Investigadores enseñan a bacterias a fabricar y teñir cuero vegano de forma sostenible

Además de fabricar cuero vegano, los investigadores lograron que las bacterias también tiñeran el material. Utilizando una técnica de modificación genética, las bacterias fueron programadas para producir un pigmento negro llamado eumelanina, que teñía la celulosa fabricada por las bacterias.

Los productos fabricados con cuero animal pueden ser bonitos a la vista, pero dejan de serlo cuando se piensa en el sufrimiento animal y en el daño medioambiental y climático que causa su producción. Afortunadamente, una iniciativa responsable está trabajando duro y con resultados.

Por ejemplo, investigadores del Imperial College de Londres han logrado modificar genéticamente bacterias para fabricar cuero vegano y sin plástico, además de teñirlo en el proceso. Así se recoge en la revista Nature Biotechnology.

Celulosa bacteriana que incluye tinte

Para su estudio, los científicos utilizaron especies bacterianas que producen celulosa microbiana. Se trata de un material resistente, flexible y maleable. “La celulosa bacteriana es vegana y su crecimiento requiere solo una fracción de las emisiones de CO₂, agua, tierra y tiempo que implica el cultivo de vacas para producir cuero”, afirma el investigador Tom Ellis. “Y a diferencia de las alternativas al cuero basadas en el plástico, la celulosa bacteriana también puede fabricarse sin productos petroquímicos y degradarse de forma segura en el medio ambiente sin liberar toxinas”.

En resumen: la celulosa bacteriana ofrece muchas posibilidades. Y puede utilizarse para fabricar textiles sostenibles y, por tanto, incluso una alternativa al cuero. Nada de esto es nuevo en sí mismo; los científicos llevan tiempo experimentando con ello. Pero al hacerlo se han encontrado siempre con un problema, explican los investigadores en su estudio. Para que los tejidos o el cuero fabricados con celulosa bacteriana sean realmente sostenibles, hay que encontrar formas más sostenibles de teñirlos. Esto se debe a que los tintes sintéticos que se utilizan actualmente en la industria de la moda son perjudiciales para el medio ambiente. Y los pigmentos negros que se utilizan habitualmente para teñir el cuero se llevan la palma en cuanto a impacto medioambiental. Por eso hay que encontrar una alternativa, concluyen los investigadores. Y eso es lo que han buscado. Con éxito. Porque en su estudio revelan que han conseguido modificar las bacterias productoras de celulosa, de tal manera que también “tiñen” de negro la celulosa que fabrican de inmediato.

¿Pero cómo funciona?

Los investigadores se pusieron manos a la obra con bacterias pertenecientes a la especie Komagataeibacter rhaeticus. Estas bacterias producen celulosa de forma natural en las condiciones adecuadas. Para conseguir que las bacterias también colorearan la celulosa, los investigadores modificaron el ADN de K. rhaeticus. Las modificaciones genéticas ordenaron a los microbios productores de celulosa que también produjeran un pigmento negro, la eumelanina.

Para dar una idea de lo que eran capaces de hacer estas bacterias modificadas, los científicos recurrieron a la ayuda de diseñadores. Diseñaron un zapato. Se hizo un molde y las bacterias se pusieron a trabajar en él. Al cabo de 14 días, habían fabricado en el molde una estera de celulosa con forma de zapato. Para colorearla, los investigadores agitaron suavemente el zapato de un lado a otro a una temperatura de 30 grados centígrados durante dos días; las bacterias respondieron produciendo el pigmento negro, de modo que la celulosa quedó teñida desde dentro hacia fuera.

Además del zapato, los investigadores también fabricaron una billetera de forma similar. Para ello, hicieron que las bacterias fabricaran y colorearan dos láminas de celulosa, que los científicos cortaron a medida y cosieron.

Zapato y billetera hecho por bacterias
A la izquierda, el zapato fabricado por las bacterias, sin la suela. A la derecha, algunas herramientas utilizadas, con la billetera hecha de celulosa bacteriana en el centro. Imagen: Imperial College de Londres.

Incluso lograron crear un logotipo

Que las bacterias sean tan capaces de fabricar zapatos y billeteras con aspecto y color de cuero auténtico ya es, por supuesto, bastante impresionante. Pero modificando un poco más las bacterias, los investigadores consiguieron incluso que dotaran a los productos de un logotipo. Para ello, añadieron algunos genes de otras bacterias a la bacteria K. rhaeticus. Esos genes hicieron que la K. rhaeticus respondiera a la exposición a la luz azul produciendo proteínas que brillan. Al dejar caer esa luz azul en forma de logotipo sobre una billetera, por ejemplo, se podía obtener un logotipo algo distinguible en el cuero.

Los investigadores están encantados con su trabajo. “Nuestra técnica funciona a una escala lo suficientemente grande como para crear, como demuestran nuestros prototipos, productos reales”, afirma el investigador Kenneth Walker. Y no todos tienen por qué ser negros; los científicos investigan actualmente si las bacterias pueden crear también otros pigmentos. “Esperamos que la ropa que vestimos sea más ecológica, en colaboración con la industria de la moda, en toda la cadena de producción”, afirma Ellis.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto