de cirujanos mujeres tenían mejores resultados de salud que las pacientes de cirujanos hombres. “Actualmente, estamos estudiando la posibilidad de investigar si también observamos esas correlaciones en otros entornos (por ejemplo, la atención primaria) y en otros países”.

Además, es necesario seguir investigando para interpretar mejor los resultados. “Nos gustaría averiguar por qué hay diferencias entre los resultados sanitarios de pacientes con médicos y pacientes con médicas. Y nos gustaría entender por qué las pacientes se benefician más de una médica que de un médico”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto