Así de malo es trabajar a horas irregulares para tu salud a largo plazo

El estudio reveló que incluso aquellos que inicialmente tenían horarios regulares y luego cambiaron a horarios irregulares durante una década experimentaron un impacto tan perjudicial para la salud como no haber completado la educación secundaria.

Suena aburrido, pero un trabajo de 9 a 5 es realmente lo mejor para la salud. De hecho, según investigaciones recientes, los horarios de trabajo irregulares provocan todo tipo de problemas de salud en etapas posteriores de la vida.

Desde hace tiempo se sabe que trabajar fuera del horario normal de oficina, especialmente en turnos de noche, es malo para la salud. Según un dictamen del Consejo de Salud de 2017, el trabajo nocturno prolongado aumenta incluso el riesgo de problemas de sueño, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Trabajo irregular a largo plazo

Este nuevo estudio analizó el efecto del trabajo irregular durante un periodo mucho más largo en personas trabajadoras de entre 22 y 50 años. Se obtuvieron datos de más de 7000 estadounidenses, de los cuales más del 60 % tenía un horario laboral (en su mayoría) normal. Algo menos del 30 % trabajaba inicialmente en horario de oficina, pero más tarde pasó a turnos de tarde o noche o a horarios variables. Los resultados fueron claros: los trabajadores irregulares dormían menos y peor y tenían más probabilidades de estar deprimidos al llegar a los 50 años. El cansancio y los síntomas psicológicos aumentaban las probabilidades de llevar una vida poco saludable. Además, se acumulaban con los años.

Injustamente repartido, turno de noche

El mayor impacto lo sufrieron quienes tenían un horario normal a los 20 años y solo cambiaron una década después. Esto es tan perjudicial para la salud como no tener el título de bachillerato. Los turnos irregulares estaban injustamente distribuidos en la sociedad. Las personas negras estadounidenses, por ejemplo, tenían muchas más probabilidades de tener un trabajo irregular y, por tanto, peor salud. Por tanto, el trabajo irregular contribuye a la desigualdad sanitaria.

Hablamos de ello con Wen-Jui Han, de la Universidad de Nueva York. “Un trabajo en el que las horas se alternan constantemente entre el día, la tarde, la noche y horas irregulares puede tener un enorme impacto en la rutina diaria. Afecta al momento en que una persona duerme, come y tiene contacto social”, explica. “Pero estos horarios laborales cambiantes incluyen turnos de noche. Así que es posible que algunas de las consecuencias para la salud vengan de ahí. Si la gente tiene que estar despierta cuando en realidad el cuerpo necesita descansar, se altera el reloj biológico y, por tanto, el sueño, incluida su calidad”.

Jóvenes aprendices, paradoja

El investigador profundiza en los resultados de su estudio. “Este estudio analiza las horas de trabajo de personas de entre 22 y 49 años y la salud y la calidad del sueño a los 50 años. De aquí podemos concluir que 25 años de horarios laborales variables son malos para la salud y el sueño. Mi otro estudio demuestra que importa en qué periodo de la vida y durante cuánto tiempo se trabaja en horarios irregulares. La salud física parece verse afectada principalmente por las horas de trabajo entre los 40 y los 49 años, mientras que las dolencias psicológicas se deben sobre todo al trabajo irregular entre los 22 y los 29 años”.

A Wen-Jui Han le sorprendieron los resultados. “Empecé este estudio suponiendo que las personas con posiciones sociales vulnerables eran más propensas a tener horarios de trabajo irregulares, lo que podría repercutir en su salud y su sueño. Pero los resultados parecen confirmar la paradoja de la salud mental entre blancos y negros. Por ejemplo, las mujeres blancas son las que más horas duermen y los hombres negros los que menos, pero ocurre lo contrario con la calidad del sueño. Dado el estrés que sufren los grupos étnicos en la vida cotidiana, como la discriminación y la mala situación laboral, cabría esperar que tuvieran peor salud que los blancos. Pero nuestros resultados muestran algo muy distinto: los hombres negros tienen la mejor calidad de sueño de todos, y psicológica y físicamente están tan sanos como el resto”.

Las personas más vulnerables

Aun así, matiza, “a pesar de este hallazgo, debo añadir que los hombres y mujeres negros con menos de un diploma de secundaria y con horarios de trabajo variables durante gran parte de su vida laboral eran los más propensos a tener mala salud de todos los encuestados”. En cambio, los hombres blancos con título universitario tenían más probabilidades de gozar de buena salud si tenían horarios de trabajo estables.

El investigador suena algo sombrío y decepcionado al final. “El trabajo que se supone que debe proporcionarnos los medios para disfrutar de una vida agradable se ha convertido en un peligro para la salud de algunos, debido a la modificación de los horarios laborales en esta sociedad cada vez más desigual. Las personas en posiciones sociales vulnerables, como las mujeres, los negros y los menos educados, tienen que soportar estas consecuencias para la salud de forma desproporcionada”.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto