El cambio climático reducirá la economía mundial en un 19% para 2050 según estudio

Los países tropicales, que ya experimentan altas temperaturas, son los más afectados por el cambio climático. A pesar de ser los menos culpables de las emisiones de CO₂, estos países podrían perder más ingresos debido a los impactos climáticos en comparación con los países ricos.

Los que se quejan de los miles de millones de dólares que se gastan para cumplir los objetivos climáticos deberían seguir leyendo. De hecho, el coste del calentamiento global es mucho, mucho mayor. El cambio climático costará a la economía mundial no miles de millones, sino billones al año.

Los daños climáticos mundiales se estiman en unos 38 billones de dólares anuales de aquí a 2050, y en cualquier caso entre 19 y 59 billones. Esto se debe principalmente al aumento de las temperaturas globales, pero también a más precipitaciones o sequías y a oscilaciones de temperatura más severas. Ni siquiera se incluyen otros fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas e incendios forestales.

Afectados especialmente en Asia y África

“Se prevé un fuerte descenso de la renta nacional en la mayor parte del mundo, incluidas Norteamérica y Europa, pero Asia meridional y África son las más afectadas”, afirma el investigador principal, Maximilian Kotz, del Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam. “Estos costes se deben al impacto del cambio climático en diversos factores relevantes para el crecimiento económico, como el tamaño de las cosechas, la productividad laboral y las infraestructuras”.

Se calcula que la economía mundial perderá algo menos del 20 % de sus ingresos. “Nuestro análisis muestra que, en los próximos 25 años, el cambio climático causará daños económicos gigantescos en casi todos los países del mundo, incluidos países muy desarrollados como Alemania, Francia y EE. UU.”, afirma también su colega Leonie Wenz.

Emisiones de CO₂ en el pasado

“Estos daños a corto plazo son consecuencia de nuestras emisiones de CO₂ en el pasado. Tenemos que hacer más por la adaptación al clima si queremos evitar alguno de estos daños. Y tenemos que reducir nuestras emisiones drástica e inmediatamente. Si no lo hacemos, las pérdidas económicas serán aún mayores en la segunda mitad de este siglo y llegarán al 60 % en 2100 en todo el mundo. Esto demuestra claramente que es mucho más barato proteger nuestro clima que no hacerlo, y eso incluso sin tener en cuenta los daños no económicos, como el número de muertes o la pérdida de biodiversidad”.

Daños climáticos regionales

Hasta ahora, la atención se ha centrado principalmente en los daños económicos a largo plazo y a escala nacional causados por el cambio climático debido al aumento anual de las temperaturas. Al examinar también los últimos estudios que calcularon el impacto climático en el crecimiento económico de más de 1600 regiones de todo el mundo en los últimos 40 años y centrarse en los próximos 26 años, los investigadores pudieron predecir con gran detalle los daños subnacionales derivados de los cambios de temperatura y precipitaciones.

Al mismo tiempo, lograron reducir las grandes incertidumbres asociadas a las previsiones a largo plazo. Para ello utilizaron, por un lado, simulaciones climáticas de última generación y, por otro, analizaron el impacto del clima en la economía en el pasado.

Los trópicos, son los más afectados

Y desgraciadamente ocurre lo que suele ocurrir: los más afectados son los que no pueden hacer nada al respecto. “Nuestro estudio muestra lo desigualmente que se distribuyen los impactos climáticos. Hemos detectado daños en casi todas partes, pero los países tropicales son los que más los sufren porque allí ya hace más calor. Por tanto, un nuevo aumento de la temperatura es más perjudicial allí. Los países menos culpables del cambio climático pierden un 60 % más de ingresos que los países ricos y un 40 % más que los que emiten mucho CO₂. También son los países menos capaces de adaptarse a las consecuencias”, afirma el investigador Anders Levermann.

“Nos toca tomar una decisión: el cambio estructural hacia un sistema energético sostenible es necesario para nuestra seguridad y nos ahorra dinero. Seguir como hasta ahora tendrá consecuencias catastróficas. La temperatura del planeta solo puede estabilizarse si dejamos de quemar petróleo, gas y carbón”, reza la advertencia.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto