Así pueden sobrevivir los tardígrados a altas dosis de radiación, el misterio es por fin resuelto

Los tardígrados pueden soportar hasta 4000 Gy (Gray) de radiación, mientras que los humanos pueden morir con niveles de radiación de solo 3 a 5 Gy. Esta capacidad extrema de resistencia a la radiación es una de las características más asombrosas de estos microorganismos.

Los osos de agua, o tardígrados, pueden parecer monos, pero son muy resistentes. Pueden soportar las condiciones más extremas. Los investigadores han descubierto por fin cómo sobreviven a la radiación estos animales microscópicos.

La radiación daña el ADN. Por ejemplo, si nos exponemos a demasiada radiación, podemos contraer enfermedades como el cáncer. Pero los tardígrados no sufren eso. Eso se debe a que pueden reparar los daños en su ADN, según demuestra una nueva investigación de la Universidad de Carolina del Norte. “Nos sorprendió lo que vimos”, responde el investigador principal, Bob Goldstein. “Los osos de agua hacen algo que no vimos venir”.

Todo tipo de trucos, genes reparadores

Y eso es bastante especial, porque Goldstein lleva 25 años investigando a los tardígrados. Su laboratorio ya ha descubierto varios trucos que los microorganismos utilizan para soportar condiciones que hace tiempo habrían sido fatales para los humanos y la mayoría de los demás animales.

Hace sesenta años, los investigadores ya descubrieron que los osos de agua pueden sobrevivir a radiaciones mil veces más potentes que las que pueden soportar los humanos. Pero cómo era posible seguía siendo un misterio. Ahora, los estadounidenses han descubierto que los tardígrados no son inmunes al daño del ADN. En ellos también resulta dañado por la radiación ultravioleta, pero lo que los osos de agua pueden hacer, y nosotros no, es reparar su ADN.

Lo hacen produciendo más genes reparadores. A diferencia de los humanos, los tardígrados pueden aumentar la producción de los llamados genes reparadores del ADN hasta el punto de que se convierten en uno de los productos génicos más comunes en los animales.

Esto cogió por sorpresa a los investigadores. “Estos animales tienen una respuesta increíblemente fuerte a la radiación y ese parece ser el secreto de su extrema capacidad de supervivencia”, afirma su colega Courtney Clark-Hachtel. Este conocimiento podría ser de gran utilidad también para otros animales. “Lo que aprendamos de cómo los tardígrados soportan la radiación podría conducir a nuevas ideas sobre cómo proteger a otros animales y microorganismos de la radiación dañina”.

Mientras tanto, en Francia se ha hecho un descubrimiento similar. Allí, los investigadores hallaron una nueva proteína en los tardígrados que protege su ADN. “Es fantástico ver que los resultados de cada laboratorio confirman los hallazgos de los demás”, afirma Goldstein.

Ocho datos sobre los indestructibles osos de agua o tardígrados

1: Su nombre

Los osos de agua se llaman así porque su forma de andar se parece a la de un oso. El hecho de que los tardígrados caminen ya es muy especial. La mayoría de los animales tan pequeños (medio milímetro como máximo) se mueven de otra manera.

2: Su preferencia por el agua

Sí, los osos de agua sobreviven al espacio, a la radiación y al frío extremo, pero si pueden elegir, prefieren estar cerca del agua. Por eso se les encuentra más a menudo en el mar o en lagos, pero también en musgo empapado, por ejemplo.

3: Temperaturas extremas

Una de las características más especiales de los tardígrados es que pueden soportar el frío y el calor extremos. Pueden sobrevivir durante breves periodos a temperaturas de -200 y +150 grados.

4: Espacio, presión y radiación

Los osos de agua son la única especie que puede sobrevivir en el espacio. No es de extrañar, ya que pueden soportar 4000 Gy (Gray) de radiación. En comparación, los humanos morimos con niveles de radiación de 3 a 5 Gy. También pueden soportar una presión cinco veces mayor en hibernación que la del punto más profundo de la Fosa de las Marianas.

5: Vida eterna

Vale, lo de vida eterna es una exageración, pero como las criaturas oseras entran en una especie de modo de hibernación en el que casi toda el agua desaparece de sus cuerpos, pueden permanecer vivas hasta 30 años.

6: 500 millones de años

Los tardígrados existen desde hace más de 500 millones de años. Han sobrevivido a todas las extinciones masivas y se espera que también sobrevivan a la humanidad.

7: Pistola cargada

Otro experimento divertido: los investigadores metieron a los bichos en una pistola cargada y la dispararon. Tampoco los mató.

8: Proteínas contra el envejecimiento

Los investigadores descubrieron que la proteína CAHS D es la responsable de la criptobiosis de los tardígrados, el tipo de hibernación en el que casi apagan su metabolismo y se deshidratan. En el proceso, no parecían envejecer ni un solo día. Razón suficiente para probar si la proteína también evitaría el envejecimiento en humanos. Y resultó: nuestro metabolismo también se ralentizaba y nuestras células eran más resistentes a las influencias nocivas.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto