Los abejorros pueden sobrevivir hasta 7 días bajo el agua: un descubrimiento fortuito

El descubrimiento se produjo debido a un accidente durante el proyecto de investigación. La científica Sabrina Rondeau encontró que los abejorros seguían vivos después de que los tubos en los que estaban almacenados se inundaran accidentalmente.

Debido a un accidente durante un proyecto de investigación, unos científicos han descubierto algo muy especial: el modo de hibernación de un abejorro le permite sobrevivir bajo el agua hasta siete días.

Lo que debería haber sido un día normal de trabajo pronto dio un giro inesperado para la científica Sabrina Rondeau. Su equipo estaba investigando los abejorros en hibernación. Para ello, los habían almacenado en tubos. Por un error, había entrado agua en ellos. Rondeau explica: “Cuando encontré los abejorros, saqué inmediatamente toda el agua de los tubos. Me sorprendió descubrir que los abejorros seguían vivos”. Esto hizo pensar al equipo de Rondeau: ¿cómo podían haber sobrevivido los bichos a este percance?

Decidieron profundizar en este nuevo misterio y su colega Nigel Raine cree que por fin han encontrado la respuesta. Según explica, “muchos insectos respiran a través de espiráculos, y no por las fosas nasales como los humanos. Estos espiráculos se cierran durante largos periodos durante la hibernación, impidiendo la entrada de agua”. Para aclarar, un espiráculo es un pequeño orificio de respiración en la piel de un insecto. El propio estudio también menciona otra posible explicación. Por ejemplo, podría ser que las burbujas de aire a veces se adhieren al abejorro mientras está bajo la superficie. Según el estudio, los abejorros también pueden respirar a través de la piel, lo que les permite extraer oxígeno de las mencionadas burbujas de aire. Los resultados se publicaron en la revista Biology Letters.

Estudio con abejorros hibernando en agua

Para resolver el misterio, los científicos se emplearon a fondo. En el estudio participaron 143 abejorros de la especie Bombus impatiens. Estos abejorros fueron puestos en hibernación artificialmente y colocados en tubos que ya contenían algo de tierra. Entonces llegó el momento de que los abejorros se mojaran. Para ello, los científicos utilizaron dos métodos diferentes. En el primer grupo de tubos, los abejorros flotaron en la superficie. En el segundo, los mantuvieron bajo el agua. Para el experimento, también hubo un grupo de control para ver cuántos abejorros sobreviven sin agua. Los científicos realizaron este experimento tres veces con diferentes duraciones: el primer experimento duró ocho horas, el segundo duró un día y el tercero duró una semana completa. Los resultados muestran que no hubo mortalidad notable. En otras palabras, a los abejorros no les importó continuar su hibernación bajo el agua.

Se requieren más estudio

Los resultados del estudio son significativos porque demuestran que los abejorros tienen la capacidad de hibernar bajo el agua. Esto es importante porque las inundaciones suelen ser un problema para muchas especies que viven en el suelo, incluidos, por tanto, los abejorros durante su hibernación. Raine señala los resultados: “Las inundaciones suponen un reto impredecible para muchas especies que viven en el suelo, sobre todo para las abejas que quieren anidar bajo tierra o hibernar allí”. Hasta la fecha, no se había investigado mucho al respecto. Pero ahora eso parece estar cambiando, debido a un simple percance en el laboratorio.

En su estudio, los científicos piden que se realicen investigaciones complementarias para determinar exactamente cómo pueden sobrevivir bajo el agua los abejorros en estado de hibernación. Los investigadores creen que esa investigación es importante porque la Tierra (y, por tanto, los abejorros) se enfrentan cada vez más a condiciones meteorológicas extremas debido al cambio climático. Como, por ejemplo: lluvias torrenciales e inundaciones. Más información sobre cómo los abejorros pueden defenderse de estas condiciones es importante, ya que puede dar más información sobre lo que necesitamos hacer exactamente (y de lo que podemos prescindir) para proteger y preservar a estos importantes polinizadores en un mundo que se calienta.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto