Hallazgo en Ucrania: La evidencia más antigua de humanoides en Europa

Los investigadores utilizaron un método innovador de datación para determinar la edad de las herramientas de piedra encontradas en Ucrania. En lugar de fechar directamente las herramientas, buscaron radionucleidos en el barro que las rodeaba. Estos radionucleidos se forman cuando la radiación cósmica interactúa con minerales del suelo o rocas en la superficie

En Ucrania, unos investigadores han datado herramientas de piedra y han descubierto que tienen hasta 1,4 millones de años. Esto las convierte en la prueba más antigua hasta la fecha de la presencia de humanoides en Europa. Además, las herramientas apuntan tentativamente a que nuestros antepasados no colonizaron Europa desde el sur, sino desde el este.

Así lo afirma un equipo internacional de investigadores en la revista Nature. Basan sus hallazgos cerca de Korolevo, una localidad del este de Ucrania, cerca de la frontera con Rumanía y Hungría.

Ya en la década de 1970 se encontraron aquí por primera vez rastros de pobladores prehistóricos, en una cantera. Y fue en forma de herramientas de piedra. Durante excavaciones posteriores en el mismo yacimiento, también se encontraron herramientas cada vez más antiguas a profundidades cada vez mayores. Sin embargo, su datación resultó difícil. Pero ahora, en la revista Nature, los investigadores escriben que han logrado datar con precisión esas herramientas de piedra más profundas.

Herramientas de 1,4 millones de años

Según las últimas estimaciones, las herramientas tienen alrededor de 1,4 millones de años. Y eso las convierte en la prueba más antigua que conocemos de la presencia de humanoides en Europa. De este modo, las herramientas de piedra recuperadas en Ucrania son entre 200 000 y 300 000 años más antiguas que la prueba más antigua que conocíamos hasta hace poco de la presencia de humanoides en Europa, recuperada en Atapuerca (España).

Datación de las herramientas de piedra

Para datar las herramientas de piedra halladas a considerable profundidad en Korolevo, los investigadores utilizaron un método de datación bastante innovador. Para ello, buscaron radionucleidos en el barro que rodeaba las herramientas de piedra. Estos radionucleidos se forman cuando la radiación cósmica (la que bombardea continuamente la Tierra desde el espacio) reacciona con los minerales del suelo o las rocas que se encuentran en la superficie. Para el estudio, los investigadores se centraron en dos de estos radionúclidos: el berilio-10 y el aluminio-26. Ambos se desintegran con el tiempo, pero no de forma natural. Ambos se desintegran con el tiempo, pero no al mismo ritmo. Por ejemplo, el berilio-10 tiene una vida media de 1,4 millones de años, lo que significa que la cantidad de berilio-10 se reduce a la mitad en un periodo de 1,4 millones de años debido a la desintegración radiactiva. El aluminio-26, por su parte, tiene un periodo de semidesintegración de 0,7 millones de años. Esto significa que la proporción en la que estos dos radionucleidos aparecen en el suelo, después de que este haya sido cubierto, por ejemplo, por una nueva capa de tierra, cambia. Y a partir de esa proporción, los investigadores también pueden deducir cuándo quedó enterrado el barro y, por tanto, las herramientas de piedra encontradas en él. Y de ahí, a su vez, se puede deducir la edad aproximada de las herramientas de piedra.

Homo erectus, Atapuerca

Los investigadores no pueden asegurar qué humanoides fabricaron las herramientas descubiertas en Ucrania. En la cantera solo se encontraron herramientas de piedra, no restos de los humanoides que las fabricaron. A juzgar por la antigüedad de estas herramientas de piedra, es muy probable que se trate de humanoides pertenecientes a la especie Homo erectus.

Pero así se establece que los humanoides ya vivían a bastante altura en el norte de Europa hace 1,4 millones de años y utilizaban herramientas. Es interesante porque esto parece colmar una laguna en nuestra comprensión de la colonización de Europa. De hecho, investigaciones anteriores habían demostrado que los humanoides ya vagaban por el Cáucaso hace unos 1,8 millones de años. Además, hay indicios de que ya se podían encontrar humanoides en España hace 1,2 millones de años. 

Y ahora se descubre que los humanoides vivían y trabajaban en Ucrania hace 1,4 millones de años. Ahora, con todo esto y un mapa de Europa en la cabeza, hay que intentar averiguar desde qué dirección colonizaron Europa los primeros humanoides. Los investigadores lo han hecho, según su estudio, y han llegado a una conclusión interesante. A saber, que Europa no fue colonizada desde el sur, sino desde el este.

“Una hipótesis plausible es que los humanoides de Korolevo procedieran del Levante”, escriben los científicos en su estudio. Durante los periodos interglaciares (cuando las temperaturas eran mucho más agradables en la parte de Europa, situada al norte del Levante) los humanoides habrían visto su oportunidad y habrían viajado por el lado norte o sur del Mar Negro hasta lo que hoy es Ucrania. Para después viajar más al oeste y acabar colonizando la zona que ahora se cuenta como España.

Por ahora es una hipótesis, subrayan los investigadores. “Reconocemos que la expansión de los humanoides (a través de Europa) no se produjo como una especie de tráfico unidireccional de A a B. Se necesitan más yacimientos con dataciones convincentes para ampliar nuestro sencillo esbozo. Además, otros yacimientos tempranos pueden cambiar nuestra imagen de la colonización de Europa”. Pero por ahora, con los conocimientos de que disponen, los investigadores sospechan que puede descartarse la idea de que los humanos colonizaron las zonas septentrionales de Europa solo después de haberse extendido por las meridionales.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto